Persecución y censura: El caso del periódico El Machete en los inicios del Maximato

Omar Cota, Secretario Político de la FJC
20.Jul.14 :: Biblioteca virtual

*Artículo publicado en El Machete

I.- Introducción:

El presente ensayo es el resultado de una investigación emprendida con el objetivo de conocer los motivos que llevaron a E. Portes Gil a emprender una campaña de persecución en contra del Partido Comunista de México (PCM), dando como resultado la censura del periódico El Machete (Órgano Central del Partido Comunista de México. Sección de la Internacional Comunista). Para abordar dicho cuestionamiento la investigación inicia con la crisis política originada por el magnicidio perpetrado contra el presidente electo Gral. Álvaro Obregón (17 de julio de 1928) hasta llegar al final de la gestión del presidente interino Emilio Portes Gil.

II.- Fundación y datos generales del periódico.

La historia del periódico El Machete se inicia a partir de la iniciativa tomada por el Sindicato de Obreros Técnicos, Pintores y Escultores. Esta agrupación estuvo conformada por José de Jesús Alfaro Siqueiros, Diego María Rivera, Xavier Guerrero, Fermín Revueltas, José Clemente Orozco, Ramón Alva Guadarrama, Germán Cueto y Carlos Mérida.



El proyecto de iniciar una publicación en la que se difundieran las ideas, proyectos y los posicionamientos de dicho sindicato se vio materializado en la publicación del primer número del periódico El Machete durante la primera quincena de marzo de 1924. Dicha publicación inicio con una periodicidad quincenal, teniendo como directores al Comité Ejecutivo del Sindicato: Xavier Guerrero, David Alfaro Siqueiros y Diego Rivera[1]. Cabe señalar que desde el primer número el periódico se brindó el espacio para publicar las declaraciones y posiciones del Partido Comunista de México (PCM).[2]

Para el periodo que abarca el presente ensayo tenemos que El Machete se reconoce como el Órgano Central del Partido Comunista de México, Sección de la Internacional Comunista. Referente a la relación del periódico con el PCM Martínez Verdugo señala: “…en mayo de 1925 [El Machete] se convierte en el órgano oficial del Partido Comunista. En la realidad, aunque no de forma expresa, lo había sido desde el primer número y con el consenso de sus redactores.”[3] Con la información vertida hasta aquí se puede comenzar a entender el fuerte vínculo establecido entre El Machete, las grandes figuras del muralismo mexicano y el PCM.[4]

Para la época que concierne al presente ensayo presento una breve descripción del periódico. En primer lugar su periodicidad se encuentra mensual, quincenal y decenal, su costo es de 5¢, y en el encabezado se encuentra la información correspondiente al año y fecha de publicación, número de ejemplar, lugar de edición, registro y al centro la imagen de una mano empuñando un machete donde aparece la consigna: Proletarios de todos los países uníos. El Machete. Periódico obrero y campesino.[5]

Para terminar este apartado hago referencia a la aparición del último número de El Machete. El periódico llegó a publicar 619 números. Atravesando por momento de auge pero también de duros golpes que lo colocaron en una situación de persecución y censura. Finalmente el último número de El Macheteapareció el día el 8 de enero de 1938 anunciando en ese mismo número la desaparición del mismo para dar paso a una nueva publicación que tendría por nombre La Voz de México.

III.- El magnicidio de Álvaro Obregón y el inicio del Maximato.

