En la fábrica. Salud y seguridad ocupacional bajo el capitalismo

29.Abr.14    Noticias nacionales
    ()

El pasado 7 de abril alrededor de las 4:00 pm. ocurrió un accidente en la fábrica denominada Coloidales Duche que cobró la vida de un obrero, y donde tres más resultaron gravemente heridos. Del primero se desconoce su nombre y los tres últimos responden a los nombres de Andrés Manjarrez de 40 años, Jorge Mejía de 31, y Blas Gonzales de 45 años.

Los hechos sucedieron cuando cuatro trabajadores realizaban labores de limpieza en el interior de un contenedor de resina en la fábrica coloidales DUCHE planta Toluca, ubicada en Av. Industria Automotriz, colonia Zona Industrial. Uno de ellos falleció en las mismas instalaciones y los tres restantes resultaron gravemente heridos siendo trasladados de emergencia a la clínica 220 del seguro social.


Coloidales Duche: empresa fundada en 1959 por inversionistas Mexicanos y Belgas empleando lo que en su momento era la más avanzada tecnología Europea, pronto se convirtió en el mayor fabricante de grenetina en México, a partir de cueros de cerdo o res, suministrando sus productos a diferentes empresas en el ramo de postres de gelatina (en polvo y agua) Confitera, Panificación y Farmacéutica, esta última para la elaboración de gelatina técnica y médica.

Bajo el capitalismo la salud y la seguridad ocupacional* en el trabajo dentro de las fábricas se circunscribe en la mayor parte de los casos al llenado de formas y documentos. En muy pocos lugares conduce a la formación de sus brigadas de emergencia con una vida únicamente formal dentro del marco de las instituciones (burguesas) externas regulatorias, con una ineficiente o sin ninguna preparación en cuanto a eventos de carácter emergente. Además de que estas están formadas en primer lugar para el salvaguardo de las instalaciones y maquinaria.

En cuanto a salud, el conocimiento de la salud de sus trabajadores por medio de chequeos internos por parte del médico interino, se realiza para conocer el nivel de deterioro en la salud de los trabajadores, para saber en qué momento estos resultan incosteables.

De manera interna la comisión de seguridad e higiene independientemente de su conformación de diferentes clases: obreros y patrones (según la normativa que se establece en la Ley Federal del Trabajo) resulta ser un aparato en beneficio de la mayor acumulación de capital, al priorizar el aumento de la producción y dejando en ultimo plano (esto si se tiene una vida practica por mínima que sea) los riesgos , las condiciones inseguras, la ergonomía en las máquinas y herramientas, la instalación de los mecanismos de emergencia en caso de un evento (como alarmas sísmicas, paros de emergencia, alarmas contra incendios, enfermedad repentina o accidente laboral), y una vida nula en la mayor parte de los casos para modificar las instalaciones o mantener una vida independiente como organización autónoma ya que estos antes que pertenecer a alguna de estas comisiones son obreros o trabajadores que al fin de cuentas están condicionados a la realización en primer lugar de su trabajo por el que fueron contratados, el trabajo que si reditúa ganancias para el patrón.

Los accidentes industriales en el capitalismo, sin dejar a un lado las acciones que los trabajadores realizan en la toma de decisión de tal o cual momento dado, no determina la responsabilidad o culpabilidad de este, sino la responsabilidad en primera instancia la tiene el sistema de la administración de la salud y la seguridad ocupacional de la empresa, cuyos representantes son el aparato de la patronal y de las instituciones regulatorias (gobierno) en su conjunto. Éstas tienen el conocimiento pleno de todas y cada una de las condiciones de las instalaciones, condiciones que reúnen en la mayor parte de las fábricas los factores de un posible incidente o accidente con diferentes consecuencias, convirtiéndose estos, en Asesinatos Industriales, por el hecho del pleno conocimiento que se tiene de estas condiciones, como lo es en el caso de Coloidales Duche. En esta, se conocía el factor de riesgo al que estaban expuestos los trabajadores, no se modificaron las instalaciones para reducir al mínimo la posibilidad de una eventual contingencia, no se cambiaron las formas y métodos en la producción, ya que este reducía tiempos y costos, y no se tenía la preparación adecuada para actuar ante la magnitud de tal evento.

¿Caso aislado? ¡No! Lamentablemente en la mayoría de los casos solo se hace público un evento de tal magnitud cuando resulta muerto un trabajador, pero no significa en lo más mínimo que accidentes en otras fábrica no existan. Con la implementación del sistema basado en «bonos y recompensas» el obrero se ve negado a la denuncia dentro de su fábrica y ante las instituciones de salud pública de cualquier incidente o accidente que le ocurra ya que está en juego su propio trabajo y el pago de un bono que es canjeado por “cero accidentes reportados” y “cero incapacidades”, convirtiéndose no solo en una responsabilidad individual sino colectiva ante sus demás compañeros ya que el hecho de reportarlo constituye la eliminación de dicho bono de manera colectiva. La sed de ganancia por parte de la burguesía no tiene límite y esta se subordina a la salud y seguridad de los obreros.

Hace falta pues crear organismos de Defensa Proletaria que sean vigilantes de las condiciones de trabajo de los obreros dentro de las fábricas.

¡Por la salud y la seguridad de los trabajadores industriales!

*conjunto de normas, métodos, acciones preventivas y correctivas que tienen como finalidad el cuidado de la salud, la seguridad y el salvaguardo de la integridad física del conjunto de los trabajadores que se encuentran en un lugar delimitado.