Decisiones de la Conferencia Partidaria Nacional sobre: “El trabajo del Partido en el movimiento obrero y sindical”. KKE.

El Comunista

Marco para la acción conjunta para la alianza social de la clase obrera con los campesinos pobres y los trabajadores autónomos.
La Conferencia Nacional se llevó a cabo el 6-7 de Marzo del 2010 de acuerdo con las decisiones del 18º Congreso, con el objetivo principal de definir la necesidad, el contenido, la dirección, y los prerrequisitos necesarios para el reagrupamiento del movimiento sindical clasista. Para especificar los deberes correspondientes y los ajustes necesarios en los órganos dirigentes del partido, las organizaciones de base y los grupos partidarios involucrados en la acción de masas, en combinación con las medidas organizacionales necesarias que conciernan a la movilización y concentración de fuerzas sobre los principales ejes, con el objetivo principal de fortalecer la influencia y el poder del partido y el movimiento clasista en todos los sectores básicos de la producción y de los servicios, con el enfoque principal puesto en los centros de trabajo.



A. REAGRUPAMIENTO DEL MOVIMIENTO SINDICAL CLASISTA Y LOS DEBERES BÁSICOS DEL PARTIDO

1.
La Conferencia Nacional enfatizó que el deber urgente y oportuno de reagrupar a los trabajadores y el movimiento popular surgió de los acontecimientos mismos. En esencia, puede expresarse de la siguiente manera: Elevar el nivel de conciencia, de asociación y de lucha de la clase obrera al nivel de las demandas contemporáneas de la lucha de clases que tiene en su centro la necesidad y la posibilidad del socialismo-comunismo, la única respuesta práctica a la crisis económica capitalista, a la explotación y la represión, a la barbarie imperialista. (18º Congreso).

Esta lucha demanda que el Partido y el polo clasista del movimiento sindical están en la necesidad de tomar posiciones militantes contra la agresiva estrategia del capital y su Estado contra la clase obrera y su movimiento para lograr dinámicamente la satisfacción de las necesidades básicas y contemporáneas de los trabajadores, con lucha de masas que combinen la defensiva y la ofensiva, llevando a un conflicto con los intereses de los monopolios y su poder, con un cambio en la correlación de fuerzas a un nivel social y político, con un plan para y con la perspectiva del poder popular.

Una línea de lucha que está en concordancia con las Decisiones del 18º Congreso que acentúa: “Hoy, es aún más esencial e imprescindible para el punto de vista de ganar terreno que la lucha alrededor de elevar problemas, la lucha contra las repercusiones de la crisis, la lucha contra nuevas medidas anti obreras y anti populares debe convertirse en una lucha contra el poder de los monopolios y sus uniones imperialistas”.

La reestructuración capitalista y la crisis económica infligieron un gran daño a las conquistas obreras, causando trastornos que llevaron a amplias masas obreras y populares a condiciones de permanente pobreza total. Los jóvenes, las mujeres, las personas de bajos ingresos, peones no especializados han sido los más duramente golpeados, mientras la expropiación a grandes secciones de los trabajadores autónomos y campesinos con pequeñas parcelas de tierra se acelera. La situación empeorará aún más con la reforma administrativa nuevamente promovida por el gobierno con el nombre de “Kallikratis” que apunta a la adaptación de los cuerpos regionales y locales del estado burgués a las necesidades contemporáneas del capital. El programa que el gobierno de PASOK presenta para enfrentar la crisis sin duda tendrá mayores y más profundas consecuencias en las condiciones de vida, derechos, y libertades del pueblo, y de un saqueo más grande y más profundo de las clases obreras, las fuentes productoras de riqueza del país. El desempleo, el trabajo temporal y flexible, la pobreza, llegarán a ser rasgos permanentes y alcanzarán niveles aún más elevados. Todas las contradicciones se agudizarán, ante todo, la contradicción capital-trabajo. La fase de recuperación lleva a una nueva concentración de capital, al aumento en el grado de explotación, a la desigualdad y a la aceleración de la reestructuración a un nivel regional e internacional. Por un lado, la etapa de recuperación cuando y conforme aparezca, no mejorará la posición de la clase obrera y de secciones específicas de las capas medias. Por otro lado, llevará a una nueva crisis.
Como nuestro Partido ha demostrado, no hay salida favorable a los pueblos para la crisis económica capitalista mientras que no se traten las causas que la ocasionan.

La crisis económica capitalista es al mismo tiempo un período de adquisición de experiencia política y energía revolucionaria conforme las limitaciones históricas del modo de producción capitalista son expuestas, revelando su carácter profundamente reaccionario, peligroso y parasitario.

