La formación ideológica y la política de ruptura del PCM

Omar Cota, miembro del Buró Político del PCM
02.Feb.14 :: Juventud - Opinión

Como es del conocimiento para los amigos y simpatizantes del Partido Comunista de México, nuestra organización comunista cumplió el último 20 de noviembre 19 años de lucha por la reorganización del referente político y organizativo de la clase obrera en México: El Partido Comunista.

Durante estos años, una de las labores que han emprendido los militantes de nuestro Partido se ha enfocado en construir y fortalecerla confianza en la comprensión y estudio de la ideología marxista-leninista. A partir de esta labor ideológica, el Partido se ha afianzado en la teoría y ha venido elaborando una correcta línea política, la cual, día con día confirma su veracidad en el momento de ponerla en práctica. Los diferentes movimientos que hemos hecho en el terreno de la táctica, han logrado que podamos ajustar aún más nuestras maniobras, mismas que nos acercan cada día más a cumplir nuestro objetivo estratégico: la toma del poder.



Para explicar el paso que inicia con la comprensión y estudio del marxismo-leninismo hasta lograr la elaboraciónde una correcta línea política, el presente artículo se aboca en exponer la importancia que tiene para nosotros la formación política e ideológica. Para este objetivo expondré algunas experiencias que hemos adquirido durante los últimos años, las cuales, nos han hecho que reafirmemos nuestra disposición a seguir fortaleciendo nuestra cohesión ideológica y política, y así diversificar nuestra política para que todos y cada uno de nuestros militantes contribuyamosa una rápida reorganización del Partido Comunista de México.

Como todo Partido Comunista que se plantea seriamente la toma del poder y la destrucción de las relaciones de dominación y explotación ejercidas por el sistema capitalista, afirmamos que para demoler el actual orden se hace necesario conocer a profundidad la manera en la que surge y se desarrolla históricamente el modo de producción capitalista; al mismo tiempo, nos preocupamos por estudiar permanentementelos nuevos reacomodos de las potencias y centros imperialistas en el presenteSiglo XXI para tener un análisis actualizado de la situación internacional.

El estudio que realiza la militancia del PCM está basado en un Programa se Seminarios, en donde se abordan los temas de materialismo histórico, materialismo dialéctico y economía política.En este punto es necesario aclarar que en los últimos años la diversificación de nuestra política entre la clase obrera y el frente de masas han creado las condiciones para que nos veamos en la imperiosa necesidad de implementar sesiones de estudio y escuelas regionales, de tal forma que las particularidades del trabajo político en diversas entidades del país sean generalizadas y se produzcan así orientaciones para el conjunto de la militancia que despliega un mismo tipo de trabajo.

Ya en otros artículos, declaraciones y resoluciones nuestro Partido ha dejado en claro nuestra posición respecto a variados temas tales como el carácter de la actual crisis capitalista, lasrecientes reforma laboral y educativa, nuestra plena oposición al Pacto por México, etc. Todo este material que puede ser consultado en nuestros sitios en internet y medios impresos (Periódico, Revistas, etc.), son resultado de nuestro estudio del actual periodo en el que se encuentra la lucha de clases en el mundo, en América Latina y nuestro país.

De lo anterior se puede deducir que los comunistas consideramos a la ideología y la política, como dos elementos que se fusionany dan paso al fortalecimiento de unode los pilares del Partido Comunista. Señalamos que a diferencia de los colectivos, organizacioneso movimientos, el Partido Comunista concebido como la organización de vanguardia que aglutina a los mejores elementos del proletariado acepta ser cobijado por la ideología del marxismo-leninismo. De lo anterior se deriva que corresponde a cada Partido Comunista elaborar su política en el terreno de la táctica y la estrategia.

