El Comunista


¿A quién beneficia el combate al huachicoleo?

César Suárez :: 17.02.19

A pesar de manejar un discurso en contra de la corrupción para proteger los intereses del “pueblo” la lucha contra el robo de combustibles pasa por proteger los intereses empresariales.

Hasta 2013 el Estado mexicano a través de Petróleos Mexicanos (Pemex) era la única entidad que tenía permiso para extraer, transportar, refinar, procesar y distribuir los hidrocarburos procedentes del subsuelo de este país. Pero, esto cambió con la reforma energética y se dio autorización a empresas privadas para participar en dichas actividades.

Sin embargo, a pesar de llevar ya varios años operando en el país, y con la excepción de Mobil, ninguna de estas compañías distribuía sus propios productos en el país, a pesar de la enorme red de ductos de distribución con que cuenta la paraestatal.

A principios de año, una gran parte del país padeció el desabasto de gasolina provocado por el cierre de los ductos de transporte de combustibles de Pemex, como resultado de la medida tomada para combatir el robo de gasolina, también conocido como huachicoleo. En este sentido, no es descabellado pensar que la ordeña de ductos sea una de las razones, sino es que la principal, por la que estas compañías no han utilizado hasta la fecha la red de ductos de Pemex para transportar y distribuir sus combustibles.

No podemos olvidar que el Estado está al servicio de los intereses de los empresarios, por lo tanto, no cabe duda que serán las empresas privadas, nacionales y trasnacionales, las grandes beneficiarias de la recuperación del control y seguridad del Estado mexicano de la red de ductos, puesto que ahora su mercancía estará asegurada.

Para explicar esto primero pongamos algunos nombres y apellidos de algunos de los grandes beneficiarios: Shell, Mobil, Gulf, BP.

¿Quiénes son estas compañías?

Shell es una empresa de origen holandés. Mobil es una empresa resultado de la transformación de la Standard Oil de Nueva Jersey. Shell y Standard, por medio de sus relaciones con los jefes de Estado de Paraguay y Bolivia, bajo la bandera de una disputa territorial, llevaron a ambos países a la guerra conocida como la Guerra del Chaco, región de sudamérica en la que ambas compañías sospechaban que existían reservas de petróleo.

Gulf es una compañía de origen estadounidense que durante un largo tiempo estuvo asentada en Venezuela; una de sus ramas hoy en día opera en Iraq, país que fue invadido por la OTAN bajo la excusa de la existencia de armas de destrucción masiva (después de la invasión no se pudo demostrar su existencia). Como dato adicional las armas que alguna vez poseyó Iraq le fueron provistas por Estados Unidos para enfrentar una guerra contra Irán. Además de esto, han estado acusados de corrupción en diferentes países.

Mientras que BP es una compañía que se originó a principios del siglo pasado en Irán, que entonces se llamaba Anglo-Persian Oil Companies, y que resultó de la recuperación del capital inglés luego de la nacionalización del petróleo en Irán. La nacionalización de la Anglo-Persian fue el motivo por el que los servicios de espionaje e inteligencia gringos y británicos dirigieron un golpe de estado contra el gobierno Iraní en 1954.

Así podemos ver, contrario a lo que afirman los intelectuales y dirigentes de Morena, las medidas que está aplicando Andrés Manuel López Obrador para supuestamente combatir la corrupción, benefician precisamente a quienes se han beneficiado de la corrupción, el derrocamiento de gobiernos, la represión, el genocidio y las guerras.


http://elcomunista.nuevaradio.org :: Versin para imprimir