Campesinos exigen justicia a 17 años de impunidad

Por Fernanada Larrainzar
29.Jun.12 :: Noticias nacionales

Una brigada del Partido Comunista de México (PCM) acompañó en el Puerto de Acapulco la movilización campesina por el 17 aniversario de la masacre de Aguas Blancas, municipio de Coyuca de Benítez del estado de Guerrero, ocurrida en el año 1995, en donde la policía estatal asesinó a 17 campesinos que acudían a una concentración a Atoyac de Álvarez, para exigir la presentación con vida de Gilberto Romero Vázquez, integrante de la Organización Campesina de la Sierra del Sur.

En esta ocasión, el contingente caminó desde el asta bandera ubicada en la costera Miguel Alemán rumbo al zócalo. Los fuertes rayos del sol no apagaron la combatividad y las consignas de las organizaciones asistentes. “¡Porque el color de la sangre jamás se olvida, los masacrados serán vengados…! ¡Maestro Cabañas el pueblo ya te extraña! ¡Si Zapata viviera una chinga les pusiera!” fueron algunas de las consignas coreadas por el contingente.



A mitad del recorrido recibimos las muestras de apoyo de un grupo de niños que nos observaba desde el transporte público, decían alzando el puño ¡Sí se puede, sí se puede! Mientras una maestra les agradecía ¡Vea vea vea, que cosa más bonita, los niños se unen a la lucha socialista!

Ya en la plaza central fue el camarada Omar Cota, miembro del Buró Político del PCM, quién expresó nuestra solidaridad con la lucha del pueblo guerrerense, dejando claro que la justicia no vendrá de los asesinos sino del pueblo organizado.

Por su parte, el dirigente de la Liga Agraria Revolucionaria del Sur Emiliano Zapata (LARZES), Raymundo Velázquez Flores, exigió castigo a los culpables de la muerte de 17 campesinos y que el caso sea incluido en la recientemente creada Comisión de la Verdad.

Mientras que la burguesía se pasea tranquilamente en la playa, las banderas rojas con la hoz y el martillo hondean ya en uno de los más importantes centros turísticos del país. Esto demuestra que gente combativa sube y baja de la sierra, sumando cada vez a más compañeros y organizaciones dispuestas a dedicar su vida militante a la lucha por la revolución socialista.

Finalmente se llevó a cabo una reunión entre el PCM y la dirección de la LARZES, con el fin de afinar actividades conjuntas que lleven a ambas organizaciones a entrelazar objetivos en la lucha por el socialismo en México.