Sobre las movilizaciones en la Secretaría de Cultura y la defensa de la libertad sindical

FJC Valle de México

La política de austeridad de la actual administración no ha hecho más que generar recortes al presupuesto, entre ellos hacia la cultura.



En las últimas semanas los trabajadores de la cultura han realizado distintas movilizaciones, además de la toma de las biblioteca Vasconcelos y México, por el incumplimiento de las autoridades y del gobierno encabezado por Andrés Manuel López Obrador, al aumento salarial comprometido en la campaña electoral del año pasado.

La política de austeridad de la actual administración no ha hecho más que generar recortes al presupuesto, entre ellos hacia la cultura, provocando despidos masivos de trabajadores en dicha dependencia a lo cual los trabajadores de la Secretaría de Cultura han respondido con bloqueos en Reforma -frente a la dependencia federal-, movilizaciones de los trabajadores del INBAL, INAH y Sector Central.

Dichas movilizaciones también reflejan la lucha por la defensa de la libertad sindical ante la injerencia de las autoridades en la fragmentación de los trabajadores en 12 sindicatos, muchos de los cuales han sido en buena medida promovidos y auspiciados por la autoridad como por el gobierno de AMLO, para evitar que el sindicato mayoritario, Sindicato Nacional Democrático de Trabajadores de la Secretaría de Cultura (SNDTSC) tenga la fuerza para servir de contrapeso a las políticas culturales de austeridad del gobierno en turno.

Recientemente agentes de la autoridad auspiciaron a Francisco Galván para extraer a trabajadores de la Sección Ciudad de México del INAH y formar con ellos un “nuevo” Sindicato, el Sindicato de trabajadores ATM del INAH. Lo anterior busca socavar al SNDTSC mediante el subsidio de un falso Frente Democrático en el que han participado los dos golpeadores principales enviados por la Secretaria de Cultura, Francisco Galván y Rubén Darío Bermúdez en el INBAL.

Ante estos intentos detractores y de abierta intervención de la autoridad contra los trabajadores de la cultura, el SNDTSC no ha abandonado sus planes de lucha y ha reconformado la Sección Ciudad de México con los trabajadores democráticos, además de que ha conservado a la mayoría, avanzando en el cambio de dirigencias sectoriales y nacionales.
Los intentos de división tampoco han frenado a los trabajadores en sus luchas y demandas como lo muestran la toma de las Bibliotecas, las movilizaciones a nivel nacional, y la permanente exigencia del aumento de presupuesto a la Secretaria de Cultura así como los derechos y trato justo hacia los trabajadores, además de la defensa de su patrimonio como es el local del SNDTSC, el cual, el viernes 28 de junio, fue atacado por órdenes de Francisco Galván por auspicio total de las autoridades de la Secretaria de Cultura en su afán de intentar continuar golpeando la unidad de los trabajadores en la dependencia de gobierno.

Al no conseguir imponer a un dirigente charril en sus sus inicios intentó fraccionar al SNDTSC, es por ello que las autoridades intentan golpear por todos los medios al sindicato mayoritario mediante acciones como falta de subsidio e intento de despojo del local sindical patrimonio de los trabajadores.

Los hechos recientes muestran la dificultad de los trabajadores en la inercia del triunfo de Andrés Manuel López Obrador, en donde la austeridad y sus políticas se han aplicado precisamente en contra de los trabajadores a través de despidos, recortes, falta de pago a las prestaciones, entre otras. Todo esto demuestra que mediante las instituciones políticas de la burguesía, de la llamada sociedad civil, no puede provenir ningún cambio beneficie a los trabajadores. Los tiempos presentes exigen mayor organización entre la clase trabajadora para los tiempos que se nos avecinan.