El movimiento magisterial mexiquense en estos momentos

El Comunista

En los últimos días hubo mucha movilización del Sindicato del magisterio mexiquense debido a las fechas para meter planilla sindical. Y la fecha llegó. Salió la convocatoria el 12 de septiembre del 2018 y la fecha límite era el 14 de septiembre del 2018, dejando un rango de tres días para participar. Así, el sindicato en funciones, el Sindicato Mexiquense al Servicio del Estado de México (SMSEM), no dio aviso con anticipación de cuándo saldría la convocatoria…



En los últimos días hubo mucha movilización del Sindicato del magisterio mexiquense debido a las fechas para meter planilla sindical. Y la fecha llegó. Salió la convocatoria el 12 de septiembre del 2018 y la fecha límite era el 14 de septiembre del 2018, dejando un rango de tres días para participar. Así, el sindicato en funciones, el Sindicato Mexiquense al Servicio del Estado de México (SMSEM), no dio aviso con anticipación de cuándo saldría la convocatoria.

Pero ése no es el problema más grande. La mayoría de las planillas que esperaban la convocatoria tenían todo en orden para sólo irla a registrar a Toluca. El problema se dio con los requisitos que pedía el SMSEM, que iban contra los estatutos, violando de esta forma el órgano de elección los estatutos, que como sabemos, es la máxima palabra del sindicato y que en muchas organizaciones amerita hasta la expulsión. Los estatutos estipulan que basta con demostrar ser normalistas, por ejemplo con un certificado; los requisitos del SMSEM exigen título o cédula, lo cual no significa que no lo tengan todos (pero a algunos maestros lo han extraviado, pero conservan su certificado). Por éstos y otros requisitos que no vienen en los estatutos, es que los delegados no han podido meter la planilla. Casualmente, las únicas dos planillas que cubrían los requisitos al parecer, sabiéndolos desde antes de que saliera la convocatoria, son el SMSEM, cuyo secretario general es el priísta Abraham Saroné, y la supuesta “oposición” oficial llamada MOREMA (Movimiento de Regeneración Magisterial), que no es más que el charrismo sindical disfrazado de izquierda y oposición.

Si todo sale según el plan del SMSEM, sólo esas dos serán las que compitan, y ninguna planilla democrática como MORESI (Movimiento de Reconstrucción Sindical), que por cierto fue la única que salió a las calles a manifestarse contra la reforma educativa años atrás, podrá registrarse. Ante este panorama, no le queda a los maestros más que combatir o soportar otra gestión antimagisterial. No hay de otra: tenemos que luchar. Para ello, es necesario organizarse y salir a las calles, así como la batalla legal y propagandística. Es hora de tirar el charrismo sindical.