Difícil situación laboral de los jóvenes en Oaxaca

Daniel Castro, FJC-Oaxaca

La situación de los jóvenes en el estado de Oaxaca cada vez se torna más difícil ya que no tienen muchas oportunidades tanto en el ámbito educativo como en el laboral. Según cifras oficiales “de cada 100 alumnos que egresan de educación primaria, 93 se inscriben en secundaria, 65 en educación media superior y solo 23 logran ingresar a planteles de educación superior. Y de estos solo 13 logran concluir sus estudios”.



En la mayoría de los casos los jóvenes abandonan la escuela porque tienen que contribuir económicamente para el sustento de su familia ya que con lo que ganan sus padres no es suficiente y en ellos recae la responsabilidad de sostener a la familia, otro factor es el poco apoyo que instituciones gubernamentales brindan a la educación. A consecuencia de ello pasan a engrosar las filas de jóvenes trabajadores y desempleados, que veces emigran del campo a la ciudad o en algunos casos a otros países buscando un trabajo para mejorar su precaria vida. Todo ello es bien aprovechado por los grandes monopolios, ya que la misma competencia laboral que esto provoca se presta para la explotación pagando salarios miserables, trabajando en pésimas condiciones sin que el joven trabajador pueda protestar ya que puede ser despedido fácilmente.

Las leyes laborales y educativas que rigen el actual sistema económico, hace que las condiciones de la juventud, una vez que se insertan en el mercado laboral, sean cada vez más precarias e inseguras, porque para los monopolios el acceso a la educación y las condiciones laborales de la juventud son tratadas con la lógica de obtener más y mayores beneficios del ejército industrial de reserva. Por ello es necesaria la organización de los jóvenes trabajadores y unir fuerzas con aquellos que luchan contra este sistema de explotación, hambre y miseria.