Transcurrida la segunda década del Siglo XX en México, múltiples y constantes referencias se han hecho de esta época caracterizándola como el despliegue y consolidación de la política emprendida por parte de la “familia sonorense”, a saber, el poder y la influencia ejercida por Adolfo de la Huerta, Álvaro Obregón y Plutarco Elías Calles.[6]

La década que transcurre de 1920 a 1930 está atravesada por varios sucesos de importancia que merecen ser mencionados para acercarnos con mayor precisión a los años que son cruciales para este trabajo. En primer lugar se puede apreciar una constante movilización política por parte del sector campesino y obrero, tal es el caso de la formación del Partido Nacional Agrarista: “Los campesinos armados que habían luchado durante la Revolución carecían de una organización política nacional, y un grupo de políticos cercanos a Obregón decidieron al concluir la década la constitución del PNA (13 de junio de 1920)”[7] Por otro lado tenemos la aparición en escena de la Confederación Regional Obrera de México (CROM), organismo creado en el mes de mayo de 1918 [8]. Estas dos organizaciones jugaron un importante papel en la década referida, dado que fueron las bases sociales sobre las que se erigieron los gobiernos de Álvaro Obregón y P. Elías Calles; durante la presidencia de éste último la CROM se vio altamente favorecida dado que sus dirigentes ocuparon cargos públicos:

Morones se desempeñó como jefe del Departamento de Establecimientos Fabriles de la Industria Militar, y Celestino Gasca como gobernador del Distrito Federal. Calles, que se desempeñó como Secretario de Gobernación de Obregón, comenzó ya en ese entonces a estimular el desarrollo de la CROM y a estrechar sus vínculos con la misma.

[9]
Tanto el PNA, como la CROM y el Partido Laborista Mexicano (PLM), contaban además con escaños al interior del Congreso. Finalmente estas organizaciones se perfilaron como oficialistas, es decir, servían de apoyo para efectuar maniobras políticas que fortalecieran la posición de A. Obregón y E. Calles según la circunstancia.

El cambio o sucesión presidencial de un gobierno a otro en la historia de México, se ha convertido en un tema de suma importancia por la generación de crisis y conflictos de los cuales han surgido dictaduras, levantamientos militares, derrocamientos, interinatos, etc., por lo menos desde la llegada del Gral. Porfirio Díaz al poder en 1876. Durante la década en la que nos encontramos, se coloca sobre la mesa las elecciones próximas a la Presidencia de la República para el periodo 1928-1932. Durante el gobierno de Elías Calles, la figura de Á. Obregón se encontraba fortalecida y con suficiente peso político en el congreso y en el ejército, el cual, estaba:

[…] ampliamente politizado desde su nacimiento en plena lucha revolucionaria, no iba a seguir a nadie más que no fuera el caudillo, o dicho en otros términos, nadie que no fuera caudillo podría gobernar el ejército y la Republica o integrar un nuevo organismo político en un país descuartizado por la guerra civil.

[10]

Ahora bien, para que pudiera efectuarse la reelección de Á. Obregón era necesario modificar los artículos 82 y 83 de la Constitución Política de 1917 referentes al tiempo y reelección del mandato presidencial. Finalmente después de meses de discusión en el Congreso por parte de las fracciones obregonistas y laboristas, el 27 de diciembre de 1926 fueron aprobados los cambios a los artículos antes referidos, dando como resultado que las puertas se abrieran para que Obregón regresara a la presidencia de la República [11]. De ahora en delante de lo único que debía preocuparse era de lograr un ambiente favorable para la contienda electoral de 1928.

Finalmente y al punto crucial al que deseo llegar, es al hecho que sucedió después de la victoria electoral obtenida por Á. Obregón, me refiero al hecho fatídico que puso fin a su vida el 17 de julio de 1928 en el restaurant de La Bombilla, donde fue asesinado a balazos por el fanático del catolicismo José de León Toral [12]. La crisis política que se desataría desde esa fecha en adelante provocaría importantes reacomodos políticos, traería consigo el último intento serio de rebelión del México posrevolucionario (me refiero a la rebelión escobarista) y daría inicio el periodo conocido como el Maximato, el cual, tendría como presidente interino al abogado tamaulipeco Emilio Portes Gil.[13]

Bajo este contexto el obregonismo se tornó sumamente exigente reclamando así al presidente Elías Calles que esclareciera el asesinato y tomara cartas en el asunto. Calles hizo una serie de maniobras para pacificar el clima político, la más importante de ellas fue una reunión con todos los generales con fuerza de mando el 5 de septiembre de 1928, exigiéndoles que ninguno de ellos presentase su candidatura a la presidencia de la República [14]. Finalmente el 1 de diciembre de 1928 Emilio Portes Gil inicio su periodo de interinato, mismo que duraría hasta el 5 de febrero de 1930. [15]

IV.- El Machete y los comunistas en el Maximato.

