Autodefensas: entre la contrainsurgencia y la defensa popular

21.Ene.14    Noticias nacionales - Opinión
    ()

Los sucesos registrados en las últimas semanas en Michoacán con las llamadas autodefensas, han generado una gran confusión entre la población mexicana, propio de los escenarios de guerra irregular en donde no existe frente y cualquier lugar puede ser el campo de batalla. Sin embargo, la información no verificada que fluye constantemente entre los monopolios de la comunicación genera mayor dificultad de entender el fenómeno. Hubiera y ha sido incorrecto reaccionar con una valoración inmediata pero desinformada, sin recabar la mayor cantidad de datos, contrastar las notas, llenar con investigación las lagunas, y analizar el comportamiento de las fuerzas en pugna a la luz de un marco teórico científico para derivar de ahí una toma de posición. Ahora podemos expresar lo que pensamos.

Las autodefensas de Michoacán se encuentran entre el paramilitarismo y la defensa popular, contradicción que nace de la propia diferencia socioclasista entre los actuales dirigentes de las autodefensa y el grueso de la población que se defiende. La diferencia entre lo que es y lo que al mismo tiempo puede ser nace de la diferencia entre la defensa de la tranquilidad de las capas burguesas y la defensa de la tranquilidad de las capas proletarias y populares, la tranquilidad de las personas involucra la tranquilidad de sus intereses. Exigir que el fenómeno completo se le defina y encajone en estos momentos es negar alguno de los aspectos que son innegables. La dialéctica nos permite abordarlo y desmenuzar el fenomeno de esta manera, la ciencia conoce muchos fenómenos donde conviven durante algún tiempo tendencias complétamente opuestas, tales como el famoso Gato de Schrödinger y la superposición en una función de onda de dos estados opuestos. Pasemos de lo innegable a lo que está por negarse en la vida real, ¿En que pueden terminar las autodefensas?


Debemos cuestionar el por qué los monopolios de comunicación han dado una especial cobertura a todos estos hechos registrados en las últimas semanas tomando en cuenta que la llamada “crisis de gobernabilidad” en el estado de Michoacán, la cual tiene sus antecedentes con la pasada administración calderonista; y por otro lado, cuando en otros estados del país, el tema del surgimiento de policías comunitarias y autodefensas, la prensa tiene como línea editorial la censura.

Por otro lado, se habla de legalizar a las autodefensas y de que estas puedan trabajar de manera coordinada con el Estado, quien las ha llamado a integrarse a las corporaciones policíacas reconocidas constitucionalmente. Curiósamente al contrario de lo que ocurrió con la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias Policía Comunitaria (CRAC-PC), que tardaron años sin ser reconocidas. Por el contrario, las llamadas autodefensas de Michoacán en menos de un año tienen una interlocución directa con el gobierno federal.

Desde el nacimiento de las policías comunitarias en Guerrero hace más de 15 años, el Estado y las fuerzas castrenses han pretendido corromperlas con el fin de utilizarlas como grupos paramilitares de choque contra la subversión.

¿Por qué el gobierno mexicano encarcela a dirigentes de las policías comunitarias como Nestora Salgado; mientras promueve las autodefensas de los terratenientes como Manuel Mireles con el supuesto argumento de enfrentar al narco? Las llamadas autodefensas en en el estado de Michoacán han generado controversia y confusión desde que un grupo de grandes productores de limón, aguacate, tomate, etc., tomaron las armas en contra de las extorsiones de los grupos del narcotráfico.

Saira Rodríguez Salgado, hija de Nestora Salgado García, coordinadora de la Crac en Olinalá, presa en el penal federal de Tepic desde agosto del año pasado ha denunciado que a su mamá la tienen “peor que a un delincuente, sin agua limpia para beber, encerrada con la luz encendida las 24 horas, sin distinguir si es de noche o de día, sin acceso a las medicinas que necesita”. Como sabemos José Manuel Mireles Valverde, líder del grupo de autodefensa del municipio de Tepalcatepec y uno de los coordinadores del Consejo Ciudadano de Autodefensas y Comunitarios de Michoacán, obtiene protección del gobierno federal y, quien después de sufrir un atentado fue trasladado en avioneta federal para atención médica en uno de los mejores centros hospitalarios del país, aunado a esto recibirá protección para su rehabilitación.

Pero debemos recordar cómo surgió el paramilitarismo en Colombia, entre otros factores con el apoyo del gobierno colombiano y estadounidense con el supuesto argumento de luchar contra las extorsiones de la insurgencia colombiana, lo que trajo consigo los hechos más horrendos desde la barbarie nazi de la Segunda Guerra Mundial. Y sí, el hoy asesor de seguridad de Enrique Peña Nieto, Óscar Naranjo sabe mucho sobre paramilitarismo, no está de más recordar sus vínculos con los paras y con el narcotráfico como es el caso de su hermano Juan David Naranjo Trujillo aprehendido por la policía alemana en abril de 2006, acusado de estar involucrado en una red de narcotraficantes en Europa.

No olvidemos lo que señala el Manual de Contrainsurgencia 3-24 de EE.UU., “en contrainsurgencia el lado que aprende y se adapta más rápidamente –el que tiene mejor organización para aprender- usualmente gana.” En ese sentido no debemos subestimar al Estado mexicano que a pesar de sus deficiencias, sabe que una manera de controlar los brotes de destacamentos armados populares, es mediante el mismo método. Si hasta ahora las tesis esenciales contrainsurgentes siguen vigentes, es porque han sido efectivas.

