Pobreza pilar para las urnas y estabilidad para los monopolios

14.Abr.15    Noticias nacionales - Opinión
    ()

300 La clausura del pozo artesiano que es el principal abastecedor de agua de la ciudad por parte de un regidor y que actualmente se sigue pagando ese suministro de agua, atraso en el pago de luz del ayuntamiento, retrasos en el pago a los trabajadores del mismo ayuntamiento, nepotismo por parte del alcalde imponiendo a su nuera en tesorería y otorgando a su sobrino las obras públicas, algunas veces inconclusas, desvío de recursos para comprar propiedades a diestra y siniestra, un asalto al alcalde de la nómina de sus trabajadores del que no se presentó a tiempo la denuncia correspondiente y que se sospechó como un auto robo, entre otras situaciones, son tan sólo expresiones de un gobierno local deficiente, que se cobija en irregularidades como corrupción, pésimo manejo en la administración pública, y que también es resultado de un gobierno que actúa a espaldas del pueblo.


Tan sólo como muestra, en el Plan Municipal de Desarrollo de Amatlán de los Reyes no existe un diagnóstico serio de la situación, ni panorama de las problemáticas del municipio, sin lógica metodológica ni instrumentos de evaluación, sin sentido político ni social, con un esquema muy parco y tímido, estrategias con total desconocimiento al Plan Nacional de Desarrollo, en pocas palabras, tenemos la pieza de una clase analfabeta funcional en el poder. Del cómo se mantienen ahí con legitimidad y holgadamente no es difícil de explicar, ya que existe una relación muy estrecha entre la pobreza y la participación electoral, mecanismos de toda la clase política para mantenerse con pocas dificultades en el poder.

Precariedad y pobreza, ¿así estamos bien?

Amatlán de los Reyes se encuentra en el distrito XVI con cabecera en la ciudad de Córdoba, dicho distrito en las elecciones pasadas para diputados locales 2013 tuvo una participación del 55.58% es decir un alto grado de abstencionismo, del 44.42%. Sin embargo en las elecciones de ayuntamientos del mismo año la participación fue del 62.73%, un abstencionismo del 37.27%, no es casual entonces que la misma cantidad de participación electoral corresponda a casi la misma proporción de población en situación de pobreza -de acuerdo al INEGI 2010- que fue del 57.7%, de la misma manera que la población ocupada con ingreso por debajo de 2 salarios mínimos alcance al 58.9%, más de la mitad de la población amateca vive con apenas 140 pesos al día.

Según el CONEVAL en 2010, 25,109 individuos (57.7% del total de la población) se encontraban en situación pobreza, de los cuales 20,096 (46.2%) presentaban pobreza moderada y 5,014 (11.5%) estaban en pobreza extrema. El porcentaje de personas que reportó habitar en viviendas sin disponibilidad de servicios básicos fue de 49.6%, lo que significa que las condiciones de vivienda no son las adecuadas para 21,579 personas. Por otra parte, la carencia por acceso a la seguridad social afectó al 66.1% de la población, es decir 28,770 personas se encontraban bajo esta condición.

A pesar de que el abstencionismo va en aumento como forma de repudio popular a las instituciones, la clase política le interesa la pobreza pero no para erradicarla, sino como un instrumento de control social, político, y es tan relevante mantener la pobreza para toda la clase política que busca agudizarla para mantener a la población en la mendicidad y poder ofrecerle dádivas y migajas en apoyos sociales. La pobreza no sólo está ayudando al consenso electoral, a meternos en la lógica de “gobiernos malos” y “gobiernos buenos”, o en otros casos elegir al menos peor, mientras esto sucede las grandes corporaciones se adueñan de los territorios y de sus riquezas, desde luego respaldados por los gobiernos locales. El vínculo entre pobreza y elecciones no sólo se presenta en el municipio de Amatlán de los Reyes, basta mencionar la situación de los otros municipios afectados por la hidroeléctrica de El Naranjal,

400

Gobiernos locales sí sirven pero a los grandes capitales.

Los partidos políticos y el Estado en general sólo ha buscado dar un sentido social a la actual democracia, es decir, perfeccionar la simulación de instituciones eficientes con la asistencia social. Un problema latente en la región es la presencia el proyecto de la hidroeléctrica El Naranjal, que significa para los habitantes la apropiación y despojo de tierras no sólo en ese municipio sino también a sus alrededores. El caso reciente es la compra por parte de esta empresa Hidroeléctrica Naranjal SAPI de CV a habitantes de la localidad de Cacahuatal además de otras localidades.

Detrás de dicho proyecto de Hidroeléctrica está el empresario Guillermo González Guajardo, hijo de Claudio X González, éste último ha encabezado múltiples empresas, en su haber esta el ser miembro del Consejo Mexicano de Negocios (CMN), ha sido miembro de los consejos de administración de Grupo Carso, América Móvil, Alfa, General Electric, Unilever, Grupo México, Home Depot, Kellogg`s Company y JP Morgan Internacional, grupo Televisa, además de ser el principal administrador del la papelera Kimberly-Clark. No es casual que tanto en el Titulo de Permiso otorgado por la Comisión Reguladora de Energía emitida por el gobierno federal en 2013 [E/1021 /AUT/201 3] y la correspondiente Resolución Núm. RES/35412013 otorgue a Hidroeléctrica Naranjal 3, S. A. P. I. de C. V., los beneficios redondos.

En el documento en el apartado 3 de Condiciones se lee:

“La energía eléctrica que se genere deberá destinarse exclusivamente a la satisfacción de las necesidades de auto-abastecimiento de energía eléctrica de los socios de la Permisionaria de acuerdo con la siguiente distribución de demandas máximas de energía eléctrica.”

400

El argumento de que la hidroeléctrica es para el desarrollo de la región es una total mentira, en tanto busca la familia Guajardo no sólo imponer la hidroeléctrica sino también ser la principal beneficiaria de energía, incluso mediante la subsidiaria Crisoba que no tiene presencia en la región. De la misma manera se verán los intereses de Carlos Slim en la región ya que se invertirán 3 mil 500 millones de pesos en obra civil y 150 millones de dólares en obra hidroeléctrica por los próximos tres años, la construcción correrá a cargo del consorcio de Carlos Slim, Ingenieros Civiles y Asociados (ICA).

¿Participación ciudadana o las Asambleas Populares?

¿De quién depende que siga la opresión? De nosotros. ¿De quién de que se acabe? De nosotros también. Es un hecho que las actuales instituciones responden cada vez menos a las necesidades de las clases trabajadoras y populares, la violencia generalizada, la pobreza, salarios de hambre, la presencia de megaproyectos como la Hidroeléctrica no son todo el problema en sí, son tan sólo la consecuencia lógica de que la actual democracia no es la democracia del pueblo, sino de unos cuantos, por tanto, la alternativa no son ni los partidos electorales ni las urnas que sólo han sido la soga que nos hemos puesto elección tras elección. La alternativa es crear instancias verdaderamente populares, democráticas y realmente representativas, dichas formas son las Asambleas Populares y Consejos Populares municipales, que en algunas partes de México se están formando para buscar resolver los problemas de despojo y de explotación.