Para la clase obrera y las amplias masa populares y principalmente para el futuro de sus hijos ha llegado a ser un asunto de vida o muerte el comprender la necesidad de luchar por el derrocamiento del poder de los monopolios, de otro camino de desarrollo que tenga en su centro las necesidades contemporáneas e integrales de la clase obrera, de las masas populares, que inclusive promueva el desarrollo económico.

La implementación de nuevas, medidas antiobreras y antipopulares que el gobierno de PASOK hace aceptar en el nombre de la crisis y el déficit, bajo la bandera de una nueva, más justa administración y de la distribución de los ingresos nacionales, de un “nuevo” modelo de desarrollo por ejemplo traerá a la superficie para las masas, reacciones militantes y agitación política así como nuevas dificultades. La lucha de clases se agudizará. Las movilizaciones de trabajadores alrededor de los programas STAGE en el Sector Público, alrededor de contratos de trabajo, y principalmente las movilizaciones de huelga durante este período con el PAME en la vanguardia proporcionan pruebas de estas afirmaciones. El PASOK sin duda hará todo lo que pueda para golpear y socavar aún más el movimiento. Se renueva como vehículo de un peligroso anti-comunismo. Especialmente con el apoyo de sus fuerzas en el movimiento de masas (GSEE, ADEDY, etc.) y su compra por parte de la UE, procurará entrampar a los obreros y a las fuerzas populares con nuevos engaños reformistas sobre el “diálogo social” y sus deliberaciones y teorías socialdemócratas con respecto a los ajustes y la humanización del sistema capitalista. Debe reforzarse el frente contra el reformismo.

Todas estas razones hacen del reagrupamiento del movimiento obrero-popular una necesidad urgente para alcanzar el nivel necesario de enfrentamiento ideológico y político con la línea central de la lucha siendo: Desarrollo para el pueblo y no para los monopolios.

2.

La esencia del reagrupamiento es la preparación de la organización de la clase obrera y sus aliados para una confrontación decisiva con los monopolios, para el derrocamiento del poder. En otras palabras, el deber de mejorar el nivel de la lucha sindical que predomina entre la clase obrera. Es nuestro propio plan para superar el círculo vicioso de la crisis económica capitalista, la eliminación de las causas que la generan. Por esta razón, los deberes y condiciones para su promoción son elevados.

La primera y más básica condición que debe cumplirse para el reagrupamiento es: El mejoramiento de la habilidad del Partido y el movimiento clasista para enlazarse con las amplias masas obreras y populares, para contribuir en la participación de las nuevas masas obreras, mujeres, jóvenes, en la lucha organizada. Organizar su acción, sus alianzas y al mismo tiempo trabajar a un nivel más profundo para que ellos comprendan la necesidad de la lucha por el poder. Para que la lucha del movimiento obrero se eslabone más directa y cercanamente con la cuestión del poder. Una lucha por el cambio de clase en el poder y no por un cambio de partidos. Expresa la disposición del Partido para responder, bajo cualquier condición, a nuevas demandas que surgen de luchas nuevas, más complejas, más duras. Constituye así mismo una condición para la construcción de una alianza popular, esto es, el Frente Democrático Anti-imperialista, Anti-monopolio (FDAA) y la lucha por el poder popular.

Una segunda condición consiste en organizar masivamente el movimiento sindical y cambiar la correlación de fuerzas al interior de sus filas, donde el dominio y la influencia de las fuerzas reformistas, oportunistas, es poderosa. Esto demanda un esfuerzo sistemático, una agudización de la lucha para desfondar y derrotar estas concepciones, una acción consistente para incrementar la influencia del Partido entre las filas del movimiento obrero y sindical y el fortalecimiento del polo clasista.

Una tercera condición es lidiar con los retrasos en la adaptación de la estructura del movimiento sindical con los cambios que se llevan a cabo en el marco de la producción.

Una cuarta condición
es la superación de los retrasos en la construcción de poderosas organizaciones de masas del Partido y una KNE (Juventud Comunista) en los grandes centros productivos, en ramas y zonas industriales, que han sido causados en primer lugar por insuficiencias ideológicas y políticas, pero que también se relacionan con vacíos en las políticas organizacionales en la asignación de fuerzas, cuadros, miembros y organizaciones de base partidarias.

Una quinta condición es la línea completamente desarrollada sobre la movilización de fuerzas y acción conjunta de la clase obrera con los trabajadores autónomos, los pequeños propietarios y campesinos.

