La fiesta de disfraces está terminando

Partido Comunista Paraguayo

Las cúpulas de los Partidos Colorado, Liberal Radical Auténtico, Unace y Patria Querida se han quitado la careta para demostrar a todos los pueblos del mundo que no tienen vergüenza y están dispuestos a hacer el ridículo si es que deben defender los intereses de la oligarquía mafiosa -funcional al imperialismo norteamericano-, que es finalmente a quien representan.

La Embajada de los Estados Unidos de América, el capital transnacional (empresarios financieros, sojeros, ganaderos, medios masivos de comunicación, narcotraficantes), la nunciatura y las cúpulas de los partidos políticos conservadores perpetraron un golpe de estado parlamentario con el fin de fortalecer su sistema de dominación sobre bases más unitarias desde una perspectiva clasista transnacional.



El viernes 22 de junio de 2012 quedará en la historia de la política paraguaya por ser el día en que el mundo pudo observar dos realidades: por un lado la mediocridad de una derecha política sinvergüenza, mafiosa y corrupta que brindó un triste espectáculo generando corrida y toma distancia por parte -inclusive- de las demás derechas más modernas de los cinco continentes; y por otro lado la verificación internacional del gran avance de conciencia crítica que se va extendiendo en el seno de nuestro pueblo, con cada vez más compatriotas que identifican a los enemigos de la patria, a los verdaderos ladrones y entienden que el encuentro, la organización, la planificación, la disciplina y la independencia del pueblo son las grandes e ineludibles armas y herramientas que nos garantizarán la liberación y la construcción de una nueva sociedad sin explotados ni explotadores, sin dominados ni dominadores.

Nuestro Partido entiende que éste es un momento muy importante para la historia de nuestro país, un momento importante que vivimos como pueblo y que, en consecuencia, lo debemos asimilar de la manera más cuidadosa y comprometida, teniendo en cuenta que esta restauración conservadora al servicio de la mafia y de los intereses transnacionales nos obliga a redoblar esfuerzos para agrupar a esa mayoría trabajadora, patriota, democrática y honesta que vive en nuestro Paraguay y que está dando por terminada esta larga y tenebrosa fiesta de disfraces que durante años, sobre la base del enmascaramiento y del engaño, ha favorecido intereses minoritarios postergando la instalación de un proyecto nacional verdaderamente democrático, participativo y popular que asegure tierra, vivienda, trabajo, alimentación, salud, educación, seguridad a todo nuestro pueblo.

Desde la mirada mencionada, con estas convicciones, hemos colaborado con la conformación del Frente por la Defensa de la Democracia (FDD) y estamos muy metidos en todas las movilizaciones de resistencia al gobierno golpista de Federico Franco, muy justamente rebautizado como “Frauderico” Franco. Desde el FDD, las y los comunistas luchamos por la restitución del orden democrático y de Fernando Lugo como único Presidente constitucional del Paraguay. Desconocemos a Frauderico Franco como Presidente y lo confrontamos (y confrontaremos) como lo que es: UN REPUGNANTE GOLPISTA!

Apoyamos la restitución de Fernando Lugo porque entendemos que es el único Presidente al que podemos reconocer. Asimismo, en innumerables ocasiones hemos colocado críticas por la línea política de Lugo y del luguismo que ha colaborado para cimentar este retroceso, alejándose del programa de cambios votados el 20 de abril de 2008 y reforzando una línea política de carácter pactista-regresivo rodeándose de actores políticos que lejos están de la honorabilidad, de la honestidad y del compromiso patriótico con el pueblo paraguayo y con los pueblos de todo el mundo.

Apoyamos la restitución del orden democrático porque ha sido violentado por los intereses transnacionales más retrógrados, y miserables de un capitalismo en crisis (como por ejemplo el proyecto de saqueo a nuestra riqueza energética mediante la inversión de Rio Tinto Alcan) que demuestra con acciones concretas su impotencia civilizatoria a la hora de resolver y mejorar la calidad de vida de las mayorías, continuando con su política de destrucción de la naturaleza y del medio ambiente, fomentando la generación de placer por la vía de la acumulación de dinero sobre la base de la competencia y confrontación entre hombres y mujeres, proponiendo la guerra y la muerte por el control de la energía y avanzando con su desquiciada carrera de “progreso” que amenaza seriamente la destrucción del planeta y la imposibilidad de vida en la Tierra.

Lugo debe ser restituido porque es el Presidente electo democráticamente y porque el juicio político no demostró ninguna prueba responsable y seria que amerite su destitución. A Lugo lo reconocemos como Presidente y en consecuencia se merece nuestra oposición política por las diferencias que tenemos con su línea política vacilante y componedora inclusive con grupos corruptos, deshonestos y antipatriotas. A Frauderico Frando lo desconocemos como Presidente y lo identificamos como golpista, por lo que no merece oposición política y sí merece una activa y organizada resistencia en todo el país.

Estimados compatriotas y habitantes trabajadores y honestos de todo el país: nuestro Partido insistirá en la lucha por ese gran Frente Unido, por el gran Frente en Defensa de la Democracia que logre agrupar a lo mejor del Paraguay para derrotar a la oligarquía mafiosa, al imperialismo norteamericano y a los oportunistas que con el disfraz de progresistas insisten en continuar por la senda de la corrupción y la defensa de mezquinos intereses, contrarios a la mayoría de nuestro pueblo trabajador, patriota, democrático, unitario y honrado, que avanza a pasos firmes con mayor claridad en la identificación de los delincuentes y bandidos que estaban disfrazados engañándonos.

La larga y tenebrosa fiesta de disfraces está terminando. Es tiempo de unidad popular en defensa de la democracia. Debemos ser capaces de mirar bien para identificar cuáles son los verdaderos rostros del cambio patriótico y de la unidad, y cuáles son las máscaras y caretas que pretende continuar con la Fiesta.