Reclaman investigadoras galardonadas a Nuño política educativa

El Comunista
25.Jul.17 :: Noticias nacionales

“No puedo saludarlo. No, por lo que usted es y representa. Tampoco estoy de acuerdo con la reforma educativa, y además no han aparecido los 43 estudiantes de Ayotzinapa levantados en septiembre de 2014. Es increíble que hoy sigamos exigiendo esto”, expresó Lidia Iris Rodríguez, doctora en arqueología y militante del Partido Comunista de México (PCM) a Aurelio Nuño, secretario de Educación y aspirante a la Presidencia de la República.



Durante la apertura del LVIII año académico de la Academia Mexicana de Ciencias (AMC), Lidia Rodríguez ni aceptó saludar al mandatario en dos ocasiones. Primero, Nuño le extendió la mano, pero la investigadora le dijo que no con la cabeza. Luego Nuño Mayer intentó saludarla de beso, pero la académica hizo su cabeza hacia atrás.

Lidia Rodríguez, fue galardonada por un proyecto acerca de la pervivencia de las filiaciones indígenas en Guanajuato, contó a los medios de comunicación que, además de la falta de solución al caso Ayotzinapa, su protesta se debió al embate que la actual administración ha enderezado contra la cultura y la educación en general.

“No puedo saludar a quien ha perseguido a normalistas, menospreciado la educación, recortado apoyos”, dijo Lidia Rodríguez.
El funcionario enmudeció. Tras un instante asintió ligeramente y continuó repartiendo besos, abrazos y sonrisas.

En la foto oficial del acto, Lidia Rodríguez posó con el puño en alto, como símbolo de protesta y rebeldía, justo detrás del amigo de Peña Nieto.

Posteriormente, la antropóloga Natalia Radetich (premiada por un análisis de los esquemas de dominación imperantes en los call centers) explicó que hizo su pronunciamiento debido a que el acto parecía hecho para transmitir la idea de que había “una voz única y de apoyo” por parte de los académicos al proyecto de Peña y a las llamadas reformas estructurales.

“Señor Nuño, yo no estoy de acuerdo con la reforma que usted defiende. No soluciona nada. No asuma que hay consenso cuando no lo hay. No está bien”, dijo Natalia Radetich.