Una sexta condición consiste en el reforzamiento del carácter internacionalista de la lucha de la clase obrera y su movimiento.
Sin embargo, existen dificultades objetivas y bajo ninguna condición deben subestimarse: La vergonzosa condición que existe en el movimiento sindical con la responsabilidad de la transigida mayoría, las consecuencias del trastorno en las relaciones de trabajo, el desempleo, la estrategia unificada de los monopolios bajo condiciones de una retirada general del movimiento, el efecto duradero de la victoria de la contrarrevolución, la situación en el movimiento obrero en Europa y más general a nivel mundial, la discordia política a largo plazo y el soborno de importantes secciones de la clase obrera. La reestructuración del capitalista, especialmente en las relaciones de trabajo, causó nuevas dificultades para el movimiento sindical y para las luchas de la clase obrera, agudizó aún más la falta de correspondencia entre la estructura del movimiento sindical en relación con los cambios entre ramas y sectores de la economía que han ocurrido. Ha reforzado la tendencia hacia la concentración de la clase obrera sin, por otro lado, afectar gravemente su relativamente bajo grado de concentración sindical. El bajo grado de asociación sindical y la inclusión en las filas de la clase obrera de nuevas fuerzas generalmente bajo relaciones flexibles de trabajo, creó una nueva situación compleja.

Este hecho, en combinación con la constitución de y una adherencia intensificada a líderes sindicales reformista y oportunistas en la estrategia del capital y la UE, demanda cambios y adaptaciones más rápidas del lado del polo clasista en el movimiento sindical.
La formación de una serie de sindicatos de rama es ante todo, un paso muy positivo. Hace mucho por combatir el localismo mas no es suficiente si su actividad no es parte de una política antimonopolio uniforme por rama, por área y no emprenden una batalla resuelta con los liderazgos traidores y pactistas. Sin esto, pueden fácilmente enfocarse sólo en batallas locales, parciales, seccionales o llegar a ser inactivos.

La capacidad de la vanguardia para predecir, estudiar y confrontar la conciencia de clase y la firmeza frente a las maquinaciones del enemigo de clase a todos los niveles, debe valorarse especialmente donde trabaja, vive y se concentra la clase obrera. La experiencia del Partido es rica e instructiva lo cual revela que bajo condiciones adversas, las dificultades y correlaciones negativas pueden ser vencidas o los requisitos previos pueden ser creados para su reversión conforme progresan las cosas.

3.

La Conferencia juzga que el factor subjetivo básico que inhibe promover la estrategia y la táctica del Partido tiene que ver con la separación de la lucha económica de la lucha política. Esto es verdad en nuestra acción diaria como Partido en su totalidad, y en el movimiento, en la combinación con la participación reducida de todas las fuerzas en la lucha o la dificultad de incluir más fuerzas así como integrar las fuerzas de reserva que existen.

El problema se expresa prácticamente en la visión o la práctica de que la agudización de los problemas económicos es un factor que forma o puede formar conciencia de clase política. Que la lucha alrededor de los problemas económicos elevados por sí mismo crea automáticamente las condiciones para la experiencia política y los requisitos previos para la mejora continua y constante en la posición de la clase obrera y el desarrollo de su movimiento. Que la intensidad de las luchas económicas y el combate contra las políticas gubernamentales existentes llevan automáticamente a elevar la conciencia política y la lucha política.

Los problemas económicos, más generalmente los problemas con respecto a las condiciones de vida y trabajo para la clase obrera constituyen definitivamente las bases de sus luchas y su movilización y esta lucha debe llevarse a cabo incesantemente a el nivel de rama y en cada compañía, y debe basarse en el conocimiento más exacto de las condiciones que existen en cada lugar de trabajo específico. Aún cuando esta lucha se agudiza, incluso si toma las formas más elevadas posibles, esto no lleva automáticamente a la conciencia de clase.

La lucha de la clase obrera siempre será limitada y sin perspectivas a menos que se lleve a cabo de una manera que combine todas las formas de lucha – ideológica, política, económica; que la lucha se someta a la concentración y la preparación de la clase obrera para la victoria a nivel del poder estatal, para la abolición del poder de los monopolios y la explotación de hombre por hombre.
Es imprescindible trabajo ideológico y político más profundo para exponer los mecanismos de la explotación y especialmente las condiciones para su abolición. La lucha de la clase obrera por sueldos, por condiciones de trabajo, por la seguridad social y otros derechos, etc., es una lucha que concierne a los términos para la negociación de la venta de su fuerza de trabajo. No hay duda de que es una lucha necesaria y debe llevarse a cabo incesantemente, mas siempre será restringida pues trata con un sólo lado de las relaciones capitalistas, la estrategia económica y política del capital y del estado. Es una lucha para la protección de la clase obrera contra la manía explotadora de los patrones. Es una escuela para comprender que significa la explotación y cómo se hace aparente.
La posición de la clase obrera no cambiará por mucho que logre victorias. Puede mejorar en cierto nivel sus condiciones de vida temporalmente pero no cambia en lo más mínimo sus relaciones productivas que son las de explotación, dependencia del capital, una relación de esclavitud a sueldo. La ley de la concentración estatal del capital excluye cualquier disminución del grado de explotación del trabajo que amenace la concentración del capital social; el patrón siempre se mantiene como patrón. Bajo las condiciones de hoy donde el imperialismo internacional en Europa y Grecia ha agotado todas las posibilidades que tuvo con respecto a concesiones como en el periodo que siguió a la Segunda Guerra Mundial o en los primeros años después de 1974 en Grecia, bajo condiciones donde todas las conquistas básicas de la clase obrera son anuladas una tras otra la posición de la clase obrera en su totalidad continuará empeorando siempre que no sea claro que la esencia y el objetivo de la lucha de clases es la abolición de las relaciones capitalistas, siempre que los engaños que reclaman que es posible lograr una mejor gestión del capitalismo, satisfacer las necesidades básicas y que haya soluciones fundamentales directas bajo el capitalismo no sean destruidos.