Una vez que Portes Gil se había instalado como presidente interino, era de suma importancia crear condiciones favorables para efectuar elecciones extraordinarias y poner fin lo antes posible a la crisis generada por el magnicidio de Álvaro Obregón, no obstante no fue así, ya que el 3 de marzo de 1929 irrumpió en el escenario nacional la rebelión escobarista la cual promulgó el Plan de Hermosillo “plagado de confusiones y vaguedades, retórico y torpe, era un simple lanzamiento contra Calles. Por supuesto que no se pretendía cambiar nada.”[16] Frente a esta situación el día 9 de marzo del mismo año en la primera plana de El Machete, el PCM publicaba un manifiesto firmado por el Comité Central Ejecutivo del PCM en el cual se destaca lo siguiente:

¡Compañeros obreros y campesinos de la República!

Si la reacción triunfa, triunfarán todos los enemigos de nuestra clase. Es necesario organizarse, es necesario organizar nuestra propia fuerza, es indispensable organizar nuestros propios contingentes para la lucha contra la reacción, debe marchar con los obreros y campesinos. Unidos los obreros y campesinos son la fuerza más grande y pobre del país.

[17]
De esta forma, el PCM tomaba cartas en el asunto poniendo en alerta a sus organizaciones filiales: La Liga Nacional Campesina (LNC), la Central Sindical Unitaria de México (CSUM) y el Bloque Obrero y Campesino Nacional (BOyCN) [18]. Si bien la rebelión escobarista fue rapidamente frustrada (para el mes de mayo había sido totalmente controlada), la participación de los comunistas fue importante para poner freno a la misma. Vale la pena aquí hacer un breve pero importante paréntesis para recordar que la Revolución Mexicana había provocado una gran conmoción social en México dando como resultado que la milicia, intelectuales y nuevos sectores de la sociedad que habían sido opacados durante la época porfiriana tomaran participación activa en las decisiones políticas del país, por tal motivo, no es de sorprendernos que en diversos estados de la República se emprendieran repartos agrarios, cambios de filiación política en los gobernadores (obregonistas, callistas, etc.), nuevas y distintas relaciones obrero-patronal, etc. Finalmente todo este escenario propició que en el sector rural se formaran Ligas Agrarias con fuerte influencia y dirección por parte de comunistas en Michoacán (con Primo Tapia a la cabeza), Veracruz (con Úrsulo Galván) y también en los estados de Jalisco, México, Puebla, Durango, Chihuahua y Oaxaca [19]. Cabe destacar que estos dirigentes agraristas estuvieron vinculados directamente a la lucha del comunismo internacional en la década de 1920. En el caso de Úrsulo Galván:

En octubre [1923] invitado por Moscú, fue nombrado como uno de los líderes de la Internacional Campesina [Krestinter] […] En 1925, fue desginado al frente de la Liga Anti-Imperialista […] Al siguiente año fue elegido secretario de la Liga Nacional Campesina (LNC) y presidente del Bloque Obrero y Campesino.
[20]

En el ámbito obrero y sindical el PCM impulsó la CSUM (organización sindical que hiciera contrapeso a la CROM y a la CGT las dos grandes sindicales obreras de la época). Finalmente El Machete sería el portavoz de todas y cada una de las incursiones del PCM y sus filiales en ciudades como Pachuca, Jalisco, Puebla, Chihuahua, Monterrey, Querétaro, Zacatecas, Michoacán, y Tamaulipas.

