Posición del FIR ante la posible existencia de grupos de “autodefensa” en la Sierra de Zongolica

FIR Veracruz

200 En las últimas fechas se ha manejado en diversos medios informativos regionales y estatales, la posibilidad de que existan grupos de gente armada, denominados de “autodefensa” en la Sierra de Zongolica. Debido a que el Frente de Izquierda Revolucionaria tiene un trabajo organizativo de carácter popular e independiente en esa región, nos vemos en la necesidad de aclarar algunas afirmaciones que se han manejado sobre el tema, para lo cual contestaremos puntualmente el documento que detona esta situación; nos referimos al documento dirigido al gobernador de Veracruz Javier Duarte, por la organización Movimiento Indígena Liberal, Popular y Autónomo de Zongolica, A. C. (MILPAZ) firmado por su dirigente Román Vázquez González, el día 28 de enero del 2014 y en el que se hacen una serie de aseveraciones que llaman nuestra atención y nos ponen en alerta.

Partiremos ubicando de qué lado forma filas Román Vázquez dirigente de MILPAZ, quien no ha ocultado nunca su vínculo laboral y político con Mario Zepahua Valencia, cacique transportista de la Sierra de Zongolica, dueño del monopolio camionero AdelaS.



En el citado documento se refiere a la intervención de “grupos externos, opositores y extraños” a la sierra de Zongolica, cita de manera particular a un grupo de ambientalistas de la ciudad de Orizaba, pero también cita de manera general a grupos externos, a los que acusa de entorpecer su meta, y de los que afirma no los representan.

Solicita la intervención del gobernador para frenar la intromisión de estos grupos y le advierte que ellos están dispuestos al “enfrentamiento entre organizaciones” para que a través de la violencia puedan resolver sus conflictos.

Hace una apologética defensa de la Hidroeléctrica que se ha construido en la sierra de Zongolica, y que afecta a los municipios de Mixtla de Altamirano, Texhuacan y Zongolica. Más allá del debate sobre los supuestos beneficios que traerá a la sierra o las afectaciones del impacto ambiental que pueda causar, lo que llama la atención del documento citado es que más bien parece un documento redactado por Comexhidro, o por su matriz, Electricidad del Golfo, S. A. de C. V., dueños de la Hidroeléctrica.

Con el argumento de que los habitantes de la sierra pasan “por momentos críticos en cuanto a seguridad” advierte Román Vázquez que se están “preparando para hacerle frente a este tipo de problemáticas” y ponerle fin a esa situación de una vez por todas.

Hasta aquí el multicitado documento.

Ya en las declaraciones periodísticas afirma que los pobladores de la sierra de Zongolica han tomado la determinación de armarse y conformar grupos de autodefensa, como han hecho en otras partes del país.

Posición del Frente de Izquierda Revolucionaria:

Nosotros hemos afirmado que los llamados grupos de autodefensa, por la naturaleza de su origen, por los intereses que defienden y por su composición socioclasista, tienden a una rápida transformación en grupos paramilitares, que esa es una política contrainsurgente instrumentada desde el Estado mexicano por el ahora ex asesor de seguridad nacional, el colombiano Óscar Naranjo. Que existen diferencias fundamentales con las Policías Comunitarias que existen en Guerrero y Michoacán, verdaderas expresiones de organización popular independiente.

No negamos que en la Sierra de Zongolica hay un abandono institucional por parte de los tres niveles de gobierno, que ha generado un profundo rezago social desde hace décadas, por no decir siglos; que existe un reclamo de justicia social, que no existe la procuración de justicia, que los caciques siguen imponiendo su “ley de horca y cuchillo” y, desde luego imponen también a los diputados locales y federales y a las autoridades municipales que cumplen sus indicaciones al pie de la letra. Que la violencia del crimen organizado ha sentado sus reales y se ha institucionalizado en la sierra, de manera que la impunidad es el sello de los gobiernos en turno para la Sierra de Zongolica, esto mismo aplica para las policías municipales, estatal y federal, e incluye al propio ejército, cuyas violaciones a los derechos humanos están de sobra documentadas y cuyo botón de muestra es el caso de la señora Ernestina Ascencio.

De manera que el clamor de justicia no lo pueden empuñar sólo unas cuantas personas armadas, los grupos de autodefensa; el clamor de justicia popular sólo puede recaer en una autoridad popular, las policías comunitarias. ¡Ese es el punto!

