Lucha magisterial, lucha de todo el pueblo

El Comunista

Hoy los maestros salen a las calles no sólo en defensa de su trabajo sino en defensa de la educación pública. Hoy los maestros luchan porque a nuestros hijos no les arrebaten el derecho a la educación. Son los maestros los que hoy ven amenazada su seguridad laboral por la aplicación de la evaluación punitiva. Una evaluación que nada tiene que ver con aspectos pedagógicos, sino con el control, castigar y despedir a quienes se oponen a los mandatos de los monopolios.



La “reforma educativa” nada tiene de educativa porque es una reforma laboral que busca aniquilar a la disidencia magisterial organizada en la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) y todas las corrientes democráticas dentro magisterio. El último bastión de resistencia sindical para aplicar todas las reformas estructurales que sólo han beneficiado a los monopolios.

Por el contrario, esta reforma educativa el Estado mexicano busca darle mayor poder a los líderes charros del Sindicato de Trabajadores de la Educación (SNTE) para tener un control político de los miles de docentes, a cambio de que estos los líderes charros tengan licencia para enriquecerse, vender plazas. Asimismo, nombrar dirigentes vitalicios como el caso más famoso de Elba Ester Gordillo. El control personalizado para generar votos y fraudes electorales a favor del PRI. La exigencia de una cuota cada vez más grande de cargos políticos y, de manera muy señalada, el uso de métodos violentos para perseguir y asesinar disidentes.

Si la reforma educativa pretendiera mejorar la educación, entonces, se ocuparía en abrir más escuelas, en contratar más maestros, en mejorar los libros de texto, en reparar las aulas donde estudian nuestros hijos, en mejorar los materiales con los que estudian, en subsidiar verdaderamente la educación en lugar de aumentar cada vez más las cuotas escolares. Por eso, la lucha de los profesores disidentes es justa, porque están defendiendo sus derechos laborales y el derecho a la educación de nuestros hijos.

Si de evaluar se trata, evaluemos la aplicación de las reformas estructurales y veremos que desde el inicio de la presente administración de Peña Nieto, en México se aumentó 2 millones de pobres más. El ingreso económico de la familias mexicanas en promedio cayó. 3.5% entre 2012 y 2014. A pesar de esto los voceros de los monopolios aseguraron que que los resultados de la aprobación de las reformas estructurales se verían concretados en 2015, ahora rectifican y aplazan hasta el 2018 para ver los primeros resultados en el “bolsillo de los mexicanos”. Claro, será cuando Peña Nieto deje este país devastado como lo hicieron sus antecesores.

La reciente decisión arbitraria del gobierno federal en complicidad con Gabino Cué, gobernador del estado de Oaxaca de cancelar las cuentas del magisterio y la reestructuración del Instituto Estatal de Educación de Oaxaca (IEEPO), forma parte de un plan para desmovilizar a la sección 22 de la CNTE. A mismo tiempo que la campaña de linchamiento, la denostación y las calumnias que a diario realizan de los medios de comunicación contra el magisterio disidente forma parte de una guerra mediática para justificar la represión y el uso de la fuerza de los cerca de 20 mil efectivos policía federal, gendarmería, ejército y marina en Oaxaca.

Por sí fuera poco Andrés Manuel López Obrador se suma a la campaña de linchamiento magisterial, al pedirles a las maestras y maestros que se desmovilicen, que no protesten, que no luchen, que se vayan a sus casas, que se esperen al 2018 y que voten por él. Las profesoras y los profesores deberían de pedirle, en correspondencia, que él deje de hacer campaña para las elecciones presidenciales, tal vez así pudiera tener una visión más realista de lo que ocurre en el país que pretende gobernar.

A pesar de todo esto, en cerca de 26 entidades del país como Guerrero, Michoacán, Chiapas, Puebla, Morelos, San Luis Potosí, Veracruz, las corrientes democráticas y secciones de la CNTE han dado su respaldo a la sección 22 de Oaxaca. Además la CNTE advirtió que en Oaxaca tienen tal presencia que pueden “no sólo no respetar el calendario escolar sino construir uno alterno” gracias al acercamiento que tienen con los padres de familia en sus comunidades, “que no tienen ni el presidente de la República ni el secretario de Educación, ni los gobernadores”.

Nuestros hermanos en Oaxaca se preparan para resistir la embestida del Estado mediante el apoyo de organizaciones sociales, asociaciones civiles y habitantes del estado para la reconstitución de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (FUL-APPO) organización que derrocó al tirano de Ulises Ruiz en 2006. Por eso y más los trabajadores de vemos crear el frente único desde bajó y sumarnos junto los maestros en defensas de los derechos laborales y la educación laica, gratuita y obligaría para todos los mexicanos, porque la lucha del magisterio es una lucha de todo el pueblo.