Figuras y figurillas

Julio Cota

• Conago
• Jorge y sus amigos
• Justicia popular

Más de 300 mil policías han salido a las calles en diferentes entidades de la República Mexicana para realizar acciones que aparentan combatir a las bandas criminales. Esto forma parte de los acuerdos emanados de la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago). Y es que cuando los operativos policiacos-militares del gobierno federal no convencen a la gente, hay que echar mano del federalismo para distribuir complicidades con el crimen en los tres niveles de gobierno.



Mientras la policía sigue hostigando a la población con retenes y “revisiones de rutina”. Marcelo Ebrard Casaubón y sus homólogos de las diferentes entidades, expusieron los resultados “positivos” del plan Conago. Un plan simulador que pretende mostrar a los mexicanos, la detención de delincuentes del fuero común, cuando por otro lado los criminales de cuello blanco, siguen impunes.
El caso Jorge Hank Ron comprueba lo antes mencionado, ya que fue liberado y absuelto de cualquier delito a pesar de su comprobación de posesión de armas y sus nexos con el crimen, como es el llamado Grupo Atlacomulco. El cual, agrupa a finísimas personas como Arturo Montiel, Carlos Hank, Emilio Chuayfett y el actual candidato a la gubernatura en el estado de México, Eruviel Ávila Villegas. Todos estos personajes, hacen hasta lo imposible por mantener el poder en aquella entidad y llevar a la presidencia a Enrique Peña Nieto.

Y efectivamente, el pacto ciudadano por la paz firmado en Ciudad Juárez no se radicalizará. El pacifismo que pregonan las capas pequeño burguesas está bien definido: darle una salida conciliadora a un sistema fundado en la violencia cotidiana de los esclavos asalariados.

Paralelamente, los trabajadores y clases populares de manera espontánea y en algunos casos de forma organizada, han enfrentado al crimen organizado y al gobierno que los protege. Un caso reciente fue el de los pobladores de San Lorenzo Acopilco en la Delegación de Cuajimalpa. En donde los pobladores ejercieron la justicia popular contra delincuentes, y estos últimos fueron protegidos por elementos antimotines, lo que provocó un enfrentamiento con los vecinos de dicha localidad, dejando un saldo de 13 policías lesionados y una investigación jurídica en contra de los habitantes.

Nada está definido aún. A pesar de los golpes asentados la clase obrera y un reflujo del movimiento revolucionario, los embriones del poder popular se siguen manifestando en todo el territorio nacional, mediante acciones de autodefensa. Por eso no queda más que seguir construyendo organización y conciencia de clase entre los trabajadores, para la toma del poder y la transformación de esta funesta realidad.