A un año del estado de sitio y la represión al Poniente de la ciudad de México

J. Recabarren

Hace justamente un año la lucha de los vecinos de la zona poniente contra el megaproyecto de Tren interurbano fue presa de la represión del gobierno capitalino, mientras Mancera mandaba sus condolecías por los atentados en París las colonias de Observatorio eran sitiadas por un sin número de granaderos, los cuales tenían el propósito de impedir la protesta de los vecinos. A un año es claro quien dio la orden de impedir las protestas populares del 13 de noviembre, y no fue el gobierno sino los monopolios que habían visto afectados sus intereses y sus ganancias después de los bloqueos del 4 y 5 de octubre en que las protestas de los vecinos de las colonias de Observatorio colapsaron las entradas y salidas de la zona poniente, principalmente de la zona de corporativos de santa Fe.



A pesar de la represión brutal hacia la población, la resistencia como la legitimidad de la autodefensa popular de masas demostrada por los pobladores los cuales a pesar de la brutalidad y superioridad dieron muestra de la respuesta de las masas populares contra las fuerzas represivas. A un año la resistencia se ha mantenido a pesar de las fricciones de ciertos grupos patrocinados por la socialdemocracia que solo buscan la conciliación como intereses ajenos a la defensa de las colonias, así como de los señalamientos, hostigamientos y amedrentamientos que han tenido tanto los los pobladores.

La lucha de los vecinos unidos de la zona poniente seguirá hasta donde tenga que topar, los hechos ocurridos el 13 de noviembre no solo han sido lección para el gobierno y sus fuerzas represivas en cómo ha de responder el barrio. Sino también para los vecinos de las colonias que aún se mantienen en resistencia pues a más de un año de iniciar su lucha contra los megaproyectos uno de los factores por los cuales las máquinas y obras no han entrado desde hace meses a las colonias como estaba previsto por parte de las empresas y el gobierno ha sido por la organización y a la respuesta dada a la violencia que efectuaron las fuerzas represivas.

A pesar del tiempo, la amenaza de los megaproyectos en la zona de Observatorio se mantiene, las obras del tren interurbano están cada vez más cerca de la zona urbana, a pesar de los recorte de presupuesto las declaraciones del jefe de gobierno Mancera han sido claras tanto las ampliaciones de las líneas 9 y 12 del metro como la construcción del Centro de Transferencia Modal van a construirse en Observatorio. A un año de la represión a pesar de las intenciones del gobierno de entrar con sus máquinas sin aviso alguno ha sido frustrado, a pesar de sus medidas de apaciguamiento. Y esto ha sido por el trabajo y el camino trazado por los vecinos de Observatorio en mantener su lucha popular, anticapitalista y antimonopolista en defensa de sus barrios contra los megaproyectos encabezados por el Tren Interurbano.