Axtel-Alestra: incertidumbre laboral

El Comunista

AXTEl día viernes 24 de Junio a través de un comunicado interno el director de Axtel, Rolando Zubirán, habla sobre el proceso de la homologación de prestaciones de las empresas de Axtel y Alestra sin entrar en detalles. Se habla sobre el aumento de tan solo el 4% en la remuneración total sin dejar en claro si será a través del salario o alguna otra prestación de parte de la empresa, y que en las siguientes semanas se dará mayor información, aplicando esto solamente para los trabajadores que pertenecientes a Servicios Axtel o Servicios Alestra, dejando incertudembre en los demás trabajadores pertenecientes a las subsidiarias como ICOSA o Contacto IP, entre otras, pues no se explica claramente si se ofrecerá algún aumento salarial o si se están incluidos dentro de algún tipo de homologación de prestaciones, sabiendo que los pertenecientes a estas subsidiarias no cuentan con las mismas que los de Servicios Axtel, como por ejemplo el seguro de gastos médicos mayores, bonos de despensa, entre otros.



Desde el 15 de febrero que se establece la fusión formal de las dos empresas, se nos hizo saber que en el transcurso de los meses se pasaría la información a los trabajadores sobre cambios “necesarios” para el funcionamiento de la nueva empresa, dejando nuevamente poco claras las maneras. Se habló de cambios en la estructura organizacional, de un posible reajuste de personal, cambios de áreas y lugar de trabajo. La estructura cambio en forma gerencial y la dirección de la empresa, estableciendo nuevas áreas de trabajo y reorganizando las ya existentes, aumentando las áreas administrativas, y poco a poco reduciendo en algunos casos las áreas de operación aumentando de esta manera la carga laboral para los ejecutivos de base que tienen el contacto directo con el cliente. Los rumores son muchos, se habla de un reajuste considerable de personal, el cierre de centros de trabajo, como ya pasó a finales de 2012, principios de 2013, dejando al trabajador sin la certeza de conservar su trabajo.

Entre los cambios de percepción inmediata se da el caso de las suspensiones, llamadas de atención e interacciones por retardos, que aumentan la presión por parte de administrativos y supervisores hacia los ejecutivos. Estos retardos se dan en muchas ocasiones por causas ajenas al personal, dado que el traslado hacia las instalaciones no siempre es efectivo, como ejemplo aumento del tráfico vehicular, transporte público deficiente, o incluso la distancia que incrementa el tiempo del trayecto del hogar al trabajo y del trabajo al hogar, siendo este una extensión de la jornada laboral y que nos reduce el tiempo a pasar con nuestras familias, el tiempo de ocio y recreación necesarios para llevar un desarrollo personal digno.

Se reduce de esta manera la tolerancia del retraso en la hora de entrada, sin tomar en cuenta las causas ajenas a estos retrasos y dejando por completo de lado el compromiso del trabajador al atender cada llamada del cliente sin importar retrasar la hora de salida cuando se da el caso de llamadas cerca de esta, así como la pérdida de minutos en la hora de comida, todo esto sin obtener alguna remuneración extra por esos minutos que trabajamos adicionales a la jornada laboral, pasando de manera no perceptible para nosotros pero para la empresa esto puede significar la venta de algún producto, un cliente nuevo, un cliente satisfecho, lo cual siendo nuestra obligación como trabajadores, lo cumplimos pero la empresa no cumple así con el horario de salida.

Como dato adicional, Axtel desde antes de su fusión con Alestra ha mantenido en su política de derechos humanos el siguiente punto: “Facilitamos la libertad de asociación y el derecho de negociación colectiva, en base a lo establecido en la legislación laboral vigente.” Sin embargo, hace algunos años se dio el caso del despido de entre 15 y 20 trabajadores de una de sus áreas en el centro de contacto de Apodaca de la campaña SAT, que promovían la formación de un sindicato para la defensa de los derechos de los trabajadores. Día a día los trabajadores vemos mermados nuestros esfuerzos, tiempo, salario y calidad de vida; ante estas situaciones cotidianas ¿quién nos defiende?