Las policías comunitarias en Guerrero se han opuesto no sólo al crimen organizado, al que han logrado erradicar de la Región de la Montaña, sino fundamentalmente a la rapacidad de los monopolios canadienses de la minería, que pretenden desbastar sus tierras. La policía comunitaria de Cherán, en Michoacán, no sólo ha enfrentado al crimen organizado, sino que ha combatido contra los monopolios madereros que arrasaban sus montes impunemente; o la policía comunitaria de Ostula, que no sólo ha desterrado el crimen organizado, sino que se ha enfrentado a los monopolios hoteleros y recuperado kilómetros de playas de sus tierras comunales.

Lo que dejan entrever las declaraciones de Román Vázquez, es algo muy distinto, según nuestro punto de vista, pues él y su organización MILPAZ se autoproclaman los verdaderos representantes de todos los habitantes de la Sierra de Zongolica y descalifica a todas las demás organizaciones llamándolas “externas” y con ese título expresa sus opiniones; aunque, por cierto, en estos días se han escuchado muchas opiniones contrarias a lo que afirma Román Vázquez, de diversas organizaciones que trabajan en la Sierra de Zongolica, esperemos que no las considere extrañas, opositoras y externas; por otra parte, en caso de que efectivamente en la sierra de Zongolica existan, o llegasen a existir más adelante, grupos de “autodefensas”, según los intereses que representa y defiende MILPAZ, quien se ha convertido ya desde ahora en su vocero, estos grupos defenderán los intereses de los monopolios, los intereses de Mario Zapahua Valencia y los AdelaS y, de Electricidad del Golfo, S. A. de C. V.; y no nos extrañaría que sean los propios monopolios los que proporcionarán las armas a los pobladores o de plano traerán grupos de pistoleros para cuidar sus intereses, y como bien lo señalaba un medio de comunicación, serían más que grupos de “autodefensa”, verdaderas guardias blancas.

Pero también advertimos que de existir, o llegar a existir más adelante esos grupos de “autodefensa” podrán cumplir las amenazas que Román Vázquez hace en su documento dirigido al gobernador, pues es de sobra sabido que en la Sierra de Zongolica hay mucha gente que se opone a los proyectos monopólicos que ven ahí la oportunidad del saqueo de materias primas. O de muchas organizaciones ambientalistas que se oponen a las represas que empresas transnacionales como Odebrecht pretenden construir en el estado de Veracruz. Y que también hay muchas organizaciones sociales independientes que están enfrentando en este momento al monopolio camionero de Mario Zepahua, por citar un ejemplo, por los aumentos desproporcionados de los pasajes, es el caso del Frente de Izquierda Revolucionaria. Contra estas organizaciones actuarían dichos grupos de “autodefensa” porque según Román Vázquez somos “grupos externos, opositores y extraños” en la Sierra de Zongolica. Porque nada dice en su documento de que esas “autodefensas” se enfrentarán al crimen organizado que agrede a los habitantes de la sierra, que esas “autodefensas” se enfrentarán a los monopolios que pretenden sustraer las riquezas naturales para convertirlas en materias primas afectando los ecosistemas y la vida cotidiana de la gente serrana y, nada dice de que esas “autodefensas” se opondrán a las arbitrariedades de las autoridades municipales, estatales y federales que siguen viendo en la sierra y sus habitantes un botín trianual o sexenal, o que dichas “autodefensas” pondrán un alto a los desmanes que causan las policías y el ejército.

Llama también la atención la manera desfachatadamente impune con la que se mueve Román Vázquez, ¿será que se siente protegido por alguna autoridad?

El Frente de Izquierda Revolucionaria no se opone a la voluntad popular, antes bien, nos sometemos a ella; de manera que si las comunidades indígenas de la Sierra de Zongolica, decidieran en algún momento, de acuerdo a sus usos y costumbres, en una Asamblea Comunitaria, elegir una autoridad comunitaria o popular y depositar en ésta el mando de una policía comunitaria, nosotros acataríamos la decisión mayoritaria de la Asamblea y nos pondríamos a su disposición o saldríamos de la sierra si esa fuera su petición. Mientras eso no ocurra, seguiremos trabajando para organizar de manera independiente a todos los habitantes que quieran seguir sumándose a las filas de nuestra organización para la defensa de sus derechos y sus intereses.

Atentamente

Pasar de la resistencia a la ofensiva revolucionaria

Orizaba, Ver., a 7 de febrero de 2014.

Por el Frente de Izquierda Revolucionaria:

Isidro Tehuintle Pacheco, Organización Indígena Nahuatl de la Sierra de Zongolica
Gaudencio Brito Flores, Frente de Acción revolucionaria
Silverio Sánchez Morales, Partido Comunista de México
Marco Dávila Juárez, Consejo Político Nacional del FIR