El Comunista

Imprimir

Contra las reformas que sólo favorecen a los monopolios

CR Valle de México del PCM :: 09.07.16

ReforEn las últimas dos semanas, pese a la represión del Estado, que dejó 11 muertos en Nochixtlán Oaxaca, el movimiento magisterial se ha fortalecido, pese a las amenazas del secretario de gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, las bases del magisterio siguen extendiendo las movilizaciones, los bloqueos y los paros de labores, empleando la toma de centro de trabajo y de vialidades. La amenaza de reprimir las manifestaciones no se ha ejercido y no ha tenido tiempo de fortalecerlas, a tal grado, que hoy se extienden masivamente, además de Oaxaca, Chiapas y Michoacán, en estado como Nuevo León (bastión de la gran burguesía), San Luis Potosí, Veracruz, Morelos, Guadalajara, y, recientemente, en el Distrito Federal y el Estado de México.

Estas movilizaciones lograron que la secretaría de gobernación accediera, de nuevo, a sentarse en una mesa de diálogo con el magisterio disidente, lo que nos indica que extender e intensificar las movilizaciones, los paros, las tomas de escuela y vialidades, etc., es decir, la elevación de la lucha, lejos de afectar el desarrollo de la lucha misma, es un método que nos ponen sobre el camino correcto. Pero no podemos creer que con esto se ha obtenido ya la victoria, pues la propuesta que Osorio Chong entregó el martes a la dirección de la CNTE, para reestablecer la negociación, trata exclusivamente de cuestiones pedagógicas vagamente planteadas, no de los problemas de fondo (por ejemplo: derechos laborales de los profesores, mejor infraestructura para las escuelas, mayor presupuesto para el sector, etc.) La propuesta de Osorio Chong es más bien una carta de “buenos deseos”, por los que fingen interesarse.

Es de todos conocido que el motivo primordial de la reforma educativa es despedir profesores, eliminar sus prestaciones y su estabilidad laboral, y que es precisamente esta la cuestión que no quiere tratar el gobierno ¿Qué vamos a negociar entonces los trabajadores de la educación con el Estado? El respeto a nuestros derechos laborales debe ser innegociable, debe ser nuestro programa mínimo de lucha. En la Ciudad de México, pese a las masivas movilizaciones, el Estado se empeña en reafirmar su autoridad, impidiendo llevar el campamento a un espacio público más visible, y especialmente al Zócalo de la Ciudad.

Hemos llegado al punto en el que debemos decidir si con los sectores que se nos han unido (campesinos, estudiantes, padres de familia) elevamos nuestras formas de lucha, intensificamos la confrontación. Se pueden acumular fuerzas, pero dicha acumulación, si no está respaldada por una firme decisión de utilizar tales fuerzas, es realmente un riesgo, como hemos visto en muchos casos. Las fuerzas deben ser organizadas tanto para la confrontación como para el repliegue, según se presente la situación. El camino que le queda a la lucha magisterial es continuar en la dirección tomada hace meses por las bases magisteriales de Chiapas y Oaxaca: la confrontación con todos los medios de lucha, elevar el enfrentamiento con altos niveles de organización, con el apoyo de padres de familia y de otros trabajadores.

El magisterio está frente a una batalla decisiva, los empresarios y el Estado no ceden en la imposición de la reforma, y nosotros no cederemos nuestros derechos laborales. Esta lucha es irreconciliable, la única solución se nos presenta como el producto de un choque, y conviene preguntarse: ¿acaso con pacifismo se ganaron los derechos laborales que las reformas estructurales están eliminando? Sólo demostrando nuestra disposición para extender, para intensificar la lucha, con la utilización de todos los métodos posibles, como los hacen los compañeros, por ejemplo, en Chiapas y Oaxaca, se puede lograr que el gobierno reconsidere la imposición de la reforma y el uso de la represión. Pero si esta es nuestra aspiración, no debemos mostrar debilidad. Ahora que se cuenta con la solidaridad de sectores de campesinos, de obreros (paros solidarios de los mineros de Lázaro Cárdenas, Michoacán, apoyo decidido de los obreros de PEMEX, paros en maquilas del norte del país y de los jornaleros de San Quintín), es cuando debemos tomar el camino de avanzar en la lucha, usar todos los métodos, y prever, que si estamos dispuestos a defender nuestros trabajos, debemos oponer a la violencia del Estado la violencia organizada, debemos oponer al poder del Estado el poder obrero y popular.


http://elcomunista.nuevaradio.org