Una fábrica de cosméticos y explotación

Pamela, militante de la FJC
25.Ago.14 :: Juventud - Opinión

Trabajar en una fábrica es reconfortante, claro, uno no nace deseando trabajar desde adolecente en un lugar donde las posibilidades de superarse económicamente, profesionalmente y personalmente son nulas, pero una vez inmerso en el sonido de las líneas de producción, el olor a aceite quemado de las máquinas en operación y la inmensa cantidad de cajas listas para embarque, pude confirmar una vez más que es el trabajo más sincero. Muchas veces nosotros como obreros ni siquiera imaginamos todas las ganancias que producimos al patrón ese que no sabemos ni quien es pero al que le agrandamos el bolsillo con cada jornada de trabajo. Lo único que tenemos en mente cada inicio de jornada son las deudas que existen en casa, y ganar el sueldo mínimo con el que cubrimos meramente necesidades básicas, dejando de lado pensar en lujos y confort.



La última empresa donde trabajé es una maquila llamada Botanicals. S.A de C.V,ubicada en Parque La Luz, Cuautitlán Izcalli, estado de México, estoy seguro de que conoces sus productos: Shampoo Savilé, gel EGO, loción refrescante Body Coty, fragancias y jabón de baño BRUT, shampoo y cremas para peinar Sedal, shampoo de la marca Mennen, por recordar algunas marcas. Al principio pensé que por tratarse de marcas reconocidas nacionalmente, el lugar de trabajo seria “diferente” o mínimo con mejores prestaciones para sus obreros. Falsa ilusión.
Ninguna fábrica deja de pensar en sus intereses por arriba de sus empleados. Para empezar el salario es menor a lo que un padre de familia necesita para mantener a una familia promedio de 4 integrantes: 700 pesos a la semana, 100 pesos para gastar un día por semana y aun así, aceptando trabajar por esa miseria cada semana algún compañero se quejaba de las malas cuentas de Recursos Humanos: algún fallo en su sueldo, ni los pocos pesos que se supone deberían pagar te los dan completos.

El trabajo es monótono, después de tapar las botellas de los productos durante 9 horas sin descanso, te imaginarás las ampollas, raspones y moretones (pues el cierre es a presión) que brotan en las manos. Además del dolor que se hace insoportable al final del día, esto debido a que la empresa no proporciona equipo de seguridad ni material de trabajo, esto incluye herramientas tan necesarias para la salud y seguridad de los humildes trabajadores como son: guantes de trabajo, fajas, lentes, cubrebocas. etc. En una ocasión tuve que borrar códigos con acetona….lector, ¿Te imaginas un turno completo inhalando ese químico directamente a falta de cubrebocas o algún tipo de mascarilla? El dolor de estómago y las náuseas al finalizar fueron tales, que ese día tuve que ir al doctor, ¿Seguro Social? No, jamás me dieron de alta.

La demanda es clara: sueldos más altos y claros, seguro social, material y uniformes adecuados para que los trabajadores laboren en buenas condiciones.

Sé que mi relato te sonó conocido y esto es debido a que en todas las fábricas existen situaciones penosas para los obreros que deben ser reguladas pronto.