¿Hacia dónde apunta el Plan Nacional de Desarrollo?

29.Jul.19    Noticias nacionales - Columnas
    ()

El Plan Nacional de Desarrollo ni es tan antineoliberal y en términos esenciales no deja de gobernar para mantener intacto el capitalismo.


Si bien el Plan Nacional de Desarrollo (PND) presentado por Andrés Manuel López Obrador es un documento vago e impreciso, sí sintetiza de forma clara la dirección política del gobierno, el cual en el papel emite una crítica al neoliberalismo pero en la realidad ni es tan antineoliberal y en términos esenciales no deja de gobernar para mantener intacto el capitalismo.

El PND es un documento mandatado por la Constitución que debe elaborar el presidente para orientar las actividades del gobierno federal y al cual se subordinan los programas gubernamentales. El plan presentado por AMLO para el periodo de 2019-2024 intenta diferenciarse del lenguaje “tecnocrático neoliberal”, aunque responde más a la premura por la que fue hecha y por el estilo presidencialista del nuevo gobierno: dado que no hay orientaciones concretas a las distintas secretarias, estas quedan a discreción de la presidencia.

El documenta caracteriza el mayor problema actual en México como el neoliberalismo, una gestión del capitalismo que provocó el desmantelamiento de la presencia del sector público en la economía y la eliminación derechos sociales. Según su relato, el neoliberalismo es la fuente de la corrupción, la desigualdad y el encumbramiento de una “élite político-empresarial”.

Sin embargo, la solución que plantea el gobierno de AMLO es aplicar la política económica usada por el viejo PRI del “desarrollo estabilizador”: fortalecer el mercado interno, mayor presencia del sector público, crear empleos por medio de los proyectos estratégicos y establecer programas focalizados de redistribución del gasto social. Lo que denominan como “una nueva vía hacia el desarrollo para el bienestar”.

Hasta aquí alguien inocente podría preguntarse ¿entonces cual es el problema? El problema es que plantea eliminar los problemas de un tipo de gestión del capitalismo (el “neoliberalismo”) por otro tipo de gestión del capitalismo. En otras palabras, pretende cambiar de estrategia, pero mantener las mismas reglas de juego.

Pero ¿y si el problema es el juego mismo, llamado capitalismo? Si el capitalismo se basa en la explotación y empobrecimiento de la clase obrera, cambiar la gestión capitalista solo modificará la forma y los tiempos de la explotación, pero no la eliminará. Las soluciones que plantea el PND al no ir a la raíz no hacen más que acrecentar los problemas. Veamos algunos ejemplos contenidos en el Plan:

• El gobierno reconoce que recibió como herencia una deuda pública de 10 billones de pesos. Sin embargo, no está dispuesto a tomar una medida de raíz como cancelar una deuda que no ha beneficiado al país. Pero si continúa pagando la deuda y no recurre a más, al gobierno no le queda más opción que hacer recortes indiscriminados como se ve en ciencia, educación o salud.

• Para erradicar la corrupción una de las medidas que propone el PND es eliminar al personal de confianza. Pero cuando la categoría “confianza” se ha usado por varias décadas para negar derechos laborales a los trabajadores de base, la media se convierte en el despido de miles de administrativos, residentes médicos, investigadores, etc.

• Aceptan que la mayor parte de los adultos mayores “se encuentran en pobreza y sin acceso a un sistema de protección social que les garantice una vejez digna y plena”. En vez de crear ese sistema la solución del gobierno es un apoyo económico que no alcanza para sobrevivir.