En algunos ensayos del escritor Carlos Montemayor sobre el estudio de documentos de los servicios de inteligencia del Estado, había dado cuenta de que en México después del surgimiento del EZLN, la Sedena implementó un “plan de maniobra estratégica para mantener la paz social en el país”, el cual en uno de sus párrafos describe lo siguiente:

“el plan de asesoramiento describe actividades del ejército en el adiestramiento y apoyo de las fuerzas de autodefensa y otras organizaciones paramilitares, lo cual puede ser el principio de fundamental de la movilización para las operaciones militares y de desarrollo. Incluye, además, el asesoramiento y ayuda que presta a otras dependencias del gobierno y a funcionarios gubernamentales locales, municipales, estatales y federales. En caso de no existir fuerzas de autodefensa civil, es necesario crearlas”.

Otro de los elementos fundamentales en los planes contrainsurgentes es la población, a quien busca ganar sus mentes y corazones mediante programas sociales, haciendo los participes de proyectos e incluso apoyando sus proyectos “autogestivos”.

Aunque el paramilitarismo es un fenómeno social complejo, es un hecho que impera en nuestro país, algo que por sus vínculos con el Estado, éste jamás reconocerá porque forma parte de una estrategia contrainsurgente para mantener el orden burgués a base de la confusión y el terror hacia la población para reducir su capacidad de lucha.

Aunque en las llamadas autodefensas de Michoacán existe gente del “pueblo”, la cuestión radica en quién y hacia dónde se dirige la inconformidad de la población. Es claro que la dirección de productores agrarios no podía atraer a su causa una “tropa” extraida de capas como jornaleros, pequeños productores en minifundio, campesinos, trabajadores, comerciantes pobres, etc., sin abordar aún de manera superficial demandas populares. Más la gente tiene armas en sus manos, no es tan sencillo que acate órdenes como la de desarmarse, o la de colaborar hombro a hombro con el ejército que defiende a la clase que toda ella es su verdugo. El capitalismo se halla bajo una crisis grave que somete a violentas presiones todas las fuerzas, y la manipulación de capas populares se les puede salir muy facilmente de las manos. De ahí la explicación de que por un lado la dirigencia acepte un día realizar patrullajes y retenes sin armas y la población embosque de manera espontánea al ejército para no dejar que le arrebaten sus armas.

Si se les deja en sus manos, si se les respalda sin distincción, el elemento determinante, las capas burguesas que lo dirigen, que tienen un poder económico que los coloca a la cabeza del movimiento, terminarán por convertir tal movimiento en un instrumento contrainsurgente, auxiliar al ejército no solo en su función de preservar la integridad y la vida de esta burguesía -que no les ha resuelto el propio estado burgués- sino también en su función de preservar los intereses, la explotación y este sistema cáduco mediante el aplastamiento de cualquier insurgencia.

Aquí no se cuestiona el uso legítimo de la autodefensa armada, simplemente se advierte que el Estado mexicano sabe que una de las maneras de contener los levantamientos armados populares en el país, es mediante el mismo método, es decir, creando o cooptando los brotes de espontáneos y organizados de la autodefensa.

Se trata de clarificar lo siguiente:

No solo basta que gente campesina y obrera tome las armas en sus manos, sino que tomen al mismo tiempo la dirección política de tal movimiento. Eso definirá hacia que lado apuntará el final de los cañones en la aplastante mayoría de los casos. Contra el Poder de los monopolios o contra la insurgencia popular.

La moneda está en el aire, por si sola caerá del lado de la contrainsurgencia. Pero su base permite modificar tal desenlace. Los pueblos de Michoacán involucrados tienen múltiples lazos y vasos comunicantes con el movimiento popular, y no están sordos a las posiciones y al sentimiento de solidaridad que han despertado.

La moneda está en al aire, y aunque está cargada el viento sopla a nuestro favor. Se trata de que suficientes organizaciones que tengan la posibilidad de interactuar con el movimiento distingan entre la dirección de las Autodefensas y la base, que la comunicación que llegue a esta última la llame a tomar la dirección del movimiento, a que rechacen toda pretensión de que se les use en el futuro contra las fuerzas del pueblo, a que rechacen la cadena con la que el Estado pretende unirla a su defensa en el inminente levantamiento, a que unan la demanda de seguridad a la totalidad de las demandas que son cruciales para los trabajadores, campesinos y las capas populares. Hay que luchar porque no se borre lo que se pretende borrar con esta cobertura y manipulación mediática, hay que redoblar la solidaridad con Nestora, las guardias comunitarias que lo mismo en Guerrero, que en la Huasteca, en Oaxaca o Veracruz no solo empuñan las armas contra el narco sino contra los monopolios petroleros, energéticos, mineros, etc., que utilizan a su favor a los paramilitares.

La moneda está en el aire y depende de qué orientación se le dé a las autodefensas: orientación contrainsurgente para reprimir a la población y mantener el régimen de los monopolios mediante el terror, o por el contrario, darle una orientación liberadora para en un proyecto nacional anticapitalista de poder obrero y popular que resuelva de raíz el tema de justicia y protección de la riqueza de los territorios.