Figuras y figurillas

Julio Cota

•Una medallita
•¡Green, Go!
•Enlaces y desenlaces
•Vivos los queremos

La “Medalla de Servicios Distinguidos” que Genaro García Luna recibió del gobierno narco paramilitar de Juan Manuel Santos en Colombia, simboliza la estrecha colaboración entre el crimen organizado de los Pinos y del Palacio Nariño. No es casualidad que García Luna y sus homólogos colombianos mantengan el terreno fértil para el mercado del narco, mientras que los bancos de la Wall Street siguen acumulando jugosas ganancias del lavado de dinero de los grandes capos. Cuando a García Luna los shows de …



…televisión no le funcionan para ocultar la criminalidad de la Policía Federal y la Secretaría de Seguridad Pública, tiene que recurrir a la ayuda “diplomática” de su incontrolable guerra por el mercado de las drogas.

Para el Sr. Barack Obama guerra y diplomacia son lo mismo, por lo que el Sr. Anthony Wayne cumple con el perfil necesario para una misión más, ahora en México. Anthony Wayne experto en terrorismo, narcotráfico y seguridad (de EE.UU. desde luego), probablemente aplique en nuestro país la diplomacia aprendida en Marruecos, Argentina y Afganistán. Por cierto, hay rumores de que una de las grandes pasiones de Wayne es el rock, tal vez este coro le recuerde algo: “Don’t call me gringo, you fuckin beaner stay on your side of that goddamn river…”.

Y mientras el gobierno mexicano sigue empecinado en cumplir con las reglas impuestas por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) en materia de educación básica, las pruebas de la Evaluación Nacional del Logro Académico en Centros Escolares (ENLACE) siguen fracasando. Pero lo grave, es que más de dos millones (36%) de profesionistas egresados de universidades públicas laboran en actividades ajenas a sus estudios y en condiciones precarias, según cifras recientes de la Secretaria de Educación Pública (SEP). Este es el crudo desenlace de las políticas educativas en el sistema capitalista. Por ende, los universitarios consientes deben organizarse junto a la clase obrera y su partido, si es que quieren cambiar su funesto destino.

Por otro lado, los maestros de la Sección 22 del Magisterio en Oaxaca retomaron la lucha callejera y el diálogo con las autoridades. Sin embargo, a pesar de que algunas corrientes del movimiento magisterial apoyaran electoralmente a Gabino Cué Monteagudo, la situación de los trabajadores de la educación y el pueblo oaxaqueño no ha cambiado en nada. Por el contrario, la represión ha continuado y siguen las desapariciones forzadas como es el caso del profesor Carlos Rene Román Salazar, por quien se exige a las autoridades gubernamentales su presentación con vida.

Cuando los explotados se organizan consecuentemente para defender sus intereses, el Estado burgués continúa realizando desapariciones forzadas como un modus operandi en contra de los revolucionarios, los luchadores sociales y la población en general. A cuatro años de la desaparición forzada de Edmundo Reyes Amaya y Alberto Cruz Sánchez, no hay respuestas favorables en este caso. No obstante, hay que reconocer el esfuerzo de coordinación de las fuerzas marxistas leninistas por movilizar al pueblo trabajador, para exigir la presentación con vida de todos los desaparecidos políticos en México, que a pesar de sus dificultades, tiene perspectiva y futuro, pues se está consciente de que el problema de la violencia es inherente al capitalismo, a la burguesía, a su Estado y sus cuerpos represivos. Porque sólo habrá paz cuando el pueblo trabajador ejerza su fuerza organizada en contra de sus opresores.