La batalla elevada contra las ideas reformistas y oportunistas que son reajustadas constantemente y su bancarrota final es una de las condiciones básicas para la conciencia de clase, mientras los engaños de soluciones parlamentarias son sólo una expresión de estos conceptos. Cuando, por ejemplo, nosotros hablamos de la politización de la lucha debe quedar claro cuál es el contenido que le damos. No concierne simplemente a la pura oposición y la expresión de descontento hacia el gobierno del partido burgués en turno o cooperación gubernamental dentro de la armazón de la gestión burguesa. La politización, la lucha política, debe contribuir a la realización de una solución para el problema básico que es el problema del poder estatal. Derrocamiento del poder estatal es y debe ser el objetivo y el centro de la lucha de clases, independientemente si existe un acuerdo más profundo en cuanto a lo que significa la revolución socialista o cuándo y cómo será llevada a cabo.

Además, debe comprenderse que las necesidades contemporáneas de la clase obrera no dependen sólo del nivel del salario o sueldo. La realización de que una parte inseparable de la lucha es la especialización de nuestras políticas sobre mujeres, juventud, parejas de jóvenes, las necesidades de las familias, han sido retrasadas injustificadamente. Se han tomado pasos, pero no son coherentes y no han movilizado amplias secciones de la clase obrera, las amplias masas de las mujeres y la juventud.

La actividad basada sólo en experiencia y esfuerzos inconexos, por militantes y persistentes que sean, por los cuerpos dirigentes de las organizaciones de base del Partido, no es suficiente para vencer los vacíos que han sido detectados.

La relación dialéctica entre economía y política demanda trabajo teórico sistemático y progresivo para enriquecer nuestro frente ideológico-político con ejemplos y evaluaciones vivas y contemporáneas, así como con hechos adquiridos de observar al enemigo de clase y cómo defiende sus posiciones, cómo maniobra, cómo influye en la psicología popular. Muchas veces nosotros hablamos o trabajamos sin tener en cuenta este factor, esto es, cómo el adversario trabaja y a menudo nuestra propaganda parece prefabricada. La relación entre economía y política debe constituir hoy la base del trabajo ideológico en el Partido y alrededor de ello, algo que contribuye, entre otras cosas, a la comprensión más profunda de las conclusiones sobre la construcción socialista.

4.

La actividad del Partido como vanguardia de la clase obrera no es la misma que la actividad sindical, ni es simplemente un asunto de apoyar los sindicatos. Su principal misión es la preparación política y organizativa de las fuerzas de la clase obrera para la conquista del poder. Esta misión es asegurada sólo por trabajo ideológico continuo ante todo dentro de las filas del Partido, para reforzar su papel preciso dentro de las filas de la clase obrera. Unir y educar a la clase obrera alrededor de esta perspectiva. La asociación de la clase obrera dentro de los sindicatos expresa hasta cierto punto este progreso. El indicador más seguro es el aumento en la fuerza organizativa del Partido, y de la KNE, la adopción de las ideas del socialismo-comunismo. El aumento en la fuerza del Partido, la movilización alrededor de ello, dentro de las organizaciones de base, de nuevas fuerzas de la clase obrera y su movilización planificada son los factores más decisivos para poner las masas populares y obreras en movimiento para que puedan ganar conciencia de sus intereses de clase. Cumplir concienzudamente este deber puede ayudar al Partido a promover su rol de liderazgo en los sindicatos, cambiar su orientación, su carácter masivo, la manera en la que funcionan y toman las decisiones, con respeto por supuesto a su independencia.

B. DESARROLLOS CONTEMPORANEOS EN LA ESTRUCTURA DE LA ECONOMÍA GRIEGA Y LA NECESIDAD DE ADAPTACIONES RAPIDAS EN LA ESTRUCTURA Y FUNCIONAMIENTO DEL MOVIMIENTO SINDICAL

Organizaciones basadas en rama de las ocupaciones

En la economía como un todo, hay 2.922.114 empleados asalariados y la población económicamente activa es de 4.531.914. Se ha registrado un aumento constante del trabajo asalariado.

