Grupo Papelero Scribe, S. A. y sindicato atentan contra los trabajadores

24.Abr.12    Noticias nacionales
    ()

El Sindicato de Trabajadores de la Industria del Papel y Celulosa del Estado de Veracruz-CTM atenta contra sus agremiados, después de haber pactado con la empresa Grupo Papelero Scribe, S. A. de C. V. el recorte de más de cien trabajadores hace tres años, hoy se preparan para reabrir el área de Celulosa, a la cual pertenecían los trabajadores despedidos injustamente en el 2009. A la fecha han contratado más de cien trabajadores para dicha área y las bodegas se encuentran almacenando toneladas de merqueron y bagazo, materia prima para la fabricación de celulosa. Cabe resaltar que los trabajadores de reciente ingreso están siendo contratados con un Contrato Colectivo de Trabajo apócrifo, encimado al Contrato Colectivo original y que contiene un tabulador inferior en más de un 50 % a los salarios del contrato original, es decir que los nuevos trabajadores van a ganar sólo entre 100 y 150 pesos diarios. Así lo dieron a conocer los representantes comunes de los trabajadores Lázaro Romero y Jerónimo López.


El Sindicato de Trabajadores de la Industria del Papel y Celulosa del Estado de Veracruz-CTM atenta contra sus agremiados, después de haber pactado con la empresa Grupo Papelero Scribe, S. A. de C. V. el recorte de más de cien trabajadores hace tres años, hoy se preparan para reabrir el área de Celulosa, a la cual pertenecían los trabajadores despedidos injustamente en el 2009. A la fecha han contratado más de cien trabajadores para dicha área y las bodegas se encuentran almacenando toneladas de merqueron y bagazo, materia prima para la fabricación de celulosa. Cabe resaltar que los trabajadores de reciente ingreso están siendo contratados con un Contrato Colectivo de Trabajo apócrifo, encimado al Contrato Colectivo original y que contiene un tabulador inferior en más de un 50 % a los salarios del contrato original, es decir que los nuevos trabajadores van a ganar sólo entre 100 y 150 pesos diarios. Así lo dieron a conocer los representantes comunes de los trabajadores Lázaro Romero y Jerónimo López.

Por su parte el abogado de los trabajadores Efraín Lazzeri informó que los trabajadores han demandado a la empresa y al sindicato ya que ninguno de los dos demostró que no fueron los trabajadores más antiguos los que salieron en el recorte de personal pues nunca presentaron el escalafón, y con ello, debería declararse nulo el recorte de personal.

Cabe destacar que en la demanda contra el sindicato también se incluye la participación que les corresponde a los trabajadores en los bienes o patrimonio del sindicato.

La Coordinadora Sindical Unitaria de México que apoya la lucha de los trabajadores despedidos de Scribe y conoce la problemática desde sus orígenes denuncia que la empresa quiere ganarles “por hambre”, pues como lo prevé el abogado Lazzeri, la prepotencia con la que se han conducido en las juntas federales y en los juzgados, y los alfiles colocados estratégicamente por la familia Larrea Mota-Velasco, propietaria de la empresa Scribe, en la Secretaría del Trabajo y Previsión Social que encabezó hasta hace poco tiempo el gánster Javier Lozano Alarcón, les hace pensar que el laudo saldrá favorable a la empresa, entonces tendrían que recurrir al amparo y después de tres años de lucha legal los trabajadores están muy desgastados económicamente. Así es como la empresa quiere sentarse a “negociar” con ellos.

A pesar de todas las chicanadas que les han hecho en las Juntas de Conciliación que han recorrido desde que interpusieron las primeras denuncias en el 2010, los trabajadores manifiestan que aun si saliera el laudo en su contra, ellos pueden ganar el amparo pues este debe ser resuelto por los magistrados de los Tribunales Colegiados de Circuito, y como afirman convencidos “sobre ellos no tiene control la empresa”, bueno eso habrá que verlo.

Sin embargo los trabajadores confían que ellos serán los favorecidos en el laudo ya que ni la empresa ni el sindicato pudieron demostrar que no fueron los trabajadores más antiguos que son también los de mayor experiencia laboral los que fueron despedidos, lo cual por si sólo es razón jurídica suficiente para que la autoridad laboral declaré la NULIDAD del recorte de personal; y la empresa se vea obligada a reinstalar a los 36 trabajadores demandantes, con el pago de sus salarios caídos, ya que esto es a todas luces un fraude laboral.