Saludo del PCM al Seminario Comunista Internacional

El Comunista

Delegados de 50 partidos comunistas y obreros se reunieron en Bruselas, Bélgica en torno al tema “El refuerzo de los partidos comunistas en la situación actual de agravación de la crisis sistémica del capitalismo” en la en vigésima edición del Seminario Comunista Internacional.
Reproducimos aquí el saludo enviado por el Partido Comunista de México.



Al Seminario Comunista Internacional
Bruselas

Queridos camaradas:

Agradecemos la invitación de los organizadores de esta importante iniciativa, los camaradas del Partido del Trabajo de Bélgica, para participar de esta nueva cita en el año 2011.

Rogamos transmitir un saludo a los participantes, a los partidos comunistas y obreros, así como otras organizaciones que se adhieren a los principios del marxismo-leninismo y a la lucha por el derrocamiento del capitalismo.

Queremos expresar brevemente algunas reflexiones sobre el importante tema que hoy convoca al Seminario Comunista Internacional “El refuerzo de los partidos comunistas en la situación actual de agravación de la crisis sistémica del capitalismo”.

En primer lugar es importante el análisis de la crisis del capitalismo. Lo esencial de los artículos del número 1 de la Revista Comunista Internacional es el enfoque que consideramos correcto, a saber: Esta crisis es el resultado de la contradicción fundamental del sistema: la producción social y la apropiación privada; es una crisis de sobreacumulación y de sobreproducción. Diferimos de los enfoques oportunistas que consideran que solo es asunto del “neoliberalismo” y que basta cambiar el rumbo de la gestión.

La crisis al verse en perspectiva y siguiendo su ciclo podría estabilizarse débilmente por un corto lapso, solo para posteriormente entrar una fase más profunda durante mayor tiempo. Este comportamiento de la crisis supone para la burguesía la necesidad de asegurar su acumulación mediante una mayor explotación. Esto lo observamos desde hace meses en todo el mundo mediante múltiples mecanismos a los que recurre la burguesía, abatimiento de los salarios, transferencia de fondos a los monopolios, supresión de prestaciones, una jornada laboral más extensa, etc. Ha sido la aplicación de estas medidas la que explica cómo pese a la crisis los monopolios han conseguido ganancias enormes en el mismo periodo y han fortalecido la concentración; mediante la adquisición a precios ventajosos de empresas en quiebra, y centralización, por ejemplo, mediante el número de importantes fusiones ocurridas recientemente.

Este es el marco de nuestra acción, la profunda crisis del capitalismo en la que se acentúa la intensidad del ataque a la clase obrera y sus derechos. Más la burguesía también se preocupa especialmente en periodo de crisis de acentuar su ataque ideológico-político, dota de un mayor apoyo financiero y político al sindicalismo amarillo, intenta chantajear e intimidar mediante leyes, a través de los media, o políticamente a las fuerzas que suponen un cuestionamiento serio a su dominación.

Que el factor subjetivo, especialmente el nivel de conciencia de clase del proletariado determina en gran medida las posibilidades de usar la crisis para la ruptura con el capitalismo lo demuestra el desigual grado de movilización alcanzado por la clase obrera en los distintos países. Destaca por ejemplo Grecia, donde el Partido Comunista ha impulsado al PAME desde hace más de 10 años.

De ahí que la cuestión para los comunistas es preparase, fortalecerse ideológicamente y crecer al mismo tiempo que un movimiento obrero clasista.

Nosotros como respuesta a esta situación estamos empeñados en el fortalecimiento del partido comunista y del movimiento obrero y sindical con orientación de clase. Esa orientación principal de la dirección de nuestro trabajo, emanada del IV Congreso debe ser plasmada en una Resolución de nuestro Comité Central. Nuestro mismo Plan de Trabajo esboza ese giro al movimiento obrero:

a) La realización de una Conferencia de los cuadros del partido que están en el movimiento obrero y sindical el pasado 30 de Abril.

b) Nuestra percepción es que en México el movimiento obrero y sindical se halla en punto cero. Brevemente podemos decir que hace décadas se sacrificó la independencia de clase de los sindicatos en nombre de la política esbozada por el Browderismo. Desde entonces ha pesado en la práctica del sindicalismo en nuestro país esas décadas de corporativismo. Esto ha llevado a un desencanto de la clase obrera que se refleja en una tasa de sindicalización dramáticamente baja y en declive. Esto no debe llevar a la conclusión anarquizante de la inutilidad del sindicalismo, por el contrario, un sindicalismo rojo, de base, clasista que abarque al conjunto de la clase obrera es necesario, por inmenso que parezca el trabajo es necesario empezar. Inclusive con la referencia internacional que significa el importante trabajo de la Federación Sindical Mundial y los acuerdos de su XVI Congreso.

c) Nos lleva a priorizar las células de centro de trabajo por encima de las territoriales y a la acción de estas últimas en tal dirección, lo que debe ser contemplado en los planes de trabajo de cada organización de base, Comité Regional y esta misma instancia central de dirección.

d) Ello por supuesto implica destinar un contingente importante de nuestros cuadros a ese frente.

e) Significa también que debemos asumir propuestas con audacia, pero base firme, para ir conformando un frente obrero y sindical clasista que agrupe a sindicalistas, corrientes sindicales, comités de trabajadores e inclusive sindicatos.

f) Significa que nuestra prensa debe tener ese sello.

g) Y también implica que estamos por mejorar la propia composición clasista del Partido.