V.- La censura de El Machete.

La rebelión escobarista, la crítica del PCM a la figura de Calles y Portes Gil, la agitación política del mismo partido en los sindicatos, etc., fueron elementos que el gobierno de Portes Gil tomó en cuenta para efectuar una ola de represión a una oposición incómoda a su gobierno. Dicha escalada represiva se efectuó en pocos meses: En la manifestación del 1ero de mayo de 1929 se reprime y se detiene a más de una decena de dirigentes del PCM (entre ellos el entonces secretario general Rafael Carrillo), el 14 de mayo es fusilado en la ciudad de Durango José Guadalupe Rodríguez [21], el 27 de mayo es desaforado de la XXXIII Legislatura el diputado comunista Hernán Laborde [22], el 6 de Junio son claurusadas las oficinas del periódico y finalmente el 29 de agosto las mismas oficinas son saqueadas y el periódico es obligado a pasar a la clandestinidad.

El día 8 de junio El Machete hizo la siguiente aseveración:


La política contra-revolucionaria del gobierno es clara. La persecución desatada contra el partido comunista y contra su órgano EL MACHETE, tiene como fin, terminar con el único periódico de la clase trabajadora, para dejar a esta inerme.
[23]

Es importante señalar que El Machete se consideró en todo momento como el único portavoz de la clase obrera y los campesinos pobres, de tal forma antes, durante y después de que su local fuera atacado el periódico hacía enérgicos llamados para que la militancia del partido y todo aquel que leyera el periódico hiciera todo lo posible por difundirlo. El Machete era concebido como el agitador y el organizador de las masas, y el hecho de fuera clausurado lo colocó en alerta permanente:

¡“EL MACHETE” debe vivir a pesar de todos los complots y maniobras del gobierno y de los renegados!

¡Colectemos fondos para sostenernos! ¡Propaguémoslo! ¡No lo tiremos a la basura! ¡Cada “MACHETE” debe ser leído por cien compañeros!

¡Sostengámoslo!

[24]
Las reacciones que provocó la censura del periódico fueron pocas, por lo menos podemos constatar que dos periódicos dieron noticia de lo sucedido como cualquier otra nota periodística, con el detalle de señalar a los comunistas como radicales y fuera de la ley. El primero de ellos fue El Gráfico Ilustrado que en su página número 18 dio noticia de lo acontecido señalando lo siguiente:

Según hemos logrado saber, la anterior disposición [es decir de la claurusa] obedece a que se tenía conocimiento de que los elementos comunitas radicados en México y que formaban parte del partido citado, cuya finalidades eran políticas, venían desarrollando una labor perjudicial para la autoridades legalmente constituidas.

[25]

El segundo de ellos fue el diario del Partido Nacional Revolucionario (PNR), me refiero al diario El Nacional Revolucionario quien en su edición del viernes 7 de junio declaró:

Hasta momentos antes de cerrar nuestra edición, no habíamos podido investigar las causas que motivaron la clausura del mencionado periódico de los radicales, creyéndose muy fundamentalmente que dicho acto, realizado por las autoridades, se debía a la violenta campaña que se venía desatando desde sus columnas, saliéndose de los linderos marcados.

[26]

La investigación emprendida para encontrar los motivos legales o jurídicos que dieron pie a la censura del periódico son nulos [27], de tal maneraque el presedente de la persecusión desatada contra el PCM desde el mes de mayo de 1929 resulta ser el elemento explicativo por el cual el periódico fue victima de la censura ejercida desde el ejecutivo federal.

VI.- Consideraciones finales.

La censura que sufrió el órgano de prensa del PCM es un caso que nos sirve para amplificar el conocimiento de un momento importante en el periodo posrevolucionario mexicano, época marcada por una agitación social importante en la cual, estuvieron involucrados directamente los campesinos, los obreros y las organizaciones sociales que los aglutinaban.

