El Comunista

Imprimir

Reducción del presupuesto a la educación básica en el gobierno de AMLO

Lautaro Hernández :: 13.09.20

El presupuesto proyectado en 2021 para la formación docente continua es de 200 millones de pesos. Es decir, 238 millones de pesos menos que lo que se asignó en 2020 con 439 millones de pesos. Una reducción de 55.9% respecto al presente año y en un contexto en el que, pese a los hechos, se habla de una revalorización de los maestros.

A pesar de que la educación y la salud aparece en el discurso como prioridad  de todo gobierno, y el  porcentaje del producto interno bruto (PIB) presupuestado para ese rubro  es  del 8 al 10 % en países en donde toda la población tiene garantizada al menos legalmente la educación hasta nivel media superior, en México el gobierno de la IV Transformación anunció una reducción del 11% al ejercicio educativo básico en el presupuesto 2021. 4500 millones de pesos que afectarán más de 11 programas, como las escuelas de tiempo completo, en peligro de desaparecer con esta reducción.

El presupuesto proyectado en 2021 para la formación docente continua es de 200 millones de pesos. Es decir, 238 millones de pesos menos que lo que se asignó en 2020 con 439 millones de pesos. Una reducción de 55.9% respecto al presente año y en un contexto en el que, pese a los hechos, se habla de una revalorización de los maestros.

Para el Desarrollo Integral de Primera Infancia (Etapa maternal) se observa una reducción de 5.7%, es decir 72 millones de pesos. Este rubro es esencial para crear un ambiente positivo y estimulante que ayude a las niñas y niños pequeños a desarrollarse de manera óptima, y es una de las herramientas más importantes para la educación incluyente.

La reducción presupuestal anual es la mayor en dos décadas, sin embargo se  prevé un aumento para educación media superior del 6.7% y un 1.8% para educación superior; pues en estos niveles educativos se incluyen programas sociales como la Beca “Benito Juárez”, que consiste en una beca universal para todos los estudiantes de preparatoria o bachillerato. Lo cual por un lado prioriza el interés electoral por medio de estos proyectos clientelares y la reproducción de la fuerza de trabajo a conveniencia del capital.

Si la meta del actual gobierno fuera la inclusión, entonces se debería ampliar el gasto desde educación básica y con ello garantizar la educación para todos. Lo cual no se ve reflejado en la proyección presupuestal del próximo año. El Presidente ha señalado en las conferencias matutinas que “dentro de la política de austeridad tenemos que pensar bien cómo gastamos”. Es decir, que la clase empresarial se beneficie de tal gasto.

La reducción en educación básica para 2021, que abarca los niveles maternal, preescolar, primaria y secundaria, demuestra en general que la instrucción de la población trabajadora no es prioridad y sí la consolidación de los megaproyectos de este gobierno. Como lo son el tren maya, la refinería dos bocas, por citar algunos, que benefician a la clase empresarial y a sus representantes políticos.

 


http://elcomunista.nuevaradio.org