Rubén Jaramillo aun vive en los ideales que inspiran a los revolucionarios a luchar

El Comunista


Fotos de la caminata rumbo al cementerio de Tlalquitenango, Morelos donde yacen los restos de Rubén Jaramillo y al posterior mitin en el zócalo local para conmemorar el 49 aniversario de su asesinato.
Reproducimos aquí el documento presentado por la célula del PCM que lleva su nombre en honor a este gran revolucionario.



Han pasado 49 años desde el asesinato de Rubén Jaramillo a manos del Estado Burgués Mexicano con López Mateos a la cabeza, lo que nos hace recordar que no hay que confiar en la paz del gobierno. A pesar de su desaparición física, Jaramillo aun vive en los ideales que inspiran a los revolucionarios a luchar por la emancipación de la clase obrera y de sus aliados que son los campesinos pobres y sin tierras.

Rubén Jaramillo fue combatiente zapatista en el Ejército Libertador del Sur, fiel defensor de los ideales de la Revolución Mexicana de 1910 y del Plan de Ayala y militante del Partido Comunista Mexicano. Luchó por la tierra y los intereses de los obreros y los campesinos fundando el Ingenio Azucarero de Zacatepec que funcionaba como cooperativa dirigida por los mismos trabajadores. Intentó actuar dentro de la legalidad, sin embargo la traición y la represión del Estado lo orillaron a la clandestinidad y a la autodefensa armada.

El pueblo de Morelos a lo largo de su historia se ha organizado para hacer frente a las injusticias de sus opresores. Desde la resistencia indígena a la conquista, la guerra de independencia, las rebeliones campesinas, la Revolución Mexicana de 1910 y los movimientos obreros desarrollados entre los años 60 y 80. Hoy los opresores tienen otros nombres, pero son los mismos que defendieron la colonia española, al porfiriato, que traicionaron el zapatismo y que asesinaron a Jaramillo son los mismos que nos desangraron en las minas, que nos impusieron las tiendas de raya, que nos despojaron de la tierra y arrasaron con nuestros pueblos. Son los que ayer y hoy venden la patria. Son los que ayer y hoy con sus palabras prometen al pueblo y con sus hechos lo traiciona.

Con las reformas al artículo 27 constitucional y el TLC, nos enfrentamos al despojo de tierras y a la destrucción del ejido y las comunidades, por caciques locales y empresas trasnacionales. Los empresarios en su insaciable sed de ganancias destruyen la tierra, envenenan el agua y contaminan el aire. Los patrones oligarcas nos sobreexplotan, nos dejan sin derechos laborales, sin contrato, sin salud gratuita, sin pensión y sin futuro.

Por todo esto la lucha jaramillista por la tierra sigue vigente. Hace falta que las fábricas y los centros de producción pertenezcan a quienes las trabajan, la reapropiación de la tierra por los pueblos indígenas, campesinos y jornaleros sin tierra. Sólo de esta manera enterraremos para siempre el despojo, la explotación y la opresión y daremos paso a nuevas relaciones sociales más justas.

El Partido Comunista de México reivindica la lucha de Rubén Jaramillo y por ello una de nuestras células lleva su nombre, para que su memoria nunca muera.

Célula “Rubén Jaramillo” del Partido Comunista de México.