El caso de El Machete resulta ser una muestra de que la censura de la prensa puede ser abierta o velada. En nuestro caso los rastros de dicha censura deben entenderse en una dimensión de reprimenda política emprendida por el gobierno de Portes Gil en contra del PCM y sus organizaciones filiales que utilizaban a El Machete como medio de propagación de sus planteamientos políticos que criticaban ferozmente la política del gobierno en turno.

Notas:
[1] “Hacia el gobierno obrero y campesino”, El Machete, primera quincena de marzo de 1924.
[2] Ibid., En la primera plana del periódico aparece una declaración del PCM fechada el 20 de febrero de 1924 en la que señala entre otras cosas que: “El Partido Comunista invita a los Partidos Agrarista y Laborista a formar con él un FRENTE ÚNICO DE TODO EL PROLETARIADO para lograr un gobierno de los campesinos y obreros”.
[3] Arnoldo MARTÍNEZ VERDUGO, Historia del comunismo en México, México, Ed. Grijalbo, 1983, Pp. 76.
[4] Los orígenes del Partido Comunista de México nos trasladan a la celebración del Congreso Socialista realizado entre agosto y septiembre de 1919 en la Ciudad de México. Para conocer los primero años de este partido político c.f., Daniela SPENSER, Rina ORTIZ PERALTA, La internacional comunista en México: Los primeros tropiezos. Documentos, 1919-1922, México, INEHRM, 2006, Daniel KERSFFELD, “Los orígenes del comunismo latinoamericano y antecedentes de la LADLA”, en Contra el imperio. Historia de la Liga Anti-Imperialista de las Américas, México, Siglo XXI Editores, 2012.
[5] Cano Andaluz, “El Machete”, 1997, pp. 159-160.
[6] Véase Barry CARR, El movimiento obrero y la política en México, 1910-1929, México, Ed. Era, 1981, Arnaldo CÓRDOBA, La ideología de la Revolución Mexicana. La formación del nuevo régimen, México, Ed. Era, 1973, Luis Javier GARRIDO, El partido de la revolución institucionalizada. La formación del nuevo estado en México (1928-1945), México, Siglo XXI Editores, 2005, entre otros.
[7] Luis JAVIER GARRIDO, El partido de la revolución institucionalizada. La formación del nuevo estado en México (1928-1945), México, Siglo XXI Editores, 2005, Pp. 45.
[8] Reyna, “Las organizaciones obreras en México”, 1976, Pp. 24.
[9] Tzvi, MEDIN, El minimato presidencial: Historia política del maximato 1928-1935, México, Ed. Era, 1982, Pp. 18.
[10] Arnaldo CÓRDOBA, La ideología de la Revolución Mexicana. La formación del nuevo régimen, México, Ed. Era, 1973, Pp. 263.
[11] Loyola, “De Huatabambo a la bombilla”, 1998, Pp. 24.
[12] Ibid., Pp. 88-89.
[13] Medin, El minimato, 1982, Pp. 32-33.
[14] Ibid., Pp. 36.
[15] Ibid., Pp. 43.
[16] Lorenzo MEYER, Historia de la Revolución Mexicana 1928-1934, t.12, México, Colegio de México, 1978, Pp. 71.
[17] “Manifiesto del Partido Comunista. A todos los obreros y campesinos de México”, El Machete, 9 de marzo de 1929.
[18] Las organizaciones antes citadas fueron los instrumentos políticos y organizativos que el PCM utilizó para hacer contrapeso a la política de Elías Calles, Luis N. Morones y demás personajes y organismos políticos que se subordinaban al oficialismo gubernamental. Para profundizar al respecto se puede dar seguimiento al periódico El Machete desde por lo menos el mes de mayo de 1926 (fecha en la que se funda la LNC). c.f., Irving REYNOSO, El agrarismo radical en México en la década de 1920, Úrsulo Galván, Primo Tapia y José Guadalupe Rodríguez (una biografía política), Investigación patrocinada por el Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México, 2009.
[19] Verdugo, Historia del comunismo, 1983, Pp. 78-79.
[20] Daniel KERSFFELD, “Los orígenes del comunismo latinoamericano y antecedentes de la LADLA”, en Contra el imperio. Historia de la Liga Anti-Imperialista de las Américas, México, Siglo XXI Editores, 2012, Pp. 299.
[21] Verdugo, Historia del comunismo, 1983, Pp. 110.
[22] Sesión de la XXXIII Legislatura en Periodo Extraordinario 25 de mayo de 1929, en Diario de los debates de la Cámara de Diputados, Diario Nº 2.
[23] “Se pretende acallarnos para dejar sin guía a la clase trabajadora y consumar la venta del país al imperialismo Yanqui. Manifiesto del Partido Comunista a los trabajadores de México.”, El Machete, 8 de junio de 1929.
[24] “Secuestro de El Machete”, El Machete, 29 de junio de 1929.
[25] “Fueron clausuradas las oficinas del P. Comunista”, El gráfico Ilustrado, 7 de junio de 1929.
[26] “Fue clausurado el órgano comunista”, El Nacional Revolucionario, 7 de junio de 1929.
[27] Pudiera pensarse que El Machete habría incurrido en una falta a la Ley Federal de Imprenta expedida desde el 12 de abril de 1917 por el Diario Oficial de la Federación, no obstante la información al respecto es nula.

