Arte urbano en Oaxaca: Crónica de una censura anunciada

Francisco Ramos, FJC-Oaxaca

Oaxaca 43Recientemente varios colectivos de arte urbano han denunciado la censura de la que han sido objeto por parte de las autoridades. Y es que, si bien hace algún tiempo existía un tipo de tolerancia hacia estas obras, al día de hoy se les censura bajo la “argumentación” de “ir en contra de la identidad cultural oaxaqueña”. Será la identidad oaxaqueña permitida, aquella que no atenta contra el orden establecido.



Operan decenas de artistas, ya sea en colectivo o de manera individual; obras y obras aparecen de la noche a la mañana, algunas “estéticamente” nuevas, otras cargadas de pedazos de la otra “identidad” oaxaqueña, aquella surgida de los albores de la revuelta popular del 2006, que fungió como punto de inflexión para el arte urbano local, cargada de compromiso social y crítica al sistema de dominación vigente, cargada del sentir de un pueblo rebelde.

Así como el magisterio y otros sectores sociales aprendieron a la mala que un gobierno (aunque sea resultado de una supuesta “transición democrática”) responderá siempre y en todo momento a los intereses de los monopolios, de los empresarios y del modo de producción capitalista, de la misma forma los artistas se encuentran asimilando que no se puede cambiar la naturaleza del Estado con sólo cambiar de gobierno, que tarde o temprano aparece su verdadero rostro.

La cesura resultaba predecible, es más, no será extraño que ésta se intensifique para aquellos que promueven un mensaje crítico, de resistencia y que rescate la cultura popular, para aquellos que presenten una propuesta diferente ante la degeneración de la clase dominante, ante la vulgarización de lo popular y la mercantilización. “El factor cultural, que a su vez es la base ideológica de una sociedad, es uno de los pilares que pueden sostener a un régimen, o destruirlo”. “Sólo el arte verdadero aspira a una transformación libre y revolucionaria de la sociedad, se libera a sí mismo y libera a la creación”. ¡Por un arte revolucionario! ¡Por una cultura que no se base en la explotación del hombre por el hombre!