Las ramas del comercio, la Construcción, el Transporte, la Energía, y del registro financiero registran un aumento en el empleo, mientras hay una tendencia hacia la merma en la Manufactura y una reducción más grande y uniforme en la Agricultura – Ganadería. La tendencia representada por el trabajo asalariado es básicamente el mismo en esas ramas, a excepción del sector agrícola.

Un aumento importante se presenta en la rama de actividades técnicas científicas (es firmas jurídicas y de contabilidad, oficinas de estudios técnicos, compañías/institutos que hacen investigación aplicada) que proporcionan de manera independiente servicios administrativos y directivos en diferentes ramas de la industria y el comercio. Hoy esta rama concentra un número importante de graduados de universidad que trabajan por salarios bajos, en posiciones ejecutivas con formas flexibles de trabajo e intensa movilidad.

Basados en las estadísticas actuales para la distribución del empleo las ramas más masivas son aquellas del Comercio, la Manufactura (en su totalidad), la Construcción, la Educación, el Turismo, los Servicios Científicos, y la Salud-Bienestar.
Se hallan en descenso las ramas de la Manufactura, Industria Textil y del vestido, Ropa, Piel, las industrias madereras. Se observa por contraste un aumento dinámico en las industrias de los Alimento y la Bebida, los Productos Farmacéuticos, las Refinerías de petróleo.

Estos desarrollos específicos afectan la falta de homogeneidad en el corazón de la clase obrera.

Una diferencia importante en el promedio los ingresos anuales entre las ramas del área superior (Refinerías, Energía Eléctrica, Transporte Marítimo) y el área inferior (Comercio de Venta al por menor, la Construcción, el tratamiento de desechos, la Ropa-Piel).

Además, una diferencia importante se registró en los reportes oficiales de salarios más bajos y más altos mensuales en la Energía
Eléctrica, en el Turismo y en ramas de la Manufactura.

Sobre la organización de las fuerzas y el plan de acción

La priorización de la organización de las fuerzas debe corresponder con los criterios de la mayor concentración de la clase obrera (tanto en ramas como en compañías grandes – los grupos monopólicos en los sectores estratégicos importantes de la actividad económica, en ramas dinámicas con rápido desarrollo, así como en ramas que tienen un desarrollo débil y donde se espera una rápida agudización de la lucha de clases. Nosotros también debemos tener en cuenta las relaciones laborales y las condiciones que existen en cada rama.

La planificación debe enfocarse a nivel de rama, utilizando tanto como sea posible los aspectos territoriales-geográficos (por ejemplo zonas de valor industrial donde muchas ramas coexisten) como los de empresa (por ejemplo una alta concentración de la clase obrera en unidades de producción grandes, cadenas comerciales, etc.).

En combinación con lo expuesto más arriba, al mismo tiempo debemos emprender un estudio de la situación en los sindicatos por rama de tal manera que podamos determinar los cambios y las adaptaciones necesarias en la organización y estructura sindical y la construcción partidaria con mayor certeza.

Además, debemos planear mejor la construcción partidaria y la organización de fuerzas basados en las compañías que existen por rama.

Es un deber del Partido hacer un estudio de la composición de la clase obrera en Grecia y dar seguimiento sistemático a los cambios que suceden.

C. PLAN DE ACCIÓN

1.

Un deber básico es que en el centro de la lucha se encuentre el otro camino de desarrollo, la lucha contra los monopolios, por el poder popular.

Tener al frente la lucha política por la realización de la necesidad de otro camino de desarrollo que contenga la totalidad de las necesidades contemporáneas de la clase obrera y los estratos populares y de los requisitos previos para su realización ha llegado a ser una prioridad para la actividad de las fuerzas comunistas, entre la clase obrera en sus lugares de trabajo y vecindarios, en escuelas y universidades, y se refleja en la politización del movimiento sindical de clase. La lucha contra los monopolios y contra el imperialismo y su dominación, y no sólo una lucha contra este o aquel jefe, de una unión u otra, para un problema u otro, pasa a un primer plano en la lucha; la lucha por el socialismo.

Así, estamos entrando a una fase más alta de organización y reclutamiento militantemente de las fuerzas comunistas y los jóvenes comunistas, los partidarios y los amigos del Partido, con la clave siendo la proyección y la popularización de la idea básica del poder y la economía popular entre las filas de la clase obrera y también extensamente entre el pueblo en sus lugares de trabajo y en sus lugares de residenciales. Nosotros no estamos pensando en transmitir esta idea simplemente como una consigna, sino como una revelación sistemática de lo que un desarrollo centralmente planificado de la economía con los medios concentrados de la producción socializada podría ser. Como un contraataque ideológico determinado donde los obreros - empleados y más ampliamente los trabajadores comprenderán la diferencia radical, las posibilidades que existen con la elección de otro camino del desarrollo que choca con los monopolios y las alianzas imperialistas. Afilamos la lucha ideológica a cada nivel. Ponemos en el centro de discusión y la lucha el objetivo de la economía popular. El desarrollo para el pueblo y no para los monopolios.