Bibliografía:

Archivos.

HNM - Hemeroteca Nacional de México.

Hemerografía.

Diario de los debates de la Cámara de Diputados, México, Sesión de la XXXIII Legislatura en Periodo Extraordinario, 25 de mayo de 1929, Diario Nº 2.

CD-ROM, Partido Comunista de México, El Machete (1924-1938), México, 2010.

El gráfico Ilustrado, México D.F.

El Nacional Revolucionario, Dir. Vasilio Vadillo, México D.F.

Libros y artículos.

ANDALUZ CANO, Aurora, “El Machete”, Boletín del Instituto de Investigaciones Bibliográficas, nueva época, Vol. II, Núm. 1, primer semestre de 1997, Pp. 151-169.

CARR, Barry, El movimiento obrero y la política en México, 1910-1929, México, Ed. Era, 1981.

CÓRDOBA, Arnaldo, La ideología de la Revolución Mexicana. La formación del nuevo régimen, México, Ed. Era, 1973.

JAVIER GARRIDO, Luis, El partido de la revolución institucionalizada. La formación del nuevo estado en México (1928-1945), México, Siglo XXI Editores, 2005.

KERSFFELD, Daniel, “Los orígenes del comunismo latinoamericano y antecedentes de la LADLA”, en Contra el imperio. Historia de la Liga Anti-Imperialista de las Américas, México, Siglo XXI Editores, 2012.

MARTÍNEZ VERDUGO, Arnoldo, Historia del comunismo en México, México, Ed. Grijalbo, 1983.

MEDIN, Tzvi, El minimato presidencial: Historia política del maximato 1928-1935, México, Ed. Era, 1982.

MEYER, Lorenzo, Historia de la Revolución Mexicana 1928-1934, t.12, México, Colegio de México, 1978.

REYNA, José Luis, ZAPATA, Francisco, MIGUET FLEURY, Marcelo, GÓMEZ-TAGLE, Silvia [coords.], Tres estudios sobre la clase obrera en México, México, Colegio de México, 1976.

REYNOSO, Irving, El agrarismo radical en México en la década de 1920, Úrsulo Galván, Primo Tapia y José Guadalupe Rodríguez (una biografía política), Investigación patrocinada por el Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México, 2009.

SPENSER, Daniela, ORTIZ PERALTA Rina, La internacional comunista en México: Los primeros tropiezos. Documentos, 1919-1922, México, INEHRM, 2006.