Estado palestino, una parte importante para resolver el conflicto entre Israel y Palestina: Ofer Cassif

    ()

“Toda ocupación necesita una ideología racista que la justifique” señaló Ofer Cassif, miembro del comité central del Partido Comunista de Israel (PCI), durante la conferencia: Palestina e Israel: un punto de vista de primera mano desde la izquierda, realizada el pasado 21 de marzo en la ciudad de México.

Ante un auditorio lleno, Cassif explicó que el reconocimiento del Estado palestino es una parte muy importante para resolver del conflicto entre Israel y Palestina. Sin embargo, aclaró que el problema no debe verse como un conflicto entre árabes y judíos, sino entre explotados y explotadores, por lo que es necesario dijo: “la coexistencia pacifica entre dos Estados: el israelí y el palestino”.


Al referirse a su gobierno, Cassif lo calificó de extremista, debido a que difunde y practica el sionismo; una ideología que promueve el odio exacerbado en contra del pueblo palestino.

Asimismo, condenó la hipocresía del imperialismo estadounidense, el cual “por un lado, Barack Obama hace declaraciones de paz y conciliación, pero en la práctica, apoya los asentamientos israelíes en territorio palestino, como es el caso de Cisjordania en donde más del 80 por ciento de territorio árabe ha sido despojado desde 1988”, mencionó el militante comunista.

“Necesitamos luchar juntos, palestinos y judíos en contra del sionismo y el capital, el problema de la ocupación no sólo es de los palestinos, es de todos”, resaltó.

Al ser cuestionado a cerca de la situación entre el gobierno de Israel y el de Irán, expresó su preocupación ante otra probable guerra imperialista en Medio Oriente; por lo que fue explicito al declarar que “no sólo Irán tiene armas nucleares, sino que también Israel, por lo que es necesario un desarme total de ambos Estados”.

Respecto al trabajo del PCI, Cassif explicó que no existe diferencia entre árabes y judíos, muestra de ello es su propio comité central, el cual está conformado por 49 miembros, de los cuales 29 son palestinos y 20 judíos.

Por tal motivo, el gobierno Israelí es abiertamente anticomunista, por lo que ha realizado campañas de represión al movimiento de izquierda en Israel, de manera especial contra los comunistas, quienes han sufrido la cárcel como es el caso del mismo Cassif, quien ha estado preso en cuatro ocasiones por el sólo hecho de formar parte del Jadash (Frente Democrático para la Paz y la Igualdad).

En su intervención, la camarada Amna Qassen, miembro del comité central del PCI, resaltó el papel de las mujeres comunistas y la necesidad de éstas en la dirigencia del partido.

En entrevista a este medio, Cassif explicó que las tareas acordadas en su reciente XXVI Congreso del PCI fueron: el reforzamiento al Frente Democrático para la Paz y la Igualdad, como un polo progresista que defienda a los intereses de todos los trabajadores y pueblo en general, independientemente si son judíos o árabes; combatir las políticas antidemocráticas, reaccionarias y sionistas del gobierno israelí y reforzar la composición del partido con lo más destacado de la clase obrera de Israel.

Con relación a las últimas movilizaciones en Tel Aviv, una de las ciudades más pobladas donde se han llevado a cabo diversas protestas en contra de la crisis y la ocupación a territorio palestino, Cassif comentó que a pesar de que el PCI es relativamente pequeño, éste ha venido demostrando su capacidad organizativa para conducir la lucha de los trabajadores -árabes y judíos -, en contra de las políticas del gobierno israelí.

Por último, mencionó que “ojalá tengamos otras posibilidades para hablar más”, esto como respuesta a su interés por intercambiar puntos de vista respecto al análisis mundial, así como consolidar las relaciones entre el PCI y el Partido Comunista de México.