Un desarrollo proporcional planificado de la producción basado en las capacidades domésticas, de manera que, en menos tiempo, con menos trabajo humano activo, y al mismo tiempo con la plena utilización de la fuerza de trabajo para producir más productos, de mejor calidad con las condiciones equivalentes para su distribución para que el nivel más alto de satisfacción de las necesidades humanas, materiales y culturales puedan ser garantizados. Perfeccionamiento de la producción y los servicios basado en la más alta tecnología, con el desarrollo continuo de la investigación y su aplicación en la producción. La eliminación de toda clase de desigualdad regional, desarrollo desproporcionado en las ramas y los diferentes sectores de la economía. Combatir contra y aniquilando cualquier forma de desempleo, abierto o disfrazado, el cuidado para personas con necesidades especiales, la inclusión de todos los que puedan ofrecer algo al trabajo social. La protección de inmigrantes que viven en nuestro país.

En el centro de la economía popular, esto es, del socialismo se halla un nivel alto de especialización de la educación y el trabajo, un alto nivel en la salud y el desarrollo cultural, un aumento en el tiempo libre o es decir, tiempo no usado en trabajar; la protección al medio social y natural, la liberación y la igualdad de las mujeres. Colocar los requisitos previos para que ningún joven sea forzado a trabajar antes de que complete su educación obligatoria de 12 años, ni después del período de 12 años en escuelas públicas para la especialización del trabajo ni en la universidad. Antes de que terminen la escuela, o la instrucción técnica, o la universidad, cada joven hombre y mujer sabrá que encontrará trabajo, que habrá ganado el derecho a ser empleado.

La fuerza de choque o la artillería pesada es y debe ser el trabajo ideológico. Debemos llegar a ser más competentes en la batalla de
las ideas. Como acertadamente se acentuó en la alocución hecha por el Comité Central en el decimoctavo Congreso:

“La lucha ideológica debe penetrar la acción práctica y en ciertas circunstancias convertirse en una prioridad dentro de amplias campañas especiales y esfuerzos organizados de diálogo abierto en la base, ante todo con los trabajadores asalariados utilizando las formas ideales de asociación para atraerlos, en lugares de trabajo y áreas residenciales, por rama y sector. La batalla de las ideas es un requisito básico previo para organizar las masas obreras y populares. El contraataque ideológico juega más que nunca un papel organizativo en el despertar de las amplias masas, sobre todo los obreros-empleados, empleados asalariados, las más nuevas generaciones de la clase obrera, la juventud. Demandas relacionadas que conciernen al movimiento campesino, especialmente los granjeros pequeños y medios y de manera general los trabajadores autónomos. (Reporte por el C.C. al decimoctavo Congreso, pg. 13).

Para que la lucha ideológica sea llevada a cabo efectivamente debe conectarse con la experiencia de los trabajadores, con el objetivo de transformar esta experiencia en una posición política, antimonopolio y antiimperialista. Debe aplicarse conscientemente a través del Partido en todos sus aspectos y tomar prioridad en la planificación de actividades, que serán reflejadas en el movimiento de masas. La preparación de cuadros y especialmente los miembros de los Grupos del Partido que trabajan en los Sindicatos en todos los niveles son uno de los deberes primarios de los órganos de dirección. La búsqueda de las formas más efectivas de discusión y propaganda en los lugares de trabajo también toma importancia especial.

El PASOK y ND están de acuerdo en promover las directrices de la “EURO-Estrategia 2020”, que constituye una continuación de la “Estrategia de Lisboa”. Promueven la completa abolición de las conquistas y los derechos obreros, de manera que se asegure la competitividad de las asociaciones monopolistas.

Atestiguando como se pudre el capitalismo, el gobierno de PASOK junto con las fuerzas oportunistas, proyectan la idea de un capitalismo moderno y saludable. Las adaptaciones del Estado-Monopolio mediante reformas basadas en las necesidades contemporáneas del capital se proyectan como un, así llamado, nuevo ajuste de los mercados, como una redistribución de la riqueza, como el reemplazo del “Estado Social”, la descentralización y demás.

Ellos oponen la idea del “Socialismo del siglo XXI” o del “Socialismo con democracia”, o del Socialismo con colores nacionales” contra las ideas del socialismo científico y de la construcción socialista que conocimos. Todas estas teorías llevan a y apoyan la continuación del capitalismo.

