Retardos: disciplinamiento, expoliar al trabajador

Alejandro Aguilar García. PCM Veracruz

Se ha hecho muy común en los centros de trabajo el aplicar descuentos al salario, amonestaciones y acoso, incluso despidos injustificados por los llamados retardos. Si en algún momento las multas no tenían por objeto compensar daños, sino imponer una disciplina, someter los obreros al patrono, en la actualidad los retardos, como otros mecanismos de control patronal, tienen como objetivo someter al trabajador, disciplinarlo como asalariado, y de manera mezquina expoliar parte de su salario y poder abaratar despidos mediante engaños con esta excusa absurda de los retardos.



El trabajador dentro de las relaciones capitalistas debe cumplir con ciertos horarios, llegar a una hora muy específica a su centro laboral, caso contrario, si el trabajador no cumple en su hora de entrada con los requerimientos para laborar (uniforme, no llegar en estado de ebriedad, etcétera), la patronal acostumbra, de manera totalmente arbitraria, a tomar medidas supuestamente disciplinarias que aprovecha para abusar del trabajador, en su condición de asalariado. En muchas ocasiones se desprenden dudas muy concretas sobre la cuestión de los retardos entre los trabajadores, a saber:

• ¿Es válido que la empresa aplique retardos por no usar el uniforme?
• ¿Mi jefe tiene derecho de descontarme mi día y hacer que lo trabaje a consecuencia de tres retardos en el mes?
• En mi trabajo se maneja un esquema en el cual al décimo retardo es baja laboral ¿es legal esto?
• Juntamos tres retardos o faltas, nos quitan comisiones o de plano no las pagan ¿es legal esto?
• Un mes después me despidieron según por retardos e indisciplina
• ¿Me pueden descontar un día de trabajo por acumular tres sean por un minuto?
• Me dieron mi recibo de nómina y me lleve una sorpresa, me descontaron un día que por que tengo tres retardos ¿se puede a ser eso?

Legalmente el patrón no se puede tomar atribuciones que no le corresponden, aclaremos, en ningún caso el patrón está facultado para descontar al salario del trabajador por concepto de retardos, el patrón no puede de ninguna manera descontar en el aguinaldo partes proporcionales por retardos. De igual modo, no es legal que se le despida al trabajador por tres u otra cantidad de retardos acumulados, estos no están contemplados en la ley federal del trabajo y no son causa de rescisión laboral.

Los retardos también son mecanismo de amedrentamiento y/o acoso hacia el trabajador. Muchas veces por esto se levantan “actas administrativas”, que tampoco están contempladas en la ley federal del trabajo, para poder despedir al trabajador sin la debida indemnización correspondiente.

La patronal legalmente no está facultada para realizar descuentos ni despedir al trabajador por los retardos, ya que la relación laboral es bilateral, trabajador y patrón pues, el patrón puede justificar que los retardos están contemplados en las normas internas del centro de trabajo, es necesario señalar que estas se establecen entre los trabajadores y la patronal y que deben cumplir con las formalidades necesarias depositadas en la junta de conciliación y arbitraje. En todo caso si los retardos estuviesen contemplados en las normas internas y se aplicara alguna amonestación, en ningún modo son causas de despido ni descuento al salario.

Los mismos departamentos de Recursos Humanos preveen esto de los retardos y sugieren que para corregir este tipo de conductas se considere en el reglamento interior de trabajo medidas disciplinarias, donde se estipule otro tipo de sanciones como amonestación o suspensión de labores sin goce de sueldo, siempre y cuando esta última no sea superior a ocho días esto de acuerdo al artículo 423 fracción X de la ley federal del trabajo. Existen algunos supuestos legales con respecto a esto y que debemos de saber como trabajadores:

Artículo 98.- Los trabajadores dispondrán libremente de sus salarios. Cualquier disposición o medida que desvirtúe este derecho será nula.

Artículo 99.- El derecho a percibir el salario es irrenunciable. Lo es igualmente el derecho a percibir los salarios devengados.

Artículo 106.- La obligación del patrón de pagar el salario no se suspende.

Artículo 110.- Los descuentos en los salarios de los trabajadores, están prohibidos salvo casos muy específicos descritos en la ley federal del trabajo.

El patrón entonces carece de derecho para descontar el día laborado al trabajador, pues la medida de la sanción (por retardo) no justifica que el trabajador labore gratuitamente para el patrón por una razón muy simple, día trabajado día pagado, día no trabajado día no pagado. Ningún reglamento interno puede ir en contra de lo establecido por la ley, y mucho menos en perjuicio de los trabajadores, el patrón solamente puede imponer al trabajador una medida disciplinaria dentro de los 30 días siguientes a la fecha en que incurrió en una de las faltas que se prevengan en el reglamento interior del trabajo.

Alrededor de esta falta de los retardos, se han construido mitos legales y engañosos para poder intimidar a la clase trabajadora, hacer abusivo las ya condiciones laborales precarias, crear un clima de acoso, miedo y fragmentación entre los trabajadores, despidos aparentemente justificados para abaratar costos y evadir respectivas indemnizaciones. Es necesario evidenciar todos los mecanismos de control y expoliación patronal para poder actuar ante ellos, es necesario tomar las armas que existen en la legalidad burguesa y saber usarlas estando conscientes que tienen límites muy estrechos, no usar las armas de la legalidad burguesa nos condena a seguir en la sumisión, sin embargo, caer en el fetichismo de la legalidad burguesa limita la insumisión de los trabajadores, la lucha de los trabajadores pasa por la lucha jurídica, pero la herramienta que determina su fuerza como clase social es su organización.