El destino del pequeño comerciante

Ernesto Vázquez, tomado de La Herramienta #2
15.Ago.14 :: Columnas


Pequeños industriales, pequeños comerciantes y rentistas, artesanos y campesinos, toda la escala inferior de las clases medias de otro tiempo, caen en las filas del proletariado; unos, porque sus pequeños capitales no les alcanzan para acometer grandes empresas industriales y sucumben en la competencia con los capitalistas más fuertes; otros, porque su habilidad profesional se ve depreciada ante los nuevos métodos de producción. De tal suerte, el proletariado se recluta entre todas las clases de la población”.
Marx y Engels. Manifiesto del Partido Comunista

En estos momentos en los que el sistema capitalista enfrenta su mas profunda crisis, los grandes empresarios y banqueros, quienes ven su representación en todos los partidos del parlamento, en las cámaras de diputados y senadores, comienzan a tomar medidas de toda índole, medidas que crisis tras crisis han venido ejerciendo con el miedo de perder el poder económico que ejercen sobre el pueblo trabajador de todos los países.



Estas medidas consisten en la preparación de las guerras que promueven los grandes capitalistas contra estados soberanos o bien contra otros estados capitalistas para jugarse el mercado, siguiéndole el paso de cambiar las leyes, o sea el estado de derecho de los países con quienes se alían para echar andar sin tapujos su maquina de explotación y extraer todas las ganancias que el pueblo trabajador produce. Para reforzar su poder y blindar sus riquezas se organizan con otros países en alianzas comerciales, lo cual culmina en que estas alianzas en verdad se convierten en alianzas militares, que a final de cuentas se encargan de mantener en orden los acuerdos comerciales, que se respaldan con las leyes de estado que solo obedecen a los intereses de los grandes empresarios y no del pueblo trabajador.

Producto de ello, desde 1994, han surgido medidas legales en contra de los pequeños comerciantes que durante muchísimos años han venido trabajando en este ramo con la esperanza de mejorar su calidad de vida, al verse sin una oportunidad de ejercer un trabajo que le garantice el sustento de la familia, o bien victimas del paro laboral que el capitalismo garantiza, pasando así a las filas del ejercito de reserva, de trabajadores desempleados.

El estado no garantiza para nada el sustento de sus trabajadores, algunos pequeños comerciantes ejercen ese oficio por ser victimas del paro laboral o bien por venir de una familia que en otro tiempo, y victima de las carencias sociales provocada por el estado capitalista, decidieron emprender como pequeños comerciantes. Las personas que se dedican a ello saben muy bien en las condiciones las cuales se vive, sin garantía de asegurar el sustento, sin una sola prestación, con jornadas largas de trabajo que superan las 12 horas, algunos a la intemperie y soportando las inclemencias del tiempo (que son variadas como calor, lluvia, frío, y en algunos lugares nieve) que ocasionan enfermedades que jamás se curan y atenderlas no son una garantía.

El pequeño comerciante, como la gran mayoría de la población, se ve obligado a sacar créditos en las cajas bancarias, las mismas que se benefician con un alto costo de interés, lo cual en varias de las ocasiones se convierten en deudas impagables. Otro de los ajustes de la legislación monopolista que afecta a este sector, es el pago electrónico que las empresas realizan a los trabajadores, a los cuales obligan a ejercer una forma de consumo, puesto que estas empresas tiene alianzas con las grandes corporaciones bancarias y los grandes supermercados, en donde a modo de cruzada, dan créditos a los usuarios de las tarjetas del pago electrónico, y así lo que el trabajador gana va a parar alas manos de los mismos monopolios que le emplean y le pagan, un gran negocio redondo.

No conforme con encontrase en un presente incierto, el pequeño comerciante hoy se encuentra cada día mas inmerso en el proceso de proletarización. Puesto que con la Reforma Hacendaria, este sector se ha visto directamente afectado, puesto que el aumento al pago de impuestos se hace cada vez mas impagable, no obstante el aumento del 16 % de IVA, a los pequeños comerciantes se le impone un nuevo régimen fiscal, con el cual el costo del impuesto va en aumento. Acompañado con los impuestos de los servicios que antes se podían disfrutar con un pago más considerable, como el servicio de abastecimiento de electricidad, agua, y otros servicios, se eleva cada día mas, y que con la Reforma Energética que ha llevado al encarecimiento de estos servicios, la vida se vuelve mas costosa.

Con estas medidas, este sector se vera obligado a pasarse a las filas de proletariado, volviendo, ahora, a ser victimas de la subcontratación (con trabajos de contratos temporales), de los bajos salarios, de jornadas laborales extensas, del paro laboral y sin derecho a organizarse, como lo marca la ley, como lo plantea la Reforma Laboral, ya que sin la aprobación de esta reforma las demás no tendrían sentido. Esta Reforma Laboral que cuando se planteo, y se “discutió” en el senado se impuso a costa del pueblo trabajador, y como los comerciantes no eran trabajadores, no salieron a protestar por ello, y que hoy sienten las consecuencias de este paquete de reformas.

Es por ello que planteamos a éste y a todos los sectores del pueblo trabajador que vayamos en contra el paquete de reformas estructurales, vayamos contra el capitalismo y la dictadura de los monopolios. Para ello el Frente de Izquierda Revolucionaria ofrece su trinchera, para agruparnos contra las medidas antipopulares del estado capitalista, y para iniciar con al construcción del poder obrero y popular.