El Comunista

Imprimir

Los ángulos reveladores del recorte en materia a la cultura (INAH) y las contradicciones del capitalismo mexicano actual

Académicos del INAH – SNDTSC  :: 06.07.20

¿Cómo impacta el famoso recorte de 75% a la investigación en el INAH decretado por el actual gobierno? Hoy AMLO se ufana de la austeridad republicana y aplica recortes como si se tratara de un gobierno neoliberal. Los recortes revelan muchas de las contradicciones del actual gobierno y su veta anti obrera contra los trabajadores.

En las muchas regiones arqueológicas del país, el mantenimiento corre a cargo de los trabajadores del Instituto Nacional de Antropología e Historia afiliados al Sindicato Nacional Democrático de Trabajadores de Cultura. No hay gasolina, por lo que, por amor a la zona se hace la coperacha para utilizar las pocas podadoras de pasto que sobreviven a la falta de mantenimiento de años y con ello garantizar los senderos de la zona para los visitantes. Esta zona existe porque hace años los arqueólogos las excavaron y dieron a luz como parte de sus investigaciones, siendo estos formados también por la primera Escuela de Antropólogos e Historiadores de América Latina fundada hace más de 80 años (ENAH). Sin los trabajadores de la cultura es difícil entender la preservación del patrimonio cultural.

¿Cómo impacta el famoso recorte de 75% a la investigación en el INAH decretado por el actual gobierno? Hoy AMLO se ufana de la austeridad republicana y aplica recortes como si se tratara de un gobierno neoliberal. Los recortes revelan muchas de las contradicciones del actual gobierno y su veta anti obrera contra los trabajadores.

Divide y vencerás

Uno de los aspectos de los que poco habla, es la pulverización de la organización sindical al fusionarse las dependencias del sector cultura en la Secretaría. Anteriormente había un solo sindicato, el SNTE que mantenía delegaciones en las distintas dependencias como la D-III-24 para los Administrativos Técnicos y Manuales del INAH, la D-II-IA-1 para los profesores investigadores del INAH, la D-II-IA-2 para los arquitectos del INAH y finalmente la D-III-22 para los Administrativos técnicos y manuales del INBAL. Al fusionarse las dependencias se llamó a la conformación de un sindicato nacional de unidad y democrático. Sin embargo, el gremialismo como debilidad de los trabajadores y la acción funesta del padre de la actual Secretaria del Trabajo, María Luisa Alcalde: el abogado Arturo Alcalde Justiniani, promovió la dispersión sindical y se acabaron conformando más de 14 sindicatos diferentes defendiendo sus particulares intereses gremiales. Una parte de los intereses sectarios que se mueven, tienen que ver con esta fragmentación. El único sindicato nacional es el SNDTSC que hoy atraviesa por un peligroso proceso de burocratización, dado que su Colegiado Nacional juega con la Federación de Elba Esther Gordillo, en lugar de continuar la ruta de las organizaciones independientes.

Recorte al 75 % a la investigación en Cultura, realidades diferentes. No es parejo

En sí, no hay un recorte general al 75% del presupuesto del INAH, y menos al gasto operativo, sino a las partidas de gasto en investigación. Eso desde luego afecta a la investigación pues reduce los fondos de las tarjetas de investigación que se aplican a los proyectos. Los investigadores disponen de fondos para emprender investigaciones, restaurar inmuebles o piezas de valor histórico que se distribuyen en las llamadas partidas 2000 y 3000 del presupuesto del INAH. Es decir que pueden adquirir, no sólo materiales sino hasta servicios de personal, pagar viáticos y boletos para las investigaciones. Por eso el Sindicato Nacional de Profesores de Investigación Científica y Docencia del INAH (SNPICDINAH) ha sido a través de sus miembros los principales interesados en promover una campaña en contra del recorte. Son recursos en plata que reciben muchos de sus investigadores para administrarlos ellos mismos. El recorte es sobre estas tarjetas y no sobre los salarios y las prestaciones por el momento.

Pero ello tiene impacto en otras áreas. Si bien impacta la investigación, también hay que decir que el manejo del fondo hay irregularidades. Pocos investigadores acaparan la mayoría de los recursos, grandes jeques de la investigación se llevan si no cientos de miles y hasta millones de estos recursos para administrarlos en sus proyectos, cuando la mayoría recibe un par de miles y muchos no reciben nada. Por ejemplo, en la ENAH un solo investigador recibía 70% de los recursos sólo para su proyecto. De manera velada, con discrecionalidad, el INAH favorece a determinados investigadores.

El manejo de tarjetas presupuestales ha propiciado por una parte la famosa contratación por capítulo 3000 que junto con las que realiza el INAH para apoyar a sus trabajadores de confianza, conforma la mayor parte de las contrataciones irregulares y precarias en el mismo. Conforma parte de la contratación “por fuera” que se realiza en la institución y que ha movilizado al movimiento nacional por la basificación en el INAH, así como a sindicatos conformados por los mismos. El recorte presupondrá la no contratación de estos “apoyos a la investigación”, es decir la no renovación de contratos de muchos de los trabajadores de apoyo.

Por otra parte, para el INAH no ha sido prioridad la consolidación de sus escuelas. Hoy una parte de su planta es eventual y ni siquiera gozan del derecho a permanencia por concurso, no obstante, la normatividad del INAH permite la creación de plazas para profesores de asignatura. La sección de Académicos del SNDTSC ha demando se garantice el derecho de permanencia de los profesores HSM y ha propuesto un sistema de escalafón para los mismos. El INAH no atiende esta prioridad, no obstante que las escuelas son las principales formadoras de los investigadores del país en materia de Antropología e Historia del Instituto. Con el recorte, la autoridad no atiende a los docentes, no obstante que la docencia es por ley una de sus funciones sustantivas.

La raíz del problema

A pesar de que el gobierno obradorista presume ser la proyección del gobierno cardenista, la realidad nos muestra que no entiende ni de educación, ni de cultura y que no le da prioridad a la investigación científica. Gran parte de los fondos los destina a sus propios proyectos como el tren Maya o sus universidades. ¿Por qué hacer nuevas universidades y no fortalecer las existentes?

El problema tiene que ver con la recesión económica y el advenimiento de la crisis. El gobierno saca recursos de todos lados para mantener sus prioridades. Parte de esta actitud está en el vaciado de las arcas del Estado y el uso del fondo de contingencia económica para el reparto de sus programas. Ha sacado la mayor parte de los 150 mil millones de pesos de ese fondo para gasto. Una vez agotado, ahora acude a recortar el gasto de las dependencias públicas incluyendo a cultura. Ya la dependencia tenía un déficit de más de mil millones de pesos, recortando el gasto. El INAH se quedará en el gasto operativo prácticamente.

Este año, la gasolina la seguirán poniendo los trabajadores, que ahora se encuentran sumamente preocupados porque el siguiente paso del gobierno será el recorte de las prestaciones laborales. No obstante que el Director del INAH, Diego Prieto, ha afirmado que no se despedirá a nadie y que no se tocarán las prestaciones, aunque a ello se debe recalcar que el entorno de recesión económica en los Estados Unidos y el calentamiento de la crisis capitalista mundial nos podrán en otro escenario. Por lo pronto, los miles de eventuales que trabajan en el INAH corren el riesgo de no ser contratados, así como el abandono de las zonas arqueológicas y los monumentos históricos corren el peligro de saqueo.

La respuesta es el conjunto de los trabajadores

Más allá de los ataques y las pichicaterías sindicales, los trabajadores de la cultura no tendrán más opción que la de generalizar y extender sus luchas en el momento en el que el escenario los obligue a defender sus prestaciones económicas. Aun los trabajadores en general están presos de la confusión de que el gobierno de Obrador es un gobierno popular al servicio de los pobres. No es así, el ataque a las condiciones de vida de los trabajadores se recrudecerá en tanto la recesión actual se transforme en una crisis generalizada. En ese momento el disfraz de bienhechor y pobrista se transformará en lo que realmente es, un gobierno anti obrero a favor de una burguesía nacional que no escatimará esfuerzos para hacer cargar sobre las espaldas de los trabajadores los costos.

Hoy es muy importante denunciar constantemente el carácter falso e insistir en la educación de los trabajadores desde la base, promoviendo discusiones clasistas, mostrando el verdadero rostro del capital independientemente de sus formas y gobierno. Los trabajadores tienen que construir nuevas direcciones democráticas y evitar que los intereses charros del Colegiado Nacional del SNDTSC se impongan. Si bien la estructura de base es aún fuerte, la estrategia de fortalecimiento es encabezar la lucha que permita atraer a los trabajadores por encima de intereses gremialistas y sectarios.

 

Académicos del INAH – Sindicato Nacional Democrático de los Trabajadores de la Secretaría de Cultura

 


http://elcomunista.nuevaradio.org