Debemos promover con más fuerza los valores de la clase obrera: colectividad, solidaridad, responsabilidad y firmeza clasista, entrega y sacrificio para la lucha. Combatir el derrotismo, el compromiso social, las teorías que promueven el respeto a las instituciones y valores burgueses. La Historia, las tradiciones y la contribución del Partido son armas que nunca deben perder su valor.

En el arsenal del enemigo de clase hay un lugar especial para la teoría de la “no-violencia” para la resolución de las cuestiones sociales. Es una teoría y práctica que desarma el movimiento obrero contra la violencia y el terror organizado de los patrones y su Estado, contra la dictadura de los monopolios.

El “movimiento de las tiendas con ventanas rotas” y las “acciones terroristas” no son causados por el desarrollo de la lucha de clases sino por la intervención de los centros y mecanismos imperialistas, para que provean de una excusa para la expansión de la represión y el terror estatales, para que se mine el movimiento obrero y juvenil, para actuar como provocadores.

Los variados grupos ultra-izquierdista y anarquista-anti autoridad pueden utilizar una fraseología revolucionaria pero ellos no reconocen el papel de vanguardia de la clase obrera, ni la necesidad de la existencia de su vanguardia política, ellos no aceptan la necesidad de preparar el factor subjetivo. Las falsas teorías y los falsos actos revolucionarios de terrorismo individual, que ciertos grupos enarbolan, no socavan el capitalismo; realmente lo ayudan difamando las verdaderas ideas revolucionarios ante los ojos de las masas. Lo ayudan manteniendo a las masas muy lejos de la lucha revolucionaria y de esta manera ellos apoyan al capitalismo.

La glorificación de y la subordinación ante la acción espontánea de las masas, la llamada autonomía de los movimientos, los “nuevos movimientos”, por parte de reformistas, de oportunistas de cada matiz, de anarquistas y agrupaciones antiautoritarias, tienen por objetivo separar secciones de la clase obrera y la juventud de la lucha revolucionaria, y dificultar su movilización alrededor de la estrategia del KKE. Estas fuerzas no ofrecen una propuesta alternativa de poder que beneficie a la clase obrera y la mayoría del pueblo junto con una forma de acción correspondiente a tal propósito; vanguardizan en la calumnia del socialismo que conocimos, adoptan toda la calumnia y lodo anticomunista arrojado por la clase burguesa y el imperialismo.

Se requiere de un frente contra las teorías burguesas y oportunistas que niegan el carácter y el rol de la clase obrera (por ejemplo, que no hay “clase obrera” hoy porque el número de obreros manuales y obreros industriales se ha reducido, o, incluso si la clase obrera existe ya no constituye una fuerza para el derrocamiento), para negar la interpretación clasista de los problemas así como la necesidad de la existencia del KKE.

La lucha de clases y el emprender conscientemente la lucha elevará inevitablemente nuevas formas de lucha que entrarán en conflicto directo e inmediato con los mecanismos de violencia y represión del sistema. El movimiento obrero debe armarse con su propia experiencia teórica y política, y estar listo para utilizar todas las formas de la lucha de clases. La discusión y la popularización de las posiciones del Partido sobre el socialismo darán una nueva dinámica al trabajo del Partido y las perspectivas para el movimiento.

2.

La lucha por el cambio en la correlación de fuerzas en el movimiento obrero sindical. El rol del reformismo y el oportunismo dentro del movimiento obrero. PAME y su rol en el desarrollo del movimiento sindical y las responsabilidades del Partido.

Las batallas electorales sindicales se determinan por el trabajo diario y la acción en los sindicatos, en el movimiento, con los esfuerzos continuos para volver los sindicatos más orientados hacia las masas y en atraer nuevas fuerzas a la lucha organizada.

El cambio en el equilibrio de fuerzas surgirá por el trabajo de abajo hacia arriba, por el desarrollo de lazos directos con la base, con los trabajadores en sus lugares de trabajo, en la Unión Local principalmente con la asociación y movilización de nuevas fuerzas en la lucha de clases y el refuerzo del polo clasista. La huelga el 17/12/09 confirmó esta conclusión extraída de la experiencia y abrió nuevos caminos. Las decenas de sindicatos que no pertenecen al PAME tomaron decisiones sobre la huelga. De esta manera los resultados de las elecciones también serán mejorados.

El cambio en el equilibrio de fuerzas está enlazado con: la liberación de fuerzas de la influencia de la ideología dominante y políticas con puntos de vista reformistas y oportunistas, de la influencia de los patrones y el Estado, la atracción de nuevas fuerzas que hoy se hallan lejos de los sindicatos y la lucha por la formación de organizaciones sindicales. Con movilización y unidad al interior de las filas de la clase obrera en torno a una línea de lucha clasista, con la derrota del capital y las uniones imperialistas (UE, OTAN), junto con las fuerzas políticas que apoyan el sistema de explotación, en suma con las fuerzas de “la única vía de la UE” y sus partidarios en el movimiento sindical. Con la movilización de las masas y la unidad de la clase obrera en una dirección de lucha y
un camino para el desarrollo que tenga como su criterio básico las necesidades de la clase obrera y los estratos populares.

