Es una lección del 26 de Julio que las derrotas temporales del pueblo pueden ser el preludio de una gran victoria

El Comunista
27.Jul.11 :: Opinión

Discurso pronunciado por el camarada Diego Torres, Secretario de Relaciones Internacionales del PCM en el mitin frente a la embajada gringa por el 58 Aniversario de la Revolución Cubana.

La operación de tres grupos de jóvenes guerrilleros que hace 58 años comenzara a las 4 de la madrugada y que terminó, a pesar de la semana de tortura y muerte para los combatientes, siendo el tremendo aldabonazo que despertara a la Revolución y que preparara la Sierra Maestra, convoca hoy una solidaridad internacional de magnitud sorprendente.

¿Por qué nos moviliza el 26 de Julio?
Porque es una lección del 26 de Julio que las derrotas temporales del pueblo pueden ser el preludio de una gran victoria. Testigos somos de esto, testigos cinco décadas de conquistas sociales, testigos los logros de una Cuba aferrada a resistir en su revolución, testigos los millones que conocen al campeón de los pueblos que es la isla entera. Porque aprendemos nos moviliza el 26 de Julio.



Porque nuestra solidaridad está en resonancia con la solidaridad de Cuba que no ofrece lo que da porque le sobre sino que da generosamente en medio de sus carencias. Igualmente nosotros le ofrendamos lo que particularmente nos escasea, toda la alegría robada, toda la juventud marchitada, toda la esperanza condenada, toda la rebeldía sofocada de nuestro pueblo. Porque ofrendamos nos moviliza el 26 de Julio.

Porque nuestra identidad con Cuba es una identidad que ansía. Ansía la revolución que en cada paso se nutre y recurre a la creatividad de su pueblo, a las órdenes de su pueblo, mientras los que vivimos en la llamada democracia burguesa somos consultados tres segundos de cada tres años. Nos movemos en torno a Cuba más que nunca porque lo ansiamos. ¿Por qué, qué somos los obreros asalariados sin los derechos y conquistas que nos arrebata la burguesía? ¡Esclavos modernos! ¿Qué somos los jóvenes de las clases y capas oprimidas, sin futuro en la educación o el trabajo y muertos por miles? ¡Un holocausto actual! La barbarie dicta sus mandatos sangrientos y rapaces sobre todos los que sufrimos bajo las garras del capital y el imperialismo, mientras la civilización es guarecida en el heroico reducto socialista que es Cuba. Porque ansiamos nos moviliza el 26 de Julio.

Porque el asalto al cuartel Moncada nos recuerda que la historia tendrá que contar con los pobres de América, con su organización, con su lucha por el socialismo-comunismo. Si, por el comunismo. Los muros de los cuarteles de hoy son tan derrumbables como los de ayer, igual que los muros de las prisiones, las bayonetas sueltas en las calles, las mentiras, chantajes y los falsos dilemas, los gases y toletes, y todo lo que forma el Estado burgués. El 26 de Julio es parte de una cadena más larga en la cual hubo otros eslabones como la Gran Revolución Socialista de Octubre y en la cual habrá otros por agregar. Porque recordamos nos moviliza el 26 de Julio.

Se trata de que la mayor solidaridad con el socialismo que se ha construido en Cuba, que desafía el imperio a pocos kilómetros de Miami será quebrar el poder de los monopolios en el país que comparte frontera con los Estados Unidos. Porque nos preparamos nos moviliza el 26 de Julio.

Saludamos por todo ello a la Revolución Cubana y a todos los que somos hermanados por ella. Saludamos especialmente a quienes aspiran a que nuestra hermandad llegue a las formas más altas de solidaridad. A quienes saben que toda marcha, todo levantamiento popular, todas las huelgas aplastadas hasta ahora, todas son enseñanzas de quien es el enemigo. A quienes siembran el reagrupamiento de las fuerzas, y se preparan para más aldabonazos. Porque nos preparamos para tomar a nuestra burguesía del cuello y ahogarla nos moviliza el 26 de Julio.
Porque no hay un abrazo más cálido y tierno para un combatiente cercado que hacer fuego desde otro flanco sobre el mismo enemigo.

¡Que viva Cuba y que viva la Revolución Socialista!