Como ya lo señalaba en los primeros párrafos de este artículo, el PCM parte de la premisa que dicta que para derribar el capitalismo es necesario conocer sus propias entrañas y analizar los procesos políticos y económicos que la realidad produce; de esta forma corresponde a los organismos y comisiones del Partido derivar un accionar político dirigido por líneas de intervención. De esta última afirmación se deriva que la política del Partido se diversifica más no se diluye. Permítase aquí un breve paréntesis. El Partido tiene la responsabilidad de darle seguimiento a una práctica emprendida en determinado conflicto de la lucha de clases, de manera que la flexibilidad y el pulso de la acción persistan, la vigilancia y dedicación a un frente de lucha es fundamental para combatir cualquier agente externo que desee quebrantarel trabajo político con alguna práctica reformista u oportunista.

La teoría y la política son elementos que están presentes en cada conflicto generado en la disputa de intereses de clase. La manera de incursionar y resolver una contradicción conlleva una acción política y detrás de ella la defensa velada o no de los intereses de clase. Lamilitancia del PCM se afirma como elementos en plena disposición de la defensa de los intereses del proletariado, la formación ideológica que otorga el Partido a sus militantes son orientaciones esenciales que lo pone a disposición de un trabajo político determinado.

Dentro de nuestra organización se cultiva la acción política cotidiana más no el activismo. Ésta práctica es antagónica al trabajo militante, está comprobado que el activismo no llega a ningún puerto, si acaso cultiva la confusión entre las masas y en el mejor de los casos ofrece salidas inmediatistas derivadas de su corta visión de los hechos.

En los últimos años hemos sido testigos de un resurgimiento del oportunismo a una escala internacional mayor, de manera que es necesario estar más alerta de losdaños que puede provocar el oportunismo. Históricamente los comunistas hemos contribuido a que la clase obrera y los sectores populares sepan identificar los diferentes matices en los que se escabullen los oportunistas. La formación ideológica otorga al militante una visión amplia que se incrementa con los años de experiencia política que adquiere el Partido, de tal forma que la improvisación se aminora y la sagacidad de la organización va en aumento.

En el terreno del debate y la discusión política del movimiento popular que se encuentra en nuestro país, existen diferentes posicionamientos políticos. Cada organización o movimiento establece parámetros para ejercer su actividad, no obstante, pocos rebasan el inmediatismo que les impone por ejemplo una lucha gremial. Aunque podemos encontrar elementos que señalan la necesidad de buscar cambios radicales al actual sistema, son pocas las organizaciones que pueden superar esta situación.

Algunos de los factores que se colocan en contra de las organizaciones antes referidas son los siguientes: las organizaciones actúan bajo lógicas regionalistas,se sufren deficiencias organizativas que en algunos casos provocan unapermanente suspensiónde actividades, carecende una sólida unidad ideológica lo que finalmente los orilla a tener prácticas propias del movimientismo que los lleva a desgastar sus fuerzas.Aclaro que no todas las organizaciones están des-ideologizadas, cometería una falta si afirmo eso de manera tajante. Reconocemos la existencia de organizaciones que al interior de sus órganos de dirección existen compañeros con una rica e importante experiencia política que solo los años pueden otorgar, no obstante, estos casos generalmente tienen un problema: el descuido de formar política e ideológicamente a los nuevos miembros que en un futuro tendrán que dirigir la organización. Esta práctica termina por llevar a depender la toma de decisiones a un reducido grupo, lo cual es una práctica que desde nuestro punto de vista no cultiva una dirección colectiva.

Frente a este panorama el PCM se posiciona con una actitud distinta. En primer lugar la política que llevamos a cabo está dirigida a minar el poder de los monopolios y los diferentes instrumentos que el gobierno diseña para ejercer su dominación de clase. Nuestras fuerzas están en permanente construcción en miras de cambiar la actual correlación de fuerzas, la preparación de nuestra militancia está encaminada a que cada militante se convierta en un cuadro político que incida y dirija desde cualquier trinchera cualquier problema que se presente. El PCM está convencido que la formación ideológica y la adquisición de experiencia política es indispensable para todos y cada uno de nuestros militantes. Estos dos elementos son el alimento cotidiano de cada militante, en justa medida son el baluarte que templa la claridad y la certeza que caracterizan a un comunista.