Inconsistente la nueva Reforma Educativa de la “Cuarta Transformación”

Edgar Stalin Méndez
29.Mar.19 :: Opinión

La cuestión de la Reforma Educativa pone al gobierno al descubierto como gestor al servicio de los intereses de los empresarios.



Aunque el presidente ha asentado que la etapa neoliberal terminó y que el país transita hacia una transformación integral en todos los sentidos, la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) ha puesto un alto a los festejos por tal aseveración, pues el dictamen presentado como propuesta de derogación a la actual reforma educativa sólo mostraba modificaciones en algunos conceptos, que en nada contribuían a cambiar de fondo las pretensiones neoliberales, punitivas en contra de los maestros y de la sociedad en general. En realidad maquillan la intención de mantener vivo el proyecto de privatizar a la educación.

Ante estos intentos de madruguete al magisterio nacional, que en su mayoría apoyó con su voto a Andrés Manuel López Obrador, han realizado desde diferentes frentes reuniones regionales y estatales para elaborar un plan de acción para detener una falsa derogación de Reforma Educativa. Inició una movilización que incluyó la realización bloqueos en la Cámara de Diputados para exigir una mesa de diálogo. La solicitud es que sean atendidas las verdaderas demandas y que se establezca una comunicación directa, asertiva y de respeto con las autoridades correspondientes. Así, los gobiernos apuestan al desgaste de los maestros, toda vez que los han reagendado en repetidas ocasiones alargando o retrasando la promesa de diálogo, lo que parece que les ha funcionado en algunos casos. La Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) debe mantener su postura sin cavilaciones, presentarse al choque de clases.

La cuestión de la Reforma Educativa pone al gobierno al descubierto como gestor al servicio de los intereses de los empresarios. No es posible que sirva a los empresarios sin afectar a los trabajadores, a la Secretarías de Gobernación y de Educación no les queda más camino que el dialogo y respetar la palabra del Presidente empeñada desde Oaxaca, de cumplir la promesa de derogar la mal llamada Reforma Educativa. Si MORENA no hiciera esto se desenmascararía ante el magisterio nacional como lo que es, la continuación de la gestión del PRI y el PAN.

Finalmente es muy cierto que no todos los frentes magisteriales son firmes en sus consignas, como lo han hecho secciones de la CNTE, y la lucha que realizan se ve menguado en algunos estados en los que el magisterio ha sido diezmado y se encuentra en incuestionable apoyo al gobierno de MORENA, en donde los sindicatos se han convertido en apéndices de la clase patronal y de los gobiernos en turno, acentuando la sumisión de la clase trabajadora.

No le queda más al magisterio nacional que confrontar con la política de los monopolios que hoy busca imponer MORENA. Para esto requiere la unidad del gremio y la solidaridad de otros sectores de trabajadores. Se hace necesario regresar la importancia a la teoría sindical, para alimentar y refrescar las mentes ya entumecidas de que no ven en la lucha sindical un arma de la clase obrera. No podemos prescindir de la figura del sindicato porque que permite al proletariado organizado defenderse.

Se deben fortalecer y utilizar las organizaciones sindicales para defender a los trabajadores frente al enemigo de clase, sea una empresa o el mismo Estado. Pero los comunistas debemos recordar que la lucha sindical es apenas un paso, y que nuestro deber es elevar la lucha económica a lucha política, por lo que se debe desenmascarar que la reforma educativa que propone MORENA es una muestra más del carácter burgués del actual gobierno.

Detener la falsa Reforma Educativa impulsada por la cuarta transformación es una prioridad. ¡Por los trabajadores de la educación y la educación pública!