No estamos por supuesto hablando de una tarea que pueda medirse en 6 meses o un año, estamos hablando de un trabajo de mediano plazo, cuyos frutos se verán en cuando menos un quinquenio, pero que debe evaluarse y medirse con regularidad.

Unas precisiones necesarias:

¿Significa que el Partido se encerrara en esa tarea, con actitud autista, sin relacionarse con otras luchas de naturaleza popular y social? No. Estaremos en cuanta lucha podamos abarcar, pero si estamos señalando nuestra prioridad, el trabajo permanente del principal destacamento de cuadros.

¿Significa que el Partido dejara en segundo lugar las tareas de su vida interna? No, porque son intrínsecas a tal tarea, más educación política, más abordaje de las cuestiones ideológicas, más propaganda y los materiales impresos como El Comunista, como vínculos insustituibles.

¿Significa que la articulación del movimiento obrero y sindical es a toda costa una necesidad aunque tengamos que levantar las banderas del economicismo? No. En primer lugar las esferas señaladas por el marxismo-leninismo de la acción del partido de la clase obrera son la lucha económica, política e ideológica, pero más aún, nuestra dirección es un movimiento obrero y sindical politizado en la perspectiva del derrocamiento del capitalismo con una clara relación dialéctica con el Partido Comunista de México, desarrollándose a la par.

Ya dados los elementos con los que los comunistas reconocemos que la crisis del capitalismo, no solamente en México sino en todo el mundo, no tiene solución que no sea la ruptura y la creación de un modo de producción más elevado (el socialismo-comunismo), consideramos que la juventud mexicana juega un papel importante dado que la mayoría del proletariado en la actualidad es de edad juvenil. Además es alarmante que los jóvenes no tengan una experiencia en la lucha contra sus explotadores, es decir que no sepan cómo responder a los golpes que el capital les proporciona día a día. En la actualidad sabemos que la juventud padece los embates de la crisis y aun más al no tener una herramienta (los sindicatos) que defiendan sus intereses de clase y luchen por mejores condiciones en el trabajo. Es necesario, que el PCM y la Liga de la Juventud Comunista se inmiscuyan en la problemática de la juventud trabajadora, y desde las bases se presente la formación de un sindicalismo de clase. En este sentido es que hemos estado impulsando un esfuerzo serio por reestructurar la Liga de la Juventud Comunista y que se dirija a un número importante de sus cuadros, sus fuerzas, su prensa y propaganda, en ese mismo sentido.

Es en esa dirección es que avanza nuestro trabajo.

Planteamos importante el refuerzo de la lucha antiimperialista contra las intervenciones militares de la OTAN y otros centros imperialistas, en Libia, Afganistán, Irak.

En el marco de la crisis los cambios en la correlación de fuerzas entre los diversos centros imperialistas, que llevan a reacomodos en el mercado y en la pirámide imperialista, adquieren un carácter especialmente peligroso. La competencia por mercados, especialmente de materia prima, se reflejan en el refuerzo de la exportación de capital a ciertas regiones a costa de otros centros imperialistas, en desavenencias diplomáticas, y en intervenciones militares.

Es decir que nuestra perspectiva antiimperialista no pueda concentrarse en un solo centro imperialista sino que debe prestar atención al comportamiento de todos ellos. En este sentido estamos siguiendo con mucha atención el desenvolvimiento de las intervenciones imperialistas de Francia, que ha demostrado una creciente agresividad. Podemos citar los lugares donde se desarrollan sus operaciones activas o recientemente activas en el extranjero, en la mayoría no solo se ha mantenido sino aumentado la presencia de sus soldados: Bosnia, Kosovo, Líbano, Afganistán, Golfo de Adén, Chad, República Centroafricana, Costa de Marfil, Golfo de Guinea, Haití, República Democrática del Congo, Sudán, Haití, Palestina, Etiopía, y Eritrea. Contando el apoyo aéreo para dichas operaciones se trata del despliegue de más de 11,500 hombres. Estamos preparando algunas acciones y movilizaciones.

Hacemos la propuesta de que este Seminario pueda pronunciarse por la libertad del periodista Joaquín Pérez Becerra.

Con saludos fraternales

¡Proletarios de todos los países, uníos!

Pável Blanco
Primer Secretario

Diego Torres
Secretario de Relaciones Internacionales