Robo de las pensiones de los trabajadores

El martillo

Pensión La pensión es el pago que recibe una persona ante circunstancias generadas por riesgos laborales, vejez, viudez, orfandad o discapacidad. Sus fondos son aportados por los trabajadores, quienes lucharon durante décadas para lograr la seguridad social.



El presente y el futuro de los trabajadores ha sido amenazado una y otra vez, ya que el dinero ahorrado por ellos ha sido permanentemente robado, además, los monopolios y el estado ven a la seguridad social como un estorbo para hacer negocios con el dinero de los trabajadores.

La seguridad social está siendo desmantelada por el interés burgués; las pensiones comenzaron a ser privatizadas desde hace casi veinte años. En 1997 se privatizaron las pensiones de los trabajadores afiliados al IMSS y desde 2007 las de los afiliados al ISSSTE.

Debido a la organización y a la lucha de los trabajado- res, la privatización no se ha completado, permitiendo a algunos trabajadores cotizar en el PENSIONISSSTE, que hasta ahora es la administradora de pensiones con las comisiones más bajas y con el mayor rendimiento financiero, por lo que su privatización orilla a los usuarios a caer en manos de AFORES que mediante sus altísimas comisiones roban hasta el 30% de sus ahorros.

Hace unas semanas se aprobó la modificación a la ley del PENSIONISSSTE, que separa a este organismo del ISSSTE, volviéndolo en los hechos un negocio privado, ya que su administración estará dada por una empresa pública privada que utilizará el dinero ahorrado por los trabajadores en negocios especulativos y riesgosos. Por lo que en adelante los ahorros dependerán de los vaivenes del mercado, que por principio va de una crisis a otra, por lo que se pone en riesgo la alimentación, la vivienda, la salud y la vida misma de los trabajadores.

Lo que necesitamos hacer los trabajadores es unificar nuestra voz, para exigir que la pensión sea suficiente para vivir de manera digna y que el dinero que aportamos sea guardado de manera segura. Además, debemos organizarnos y luchar para que seamos nosotros quienes admi- nistremos el dinero que ahorramos durante toda nuestra vida de trabajo, para tener una vida libre de injusticias y que no sea dirigida por una cúpula de ricos, que se creen dueños de nuestras vidas.