Hoy, hay más de 3,700 sindicatos en los sectores privado y público que constituyen alrededor del 30% de la fuerza laboral total. En el sector privado este porcentaje es aún menor, mientras que un porcentaje aún menor vota.

Grandes masas de obreros-empleados, especialmente los obreros jóvenes, mujeres así como la inmensa mayoría de los inmigrantes están alejados de la actividad sindical. Más allá de los retrocesos en la estructura de los sindicatos y la extensa intervención de los patrones, necesitamos revisar más de cerca algunas cuestiones que conciernen nuestra actividad en los sindicatos locales. El mayor peso se pone en la preparación para las elecciones y los esfuerzos para elegir representantes y comités en el sindicato.
Aunque este es un proceso importante, distrae y mantiene separados a los comunistas de su principal deber que es la organización de la clase obrera por todos los medios posibles, la unidad entre sus filas, ocuparse con los problemas que conciernen a la vida de la familia de la clase obrera, ocuparse con los problemas de la juventud y las mujeres con la participación de sus miembros en las funciones y acciones del cuerpo sindical, la incesante educación de la clase obrera sobre su misión histórica. Muchas de las organizaciones comunistas no tienen contacto con muchos cuerpos sindicales, no conocen ninguno ni le dan seguimiento a su actividad.

Hay cuerpos sindicales que han alcanzado un nivel satisfactorio de operación basados en esta necesidad. Esta no es, sin embargo, la generalidad. El trabajo inconexo predomina donde ciertos miembros de las administraciones sindicales asumen la mayoría de la responsabilidad. Las fuerzas de las listas electorales, partidarios, así como muchos obreros no son utilizados en la acción cotidiana de los sindicatos. Los miembros como una totalidad no son miembros dirigentes y activos de los sindicatos.

a.
Las fuerzas partidarias que trabajan entre las filas del PAME deben tomar un papel dirigente para que el PAME pueda moverse hacia una contraofensiva decisiva, combinando el amplio trabajo en los lugares de trabajo, los cuerpos sindicales, las áreas residenciales de la clase obrera para la movilización y la unidad entre las filas de la clase obrera, con el enfoque principal en las necesidades de la clase obrera y las capas populares y un plan especialmente desarrollado para la juventud y una confrontación más dura, una guerra, con las fuerzas del sindicalismo oficialista y patronal a todos los niveles –ideológico, político, organizativo, relaciones internacionales.

Deben establecerse nuevos canales de comunicación con aquellos obreros que sufren, que buscan soluciones, que se encuentran atrapados, desorganizados o cuyas necesidades no son expresadas por las direcciones sindicales amarillas. La experiencia muestra que donde quiera que se realice trabajo metódicamente planificado se abren nuevas perspectivas. Debemos volvernos más audaces y avanzar, donde quiera que las condiciones estén maduras, hacia el derrocamiento de los liderazgos en quiebra, en los sindicatos locales o en la creación de nuevos sindicatos o en su inclusión en cuerpos sindicales de rama.

Las fuerzas del polo clasista deben obtener la habilidad de desarrollar un trabajo mucho más eficaz en la coordinación de fuerzas y luchas por área, rama, ciudad, en la concentración de fuerzas que se hallan con dificultades derivadas de los nuevos desarrollos y están seriamente cuestionando las mayorías pactistas de los sindicatos. Esta tendencia debe ampliarse y fortalecerse constantemente.

El PAME hoy puede darle nueva vida al funcionamiento y la orientación de las fuerzas que se unen a su filas (Sindicatos clasistas, Federaciones, Centros de Trabajo, Sindicalistas, etc.), para evitar retrasos y fenómenos burocráticos en su acción organizativa. Esto puede contribuir al fortalecimiento de su lucha, el refuerzo de su habilidad para reunir y movilizar fuerzas.

La cuestión para el PAME reside en lograr índices más dinámicos en la inclusión de nuevos sindicatos locales, la creación de nuevos sindicatos ya sea directamente o al interior de las Federaciones o Centros de Trabajo que se encuentran entre las filas del PAME, desarrollar de manera particular su influencia donde hoy es una minoría en los sectores público y privado.

Un tema de orientación especial para las fuerzas del PAME es el contacto con los cuerpos sindicales y fabriles. Sabemos cuál es la situación general. Se ha probado que es posible abrir nuevos caminos de contacto con los hombres y mujeres obreros o incluso tener un impacto sobre sindicalistas y la administración sindical.

El PAME tiene 10 años de contribