La lucha popular contra los megaproyectos

Célula Ignacio Salas Obregón

El actual periodo de lucha que afronta nuestro país ante la creciente crisis, han provocado los diferentes choques cada vez más frecuentes entre el estado defensor de los intereses de los monopolios creadores del hambre y la miseria sobre la clase obrera y las clases populares. En la ciudad de México la cuestión de los megaproyectos se enfila la lucha entre el desarrollo en beneficio de la clase exploradora y el despojo hacia la clase trabajadora como del pueblo, porque son en su gran mayoría colonias y poblaciones populares donde se tienen previstas las más grandes mega obras previstas para 2016 al 2018.



Sin embargo, se debe tomar en cuenta que el Estado burgués sin importar el tipo de gobierno (federal o local, partido político, etc.), no dará marcha atrás sino todo lo contrario. Es a ello la importancia de la organización y movilización popular, porque en obras como el Tren interurbano México-Toluca y el nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México. Los monopolios no negociaran, ya que buscan concretar sus negocios y serán capaces de utilizar la fuerza del Estado con la represión sobre los que defiendan lo que tanto han trabajado y logrado con mucho sacrificio: sus hogares.

Hay quienes tratan de enfocar la lucha por un solo frente, como es el caso de los que le apuestan a Morena como el partido salvador de toda causa, cuando desde la parte legislativa local no podrán hacer mucho contra los megaproyectos, además que el errar dicha lucha como la única, con la falsa esperanza de lograr el cambio sin desechar el verdadero mal que es el mismo sistema capitalista; han de señalar las demás formas de lucha como radicales, e incluso criminalizarlas.

Este sistema ha sido el creador de tanta miseria, violencia. Ha dejado a la juventud sin un futuro real, a miles de familias sin posibilidad de tener los servicios básicos para una vida digna, cuando el gobierno y los empresarios hablan de modernidad y desarrollo, nosotros el pueblo no estamos incluidos en sus planes, sino todo lo contrario. Ellos buscan enriquecerse a costa de exprimirnos más, ya no les basta robarnos lo que logramos con nuestra fuerza de trabajo sino hasta con arrebatarnos nuestras vidas al despojar las diferentes zonas de la Ciudad de México.

No obstante, los comunistas planteamos la necesidad de tomar todas las diferentes formas de lucha que están surgiendo en las diferentes zonas del valle de México, es momento de pasar de choques y organización espontanea en organización del pueblo por el mismo pueblo. El sistema actual como el Estado mexicano se hallan en una crisis en la cual vemos como por defender los intereses de los ricos el gobierno reprime, condiciona e incluso llega a los extremos de asesinar y desaparecer. Pero el verdadero político contra peso está en el pueblo, con los trabajadores a la cabeza, junto con los obreros, los campesinos y los pequeños comerciantes.