El Comunista

Imprimir

La pandemia por el COVID deja a la burguesía más rica y a los trabajadores más pobres

Ricardo Mendoza :: 31.07.20

Ese titular es algo de lo más normal en cada crisis, esto es debido a que la mayor parte del planeta se encuentra sometida a dinámica económica del capitalismo en su fase imperialista que tiende a la concentración del capital en los monopolios.

La pandemia por el COVID deja a la burguesía más rica y a los trabajadores más pobres”… Ese titular es algo de lo más normal en cada crisis, esto es debido a que la mayor parte del planeta se encuentra sometida a dinámica económica del capitalismo en su fase imperialista que tiende a la concentración del capital en los monopolios.

Tomemos el ejemplo de la multinacional mexicana Bimbo, cuyos ingresos en el segundo trimestre de 2020 se redujeron en un 1.2% en México, esto debido principalmente, según ellos mismos, al cierre temporal de escuelas por la pandemia de COVID-19. Aun así sus ingresos en este trimestre crecieron en un 19.9%, con un record de ventas globales por 86 mil 411 millones de pesos.

Esto es una muestra -una vez más- de como la teoría de la dependencia, según la cual México sigue siendo un país económicamente dependiente está completamente desfasado y rebasado por la realidad. La burguesía mexicana forma parte del capitalismo internacional y es capaz de sostener su crecimiento en otros mercados independientemente del nacional.

En contraparte es nuestra clase la que sufre las consecuencias de la contracción económica, como siempre. Según los datos de Oxfam, que es una confederación internacional de organizaciones no gubernamentales, cuyo lema es “trabajar con otros para combatir la pobreza y el sufrimiento”. En América Latina y el Caribe “hasta 52 millones de personas podrían caer en la pobreza y 40 millones podrían perder sus empleos”. Mientras que: “Las personas más ricas han aumentado su fortuna en US$ 48, 200 millones desde marzo 2020”. Y además producto de esta crisis sanitaria “hay 8 nuevos multimillonarios” en la región.

Los datos del mes de junio en México muestra que el desempleo casi alcanzo al 25% de la población, es decir 2.1 millones de personas. Esto quiere decir que la burguesía aprovecho la emergencia sanitaria para despedir y de ese modo evitar asumir perdidas económicas y por supuesto el costo de mantener a su planta laboral. Esto sin tomar en cuenta a quienes fueron obligados a “descansar” sin goce de sueldo o con una reducción significativa del mismo.

Nuevamente, mientras de ese modo es afectado el trabajador, la burguesía ve aumentar sus ganancias. Por ejemplo; Visa en más del 50%; Microsoft y Pfizer con más del 30%. Es decir que la burguesia sigue la premisa de aprovechar oportunidades en medio de las crisis.

 

Las propuestas de Oxfam para paliar la crisis económica y la desigualdad son: reducir la carga tributaria a los más pobres; poner un impuesto a las grandes fortunas; otro impuesto a los resultados extraordinarios de las grandes corporaciones; un impuesto más a los servicios digitales y un rescate público a las grandes empresas. Es decir, una serie de reformas, algunas de las cuales ya están en marcha, y otras que ya se han planteado o implementado. En resumen más de lo mismo, más oxígeno al capitalismo y más explotación para el trabajador.

Frente a esto los comunistas debemos reafirmar la propuesta de lucha contra los monopolios nacionales y extranjeros, no dejar de denunciar el sistema de explotación y esclavitud salarial en que vivimos, llamar a la organización del proletariado y los sectores populares, y fortalecer a la mejor arma de lucha con que cuentan los explotados, el Partido Comunista.

 


http://elcomunista.nuevaradio.org