Se movilizan trabajadores del transporte

20.Oct.15    Noticias nacionales
    ()

El día 6 de Octubre del año actual la ciudad de Guadalajara fue testigo del paro de más de 400 trabajadores conductores de autobuses y su manifestación a las afueras del palacio de gobierno, lo que afectó a las 5 rutas que son atendidas directamente por esta compañía, causando insuficiencia en el servicio y cambio de rutas de algunos camiones de otras rutas subrogadas por el SITECOZOME.


Para la resolución de este conflicto se tomaron más de 5 horas, acuerdo que fue tomado entre los líderes tanto del sindicato oficial como del no registrado, autoridades gubernamentales y la empresa. Las demandas que tenían los trabajadores son el pago del bono de servidor público el cual se les debe desde hace un año, que el pago del aguinaldo se realice en una sola exhibición con límite en la fecha que marca la Ley Federal del Trabajo, y el pago del salario aumentado que al día de la manifestación acumulaba cinco meses de retraso. Este último es un acuerdo pactado entre autoridades, la empresa y los trabajadores, pacto que desde que se firmó no ha sido cumplido en su debido tiempo.

Pero esta no es la única situación negativa que externan los trabajadores. De manera alterna señalan que dentro de la empresa, frecuentemente son víctimas del acoso por parte de los supervisores, ya que muchas veces se les exige trabajar horas extras que posteriormente no se les remunera, y cuando protestan por las horas extras o el impago de estas, se les amenaza con levantar reportes que pueden desembocar en descuentos salariales o días castigados sin derecho a trabajar; otra forma de acoso es que si la ronda no es cubierta en el tiempo estrictamente marcado, pueden ser víctimas de sanciones como en el caso anterior. Además de esto, los trabajadores se quejan de que a algunos conductores se les llega a tener varios días en el lugar de trabajo pero sin hacer ruta, lo que muchos piensan que se puede aprovechar para tomar vacaciones, las cuales son negadas sistemáticamente. Un punto muy importante y que preocupa y molesta a los trabajadores, es la falta de refacciones en los talleres, por lo que muchas veces se envía camiones a ruta en mal estado, lo que resulta en daños para la unidad y es peligroso tanto para el trabajador como para los usuarios de las rutas. Respecto a esto, se preguntan, ¿Cómo es posible que no haya refacciones para los vehículos que son su herramienta de trabajo y fuente de ingreso de la empresa, si además de los ingresos por las rutas cubiertas directamente por SITECOZOME, muchas rutas de transporte, que incluyen a las muy frecuentadas 604, 622 y 647, se trabajan subrogadas a SITECOZOME sin costos para la empresa, y esto puede llegar a representar hasta el 90% de los ingresos de la empresa? En contraste, el administrador general de la empresa se moviliza en vehículo de último modelo, blindado y con seguridad personal, ¿De dónde sale el dinero para pagar estos lujos si no hay dinero para el mantenimiento y la operación de los vehículos, si tampoco hay dinero para pagar los bonos atrasados, ni los aumentos salariales pactados? ¿Por qué necesita el administrador general tanta seguridad?

También señalan, que algunos trabajadores, antiguos y actuales, tienen demandas abiertas contra la empresa, pero denuncian que en muchos casos sus demandas no son atendidas ni por el patrón SITECOZOME, ni por el dueño de la empresa que es el gobierno estatal, ni por la autoridad competente que es la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje, ya que al estar los tres ligados al mismo sistema se cubren la fechorías unos a otros.

Esta situación que viven los trabajadores de SITECOZOME no es exclusiva de esta dependencia pública, ya que situaciones similares viven los trabajadores de otras dependencias, a excepción de los cuerpos policiacos, que al ser los guardianes de los negocios de empresarios y gobierno reciben el mejor trato, para no causarles inconformidades a trabajadores armados. Es momento de que se establezca una organización de base conformada por los trabajadores de las diferentes dependencias públicas que constantemente sufren estas vejaciones, para que ante cada agresión o negligencia por parte del patrón puedan enfrentar los abusos de manera coordinada y efectiva.