El Comunista

Imprimir

La farsa del Insabi, un sistema de salud cada vez más deficiente

Mayra Reyes :: 24.01.20

Hay una incapacidad del actual gobierno, igual que el de los anteriores, de resolver algo que es imprescindible como la salud de los mexicanos, y es evidente que tiene prioridades y la salud no es una de ellas.

La realidad nos demostró que el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) es una farsa en cuanto a lo que pretende, pues desde su instauración el 1 de enero ha demostrado que ni siquiera contaba con un plan estructurado que permitiera por lo menos echar a andar y garantizar la cobertura de los pacientes, sobre todo de aquellos con menos recursos, pues se ha visto que el programa tiene en un desabasto de medicamento insumos y personal. 

A pesar de la promesa de AMLO de ofrecer un servicio de salud con cobertura para toda la población, en donde el único requisito para acceder a él era ser mexicano y presentar una identificación oficial podrían recibir atención de salud, esto no sucedió.

Ahora los pacientes se quejan de las altas cuotas que han tenido que pagar y que son mucho mayores en comparación a las que pagaban con el programa de seguro popular, se les ha pedido que compren todo lo que hace falta en los hospitales desde jeringas agujas gasas hasta equipos quirúrgicos, catéteres.

Esto evidencia la falta de capacidad del actual gobierno, igual que el de los anteriores, de resolver algo que es imprescindible como la salud de los mexicanos, y es evidente que hay prioridades y la salud no es una de ellas.  Pues a pesar de que el Insabi no cuenta con dinero suficiente para financiar los materiales e insumos necesarios, incluso el salario del personal de salud que ha estado en la incertidumbre de si su contrato laborar permanecerá o se perderá, pues desde inicio de año se mantienen a la espera de  saber si continuaran laborando o serán prescindidos de sus puestos pues no hay en este momento quien asegure el pago de sus salarios ya que tampoco esta contemplado en el  nuevo programa de salud.

 El problema es que este instituto  sólo está cubriendo la atención en el primer nivel de atención lo cual solo es el manejo de consulta externa de padecimientos que si bien son frecuentes son de poco impacto como una enfermedad diarreica o una faringitis pero con los pacientes que llegan a necesitar una atención de segundo o tercer nivel por una cirugía de urgencia como una apendicitis o una complicación por diabetes o hipertensión no se pueden manejar si antes los pacientes no aseguran la capacidad de solventar ese gasto y ante  la falta de insumos y medicamentos el personal se queda atado de manos pues no se puede ofrecer una atención de calidad cuando en medio de la emergencia tienes que pedirle al familiar que salga a buscar gasa jeringas un suero,  medicinas etcétera, que muchas veces son caras y no muy fáciles de encontrar o el equipo quirúrgico , lo peor de todo es que se retrasa el manejo quirúrgico de los paciente y se mantiene en espera de que el familiar consiga los medicamentos para poder recibir la atención que necesita y si nos ponemos a pensar que está es una situación de urgencia donde el tiempo es crucial para lograr la estabilización del paciente  o salvarle la vida entendemos la importancia de la falta de estos insumos.

El sistema de salud ha estado enfermo desde hace muchos años, pero en estos momentos agoniza y no es culpa del personal de salud pues ahora dicen que son ellos quienes imponen cuotas altísimas, hay que recordar que la atención medica no se está solventando con apoyo federal y que se debe sacar directamente del pago de los usuarios ese gasto, es al gobierno federal a quien debemos exigir que se garantice en la realidad,  con insumos, personal médico e infraestructura la cobertura a la salud y se coloque como una situación primordial dentro de la agenda,  no puede ser posible que la atención medica solo se garantice a quien si puede pagarla, no todos tenemos los recursos de la familia del presidente para atender nuestro parto en houston, las mujeres mexicanas tiene que parir en la entrada del hospital porque la fila para las urgencias es enorme,  en la camilla o en el piso porque no  hay ni una silla donde sentarla.  No somos ingenuos para creer que esa falta de recursos es porque el programa solo lleva unos cuantos días, y que va a mejorar, no vamos a permitir que jueguen con nuestra salud o con la vida de un hijo o un padre, es necesario exigir que se garantice salud de calidad para la población.

 Hasta que la salud, el transporte, las empresas no estén en manos de los trabajadores no vamos a tener esa garantía de nuestros derechos.    


http://elcomunista.nuevaradio.org