Un Estado al servicio de los monopolios

El Comunista
08.Ago.15 :: Opinión

Oaxaca La militarización en el estado de Oaxaca no sólo es un ataque del Estado burgués mexicano en contra del movimiento magisterial, sino contra toda nuestra clase trabajadora. La imposición a sangre y fuego de las reformas estructurales indican que el periodo de la insumisión no termina y por el contrario, su tenencia es hacia un mayor descontento de la población y una mayor confrontación con el Estado. Un Estado al servicio de los monopolios: sin legitimidad, con una economía arruinada, con millones de desempleados, con pobreza a la alza, con impuestos e inflación por los aires.



Editorial número 47 de El Comunista 01 al 15 agosto 2015

Por eso, ante estas nuevas batallas, el movimiento magisterial y popular debe romper con el sectarismo regional entre tendencias y corrientes al interior del magisterio para poder golpear con un sólo puño a nivel nacional. Crear los espacios amplios de participación como las asambleas populares donde intervengan trabajadores, comunidades, estudiantes y padres de familia para en los hechos crear el Frente Único de lucha desde las bases.

No es ya una sorpresa saber que las fuerzas armadas fungen como brazos ejecutores contra organizaciones políticas, sociales, comunitarias y población civil. Una muestra más de esto fue el caso de la comunidad de Ostula en Michoacán, donde murieron dos menores y un adulto por balas del ejército, versión de los hechos que han querido distorsionar los medios de desinformación. ¿Cuántos muertos más costará al ejército su legitimidad?

Aunado a esto, durante estos casi 11 meses de investigación del llamado caso Iguala, 110 personas han sido inculpadas de participar en la desaparición de 43 estudiantes normalistas, pero ninguna ha sido sentenciada, el verdadero culpable, Enrique Peña Nieto, sigue en libertad. En este contexto, el pasado 18 de julio en el estado de Tamaulipas fue secuestrado por un grupo armado nuestro camarada Enrique López Gutiérrez. Desde entonces exigimos al Estado su presentación con vida y reafirmamos que ni con cárcel y muertes desistiremos de nuestros objetivos históricos.

Para enfrentar este periodo, el IV pleno del Comité Central del Partido Comunista de México (PCM) llama a todas sus estructuras y comisiones a implementar el proceso de bolchevización y combatir toda ausencia de planificación, conductas liberales, indisciplina, democraticismo y disfuicnionalidad de las estructuras; es decir, la bolchevización no es otra cosa que el funcionamiento real de un partido de nuevo tipo. Ante el actual contexto de guerra de clases, la vigilancia revolucionaria debe ser ejercida por cada uno de nuestros militantes, estructuras, comisiones y órganos superiores de dirección; sólo así podremos cumplir nuestro papel histórico de vanguardia.