¡A construir una victoria contra los monopolios!

17.Ene.12    Opinión
    ()


Después de la marcha por Tetelpa

Como resultado de la marcha de alrededor de 500 personas en Cuernavaca se recibió a una comisión de pobladores de Tetelpa para establecer una mesa de negociación por parte del gobierno estatal. No escapó a la atención de los asistentes que los negociantes del Estado dieron largas, solo entregaron promesas vagas y sometieron a la comisión a chantajes y amenazas.

Por ejemplo, la comisión insistió en que se desechara la averiguación previa para quienes han organizado la defensa del pueblo contra el despojo que pretende el monopolio GEO (que los acusa a su vez por despojo). El gobierno efectuó una amenaza velada, “No podemos hacerlo y les recomendamos que no anden en la calle” – contestaron.


Si bien todo movimiento de similares características recurre a estas herramientas, debe desecharse la idea de que el conflicto obtenga su resolución por la vía legal. La ley se escribe por los cabilderos de los monopolios, sus poderosas barras de abogados dominan en los tribunales, los gobernantes gestionan en respuesta a sus intereses, la policía y el ejército impone la protección a sus ganancias.

Al final, la posibilidad de parar algún ataque bárbaro contra el pueblo depende de que se imponga la fuerza organizada y movilizada de las clases oprimidas.

Las posibilidades de resolver el conflicto en Tetelpa por una vía política dependen de que se aprovechen los siguientes seis meses de relativamente mayor disenso entre las fuerzas políticas burguesas.

La estrategia de ellos será cansar al movimiento de mesa cancelada en mesa cancelada, de tribunal en tribunal, esperando que secciones del mismo se desgasten y desmovilicen. Una vez logrado esto, y esperando tiempos en que la reproducción del consenso burgués sea menos frágil, es decir después de las elecciones, pasarían a golpear de lleno al movimiento.

No hay que tener ilusiones, como lo demuestra la bárbara represión de los diferentes gobiernos estatales (recientemente Ayotzinapa en un estado gobernado por el PRD) ellos están esencialmente de acuerdo en defender los intereses de los monopolios y golpear a lo que se le oponga, solo difieren en cuanto a quien ha de cargar con los costos políticos de la acción. Más no hay que pensar que es imposible y que no tratarán de aprovechar alguna oportunidad de infligirnos una derrota en estos meses, como lo evidenció la represión a San Salvador Atenco durante el periodo electoral del 2006.

Por ello la estrategia que planteamos al movimiento es aprovechar el periodo para redoblar la magnitud y el espíritu militante del movimiento. Debemos convertir cada trampa de ellos en un escalón para nuestra fuerza, cada nueva cita a una mesa de diálogo, que no arrojará por sí misma resultados, es una oportunidad para convocar a más y más fuerzas populares, para tender lazos con más obreros, trabajadores autónomos y a cuenta propia, pequeños comerciantes pobres, jóvenes, mujeres, etc.

Ya desde ahorita la asamblea del pueblo de Tetelpa discute como reforzar el plantón, la comisión del pueblo visita y fortalece la solidaridad en los pueblos aledaños, el PCM redobla sus brigadas de propaganda y llama a los sindicatos a movilizarse en solidaridad.

Se requiere más disciplina y militancia para responder de manera efectiva a las provocaciones. Se requiere evitar las trampas y fortalecer la movilización, solamente esto puede paralizar la mano agresora del poder de los monopolios y preparar el terreno para una victoria.

Todas las fuerzas populares, todas las organizaciones clasistas y del pueblo saldrán favorecidas con una victoria contra los monopolios. Con una victoria se abre la perspectiva de parar más agresiones y echar atrás los sacrificios que se nos han impuesto. Con una victoria en Tetelpa podríamos remontar las derrotas que se han sufrido en la región (el Movimiento Magisterial de Bases por nombrar un caso) y preparar la contraofensiva.

Todos deben esforzarse por que está victoria pase de ser posible a ser una realidad.

Este es el camino, debilitar a los monopolios por un lado, por el otro fortalecer la alianza y la movilización de las clases oprimidas. Así llegará el día en que el pueblo organizado lance por la borda al poder de los monopolios, a los modernos tiranos, y se planteé la construcción de su propio poder y su propia economía.

Por lo pronto el plantón sigue teniendo sus puertas abiertas a la solidaridad y llamamos a fortalecer la concentración que se llevará a cabo a las afueras del congreso del estado, en el centro de Cuernavaca, este viernes 20 a las 3 de la tarde.