¿Tiempo de elecciones o tiempo de insumisiones?

Ángel Chávez, miembro del CC del PCM

200Ya son cuatro meses de intensa movilización política por los 43 normalistas desaparecidos en Iguala Guerrero y seguimos demandando su presentación con vida así como el castigo a los culpables que incluyen a Peña Nieto, Aguirre Rivero gobernador de Guerrero y los altos mandos el ejército. Pero estos personajes no son los únicos culpables, porque los acontecimientos de iguala no están desligados del panorama político y social del resto del país, son la gota que derramó el vaso, que se fue llenando con los golpes que nos propició el “Pacto por México” (reforma laboral, fiscal, energética, educativa, incremento del IVA), que fue acordado por el conjunto de los partidos que en este periodo de elecciones buscan las candidaturas de senadores, diputados, jefes delegacionales y municipales, etc.



Pero después de 4 meses de movilizaciones en que el nivel de contundencia ha ido creciendo, pasando de marchas pacíficas a bloqueos carreteros, confrontación con los granaderos, quema de edificios y automóviles, y la semana pasada en protestas ante los cuarteles militares; las cuestiones de política no quedan iguales, se abre un nuevo periodo en la lucha del pueblo trabajador y los partidos políticos han sufrido descrédito. El PRD encarnado en el exgobernador de Guerrero Aguirre Rivero y el gobernador municipal José Luis Abarca son culpables de la desaparición de los normalistas, y no menso se podría esperar de MORENA cuyos miembros tienen estrechos vínculos con miembros del PRD. El PRI con Enrique Peña es igual mente culpable de lo sucedido den Guerrero y además de la masacre te Tlatlaya; el PAN además de los miles de muertes que dejó su “guerra contra el narco”, junto con los otros partidos firmó el Pacto por México.

Hay quienes critican a los partidos políticos considerando que el problema fundamental es la corrupción, la el enriquecimiento ilícito o la personalidad de tal o cual político. Creen que con las personas correctas en el poder, nuestra situación mejorará; y es verdad, todos los partidos están inmiscuidos en la corrupción, los partidos más nuevos (Nueva alianza MORENA, Partido Humanista) no están exentos. Pero la verdad es que la problemática es más profunda, y no se resuelve llevando al poder a un buen hombre, pues seguiría existiendo la pobreza, la delincuencia, el crimen organizado, etc. porque el problema de fondo es que trabajamos más de 8 horas al día, cuando nuestro salario se genera en los primeros 20 minutos de trabajo. Es decir, todos los partidos político burgueses tienen en común estar al servicio de las grandes empresas monopólicas y buscan continuar con la explotación, nada más se diferencian en dar más o menos migajas a los trabajadores.

¿Entonces cuál es el camino correcto? El camino es de la insumisión. Es el camino del ejercicio del poder popular, es la alternativa organizativa que nos conviene como pueblo trabajador, y las actuales condiciones de protesta y efervescencia social demuestran que es posible ejercerlo pues las estructuras del gobierno están siendo sacudidas por la ofensiva popular, los maestros de Guerrero (CETEG) ponen el ejemplo, los de Oaxaca se han sumado a las protestas, el magisterio de Veracruz además de protestar por la reforma educativa y los 43 normalistas, ha apoyado Desde diciembre la huelga de los obreros de la fábrica de tubos TAMSA (de las más grandes en el país) en Veracruz; las comunidades de guerrero comienzan a gestionar asambleas populares, etc. es necesario organizarse y luchar, irnos preparando para ejercer el poder, adoptar las formas de lucha callejera, de toma de casetas. Y ante las posibles acusaciones de “radicales”, respondamos que radial es la situación que se vive en el país, 43 estudiantes desaparecidos, masacres por el Gobierno y el crimen organizado, múltiples presos políticos, 50 millones de pobres, salario mínimo de $70 y jornadas de trabajo de más de 8 horas.

El camino es la confrontación contra los partidos políticos pro patronales y al servicio de los monopolios, y lo demuestra la insumisión de los profesores de la CNTE que se niegan a aceptar la reforma educativa y continúan las movilizaciones, insumisión de las policías comunitarias que confrontan al crimen organizado y a los matones de las mineras; insumisión como en Oaxaca en el 2006 con la conformación de la APPO; insumisión de los obreros de TAMSA que se niegan a padecer los efectos de la reforma laboral; la insumisión de los estudiantes que salen de sus escuelas para protestar como en puebla, o para exigir mejores condiciones como los normalistas de Ayotzinapa,

En México crece la tendencia a la insumisión, la necesidad de una alternativa organizativa en pueblos, barrios y centros de trabajo; construyamos entonces el poder obrero y popular, no participando en la farsa electoral que es un primer nivel de confrontación a los monopolios, pues son sus sirvientes el PRI, PAN, PRD, MORENA, etc. los que gestionan el gobierno de explotación. La unidad de los trabajadores contra los monopolios es también el rechazo a la elecciones, debemos hacer de este tiempo de elecciones, el tiempo de insumisiones, en cada fábrica, en cada barrio y en cada escuela.