Polonia y la lucha anticomunista

Laura Quintero

Las medidas anticomunista en Polonia avanzan, pues después de la firma de la ley que permite a las personas ser multadas o encarceladas por mantener y comprar símbolos comunistas…



Las medidas anticomunista en Polonia avanzan, pues después de la firma de la ley que permite a las personas ser multadas o encarceladas por mantener y comprar símbolos comunistas, la represión se ha incrementado.
En este contexto el Partido Comunista de Polonia (KPP) ha denunciado la persecución política iniciada por las autoridades polacas expresada por los crecientes ataques en su contra.

La Ley aprobada en julio del 2017 prohíbe el uso y la portación de la hoz y el martillo, la bandera roja y hasta las camisetas y pósters del Che Guevara. El presidente Lech Kaczynski aprobó una enmienda al código penal que prohíbe la producción, posesión, propagación y venta de artículos o grabaciones que contengan símbolos del comunismo. Cualquiera que desobedezca la ley puede ser multado o incluso enviado a la cárcel por hasta dos años.

El Partido Comunista de Polonia también corre el riesgo de ser ilegalizado por el gobierno con la complicidad de la Unión Europea. Si bien las políticas antipopulares están empeorando en todo el continente, la campaña anticomunista en Polonia se intensifica.

La ley fue presentada por el Partido de la Ley y la Justicia de la oposición y fue aprobada por el Parlamento polaco a principios de noviembre. De acuerdo con quienes sostuvieron y aprobaron la iniciativa los símbolos comunistas responden a un sistema genocida que deben compararse con el nazismo.
Además, permite también a las autoridades iniciar procesamientos por este tipo de “delitos” cuando se comenten fuera del territorio polaco, incluso en el caso de los medios de comunicación extranjeros.

Desde la entrada en vigor de dicha ley el KPP no sólo ha de contrarrestar los ataques y manipulación del gobierno en torno a la historia del socialismo, sino que también enfrentan un proceso de ilegalización.

El objetivo de las acciones implementadas por el gobierno polaco están encaminadas para prohibir la actividad revolucionaria, en este sentido forma parte de un proyecto más amplio para limitar las libertades, por ejemplo, la legislación laboral polaca, por ejemplo, se modificó para hacer que las huelgas legales fueran casi imposibles, a través de obstáculos burocráticos. También la ley de reuniones se hizo más estricta, lo que dificulta la organización de protestas.

El KPP es el único partido marxista de orientación claramente de clase en Polonia, por lo que se necesario la solidaridad con los camaradas que enfrentan la represión y criminalización por parte del Estado polaco.