Reforma laboral 2016 y boletinaje, otro traje para las listas negras

Alejandro Aguilar García

El PRI y PAN hace algunas semanas aprobaron en comisiones la reforma al artículo 123 constitucional, que supone altera totalmente la primera propuesta de reforma restringiendo el ejercicio del derecho de huelga esto según las principales centrales obreras del país como la CTM y la CROM. La adición al artículo 123 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos que actualmente la Fracción XVIII Apartado A, del Artículo 123 Constitucional establece: “Las huelgas serán lícitas cuando tengan por objeto conseguir el equilibrio entre los diversos factores de la producción, armonizando los derechos del trabajo con los del capital… “. Sin embargo los Senadores de las Comisiones Unidas optaron por reformar este artículo para quedar como sigue:



“Las huelgas serán lícitas cuando tengan por objeto conseguir el equilibrio entre los diversos factores de la producción, armonizando los derechos del trabajo con los del capital, u obtener la celebración de un Contrato Colectivo de Trabajo, en cuyo caso el sindicato deberá acreditar, previo al emplazamiento, la representación mayoritaria de los trabajadores…“

Los legisladores de las Comisiones del Senado hicieron una adición a la fracción XVIII del Artículo 123 que consiste en que una huelga será lícita cuando tenga el objeto de “obtener la celebración de un contrato colectivo de trabajo, en cuyo caso el sindicato deberá acreditar, previo al emplazamiento la representación mayoritaria de los trabajadores, esto es, solicitar una constancia de trabajo lo que daría pie a la ampliación de las llamadas listas negras al estar en la actividad de huelga.

Las CTM y la CROM están mas preocupadas por lo que ellos llaman el “derecho a huelga” que por otra cosa, esto tiene una razón para el charrismo sindical. En junio del 2015, el Secretario Alfonso Navarrete Prida recordó que recientemente hubo una queja con datos inexactos que no corresponden a la realidad de México después de la Reforma Laboral del 2011, en eso estamos de acuerdo cuando:

1. Las cifras de que por cada contrato colectivo 9 son de protección patronal y tan sólo 1 de manera real son tan sólo estimaciones someras por parte de algunos estudiosos cuando tan sólo contabilizan por sindicato y no por establecimiento o unidad económica.

2. Ese 10% de contratos colectivos se lo reparte también el sindicalismo charro. La misma CROM, CROC y CTM se presentan como gestores de dichos contratos de protección, es decir, existiendo un sindicato “real” también son formas jurídicas de simulación dónde tampoco existe vida sindical, cómo en otros casos, apenas el trabajador conoce de vista a su “secretario general”.

Por tanto, los “profesionales de la contratación” no sólo son abogados laborales, o la misma patronal, sino también sindicalistas activos, incluyendo los charros, que de manera mixta pueden tener una vida sindical “formal” y también en otras empresas mantener la simulación jurídica.

En el contexto, dónde el charrismo sindical también gestiona los contratos de protección patronal, las palabras de Alfonso Navarrete Prida de que “queremos factores de la producción fuertes, sindicatos muy fuertes y cámaras empresariales muy fuertes”, pareciera que limpia el terreno para que el viejo corporativismo junto con la patronal intensifiquen “fuertemente” el control sobre los trabajadores.

El problema central de dichos contratos es la ausencia de la “vida sindical” en los centros de trabajo, por ello seria pertinente medir una serie de aspectos (o indicadores) que posiblemente nos dieran un primer acercamiento de los niveles de contratación patronal, a saber:

a)Participación de los trabajadores en comisiones mixtas.
b)Participación de los trabajadores en la conformación de comisiones mixtas,
c)Transparencia en la elección de representantes sindicales, en la información sindical y en el manejo de cuotas.
d)Libertad de los líderes sindicales para interactuar con los trabajadores, hacerles llegar información, y en general, para estar al tanto de las demandas de sus agremiados.
e)Existencia, en los casos de que se trate de un sindicato que cubre actividades en más de una planta, de una Sección Sindical Local y/o Delegados del sindicato en la planta.
f)Cumplimiento de la periodicidad para revisión de Contrato Colectivo de Trabajo.

El Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM realizó una investigación, en la Junta Local de Conciliación y Arbitraje del Distrito Federal hace pocos años, dónde se evidencia que las mismas centrales obreras gestionan varios contratos colectivos, un sólo secretario con su respectiva camarilla tiene el control de varios contratos en distintas empresas ,y en otros casos, con distinto giro económico.

Sostenemos que, la oposición por parte de las centrales obreras por esta modificación radica en que el mismo charrismo sindical también gestiona contratos de protección patronal. Lo que ellos no ven es que la reforma laboral trae consigo modificaciones que por una parte afecta el bolsillo de los lideres charros, pero más preocupante, visibiliza y expone a todos los trabajadores que estén implícitos en cualquier movimiento de huelga y/o que busquen un contrato colectivo de trabajo, ya que la modificación a la ley del trabajo pide como requisitos la identificación ante las autoridades de cada trabajador. ¿Que tenemos aquí? Facilitar el boletinaje de los trabajadores que defienden sus derechos.

Una arista más de la reforma laboral: el boletinaje.

En los últimos años se ha venido en aumento los conflictos laborales, la situación se vuelve complicada cuand los trabajadores optan por la vía individual y no organizada para defender sus derechos laborales, las cifras del INEGI así lo muestra, los conflictos individuales y los trabajadores implicados ha subido de manera estrepitosa, y al contrario, los conflictos colectivos se han desvanecido. Esto sirve a la patronal para no enfrentar a la clase trabajadora organizada, y aún más, los trabajadores que se mueven en lo individual poder acorralarlos en el boletinaje, y bajo esto han nacido agencias que se dedican exclusivamente a este trabajo sucio.

En otro momento hablábamos del Buró laboral México que se asume como un servicio de sistemas de información que permite a las empresas conocer el historial de los candidatos a cubrir sus plazas, esto a través de datos que se recaban de los boletines publicados en las juntas de conciliación y arbitraje local y federal, todo este servicio contraviene a lo previsto en la ley federal del trabajo en su artículo 133: “Queda prohibido a los patrones o a sus representantes: (…) Emplear el sistema de poner en el índice a los trabajadores que se separen o sean separados del trabajo para que no se les vuelva a dar ocupación.” Sin embargo existen otras empresas dedicadas a esto.

Hasta hace poco el Buró Nacional de Empleados en su portal www.buronacionaldeempleados.com ofrecía a las empresas información de personas con malas referencias laborales a cambio de una membresía anual, hoy en día dicho portal ya no ofrece estos “servicios”, pero han existido casos dónde los trabajadores han descubierto que han sido boletinados por una agencia denominada “Círculo Laboral”.

Círculo Laboral se define como una gran base de datos de trayectorias y referencias laborales que fomentan el empleo de personas que han demostrado integridad en sus empleos anteriores, su red reúne a un grupo de empresas que comparten información de manera electrónica lo cual les ayuda a tener procesos eficientes de atracción y selección de talento. En su página describe los “beneficios” de esta agencia el cual están al acceso de una base de datos de más de 2 millones Cartas Electrónicas de Recomendación y Constancias de Empleo proporcionadas directamente por diferentes empresas de distintos sectores a nivel nacional.

Buró Laboral, Circulo Laboral, Club Patronal, desde luego que no son las únicas empresas dedicadas a sistematizar información para boletinar a los trabajadores, esto en algún momento cualquiera lo podía hacer entrando a los archivos y expedientes en proceso de las Juntas de Conciliación y Arbitraje, hoy en día ya no es posible esto pero no detiene que las empresas mediante sus departamentos gerenciales y de recursos humanos sigan socializando la información de “trabajadores incómodos”. Esto nos dice que la patronal se organiza contra todo aquel que pretenda defenderse, la patronal se organizará para eliminar todo derecho ganado por la clase trabajadora, la patronal como clase se organiza, es por ello que llamamos a aquellos trabajadores que en lo individual se han defendido que se organicen, aquellos trabajadores que sin organización y solo con su voluntad han tratado de defenderse que no son los únicos, les decimos a ellos que para la clase trabajadora lo único que le vale es su organización como clase para defender sus derechos.