¿Crecerá la economía de México?

Ángel Chávez

Los intereses de los trabajadores no están reflejados en el supuesto debate que presentan los medios de comunicación y del que hace parte el mismo presidente.



Las posibilidades del crecimiento económico de México se han situado en el debate político de las últimas semanas como uno de los recurrentes, tanto así que con placidez López Obrador presentó en su conferencia de prensa (31 de julio) el encabezado de una nota: “Economía mexicana sorprende y crece 0.1% en 2T19”. Parecería que por fin los “otros datos” del presidente coincidían con los datos de la dependencia oficial (INEGI) y por tanto adquirían mayor autoridad para contradecir las estimaciones negativas de una caída de la economía de los analistas financieros de la compañía Bloomberg y las estimaciones de poco optimistas del FMI, y afirma la veracidad de la estimación del 2% de crecimiento de la economía mexicana.

Podríamos seguir exponiendo estimaciones y datos sobre la economía mexicana y su porvenir, pero entonces nos encontraríamos atrapados en el marco del debate de la politiquería y la prensa burguesa. Es necesario aclarar a los trabajadores mexicanos que sus intereses no están reflejados en el supuesto debate que presentan los medios de comunicación y del que hace parte el mismo presidente. El debate que debe ser de interés para los trabajadores es más profundo y más simple, es anterior al debate sobre el porcentaje de crecimiento económico y se aplica en caso de haberlo o no.

La cuestión de interés para los trabajadores es: La idea del crecimiento económico del gobierno mexicano, los organismos internacionales (FMI) y las llamadas calificadoras ¿es benéfico para los trabajadores?, ¿El crecimiento del PIB implica el mejoramiento de la calidad de vida? ¿En qué medida los trabajadores padecen o se benefician del crecimiento económico o de la recesión?

La realidad es que tanto el gobierno, los organismo internacionales y las calificadoras son organismo de los monopolios, por lo tanto, al hablar de crecimiento económico están hablando de los intereses de los grandes empresarios y no tiene en cuenta los millones de hombres y mujeres que viven en la pobreza extrema y que en nada se benefician del aumento del PIB o de la mayor acumulación de riqueza de los empresarios como Carlos Slim, Emilio Azcárraga o Salinas Pliego.

Contrario a la realidad, el Estado y los medios de comunicación burgueses quieren hacernos creer que los trabajadores compartimos los beneficios del “crecimiento económico” que en realidad es favorable a los monopolios, pero detrás de esta falsa idea se encuentran concepciones económicas burguesas propias de la socialdemocracia, y que tergiversan la comprensión de los trabajadores.

En contraparte, los comunistas al partir de un punto de vista clasista, respondemos que mientras los medios de producción estén en manos de un puñado de empresarios, el crecimiento económico de un país no elimina la pobreza ni beneficia a la mayoría de los trabajadores. La demostración se puede ver en países con crecimiento económico como China (6.5%) y Estados Unidos (3.2%), donde el crecimiento económico capitalista convive y de hecho necesita masas de millones de trabajadores en el desempleo, la miseria y en condiciones laborales precarias. Es falsa la idea de que el crecimiento económico se derramará beneficio sobre los trabajadores.

Por otra parte, durante las crisis económicas los principales afectados son los trabajadores en su conjunto como clase social, pues los monopolios recargan en éstos los costos de la crisis, aumentan las condiciones de explotación para desvalorizar aún más la fuerza de trabajo y poder aumentar las ganancias. Así pues, los empresarios son afectados pero logran salir al paso, pues además de pasar los costos de la crisis a los trabajadores continúan el proceso de acumulación de capital y fortalecimiento los monopolios absorbiendo a las empresas que quiebran.

La única forma en que puede existir un beneficio directamente proporcional entre el crecimiento económico y el bienestar de los trabajadores, es socializando y poniendo bajo control de un gobierno de los trabajadores las fábricas, tierras, medios de transporte y comunicación, es decir socializando los medios de producción. Esto es lo que proponemos los comunistas en materia económica: socialización de los medios de producción, planificación económica, control obrero del Estado y la producción.

Ante la pregunta ¿crecerá la economía de México? hay que aclarar que si se entiende por México la riqueza de los monopolios mexicanos, habrá que decir que ya han aumentado sus riquezas (por ejemplo, la fortuna de Salinas Pliego ha crecido en el 2019 56.3%). Si hablamos de la economía de los trabajadores mexicanos, no habrá un substancial crecimiento. Que la llamada “izquierda” y los medios de comunicación sigan debatiendo en la moldura de la ideología burguesa, que siga entrampada en las contradicciones interburguesas. Los comunistas tenemos nuestro programa, y nada tiene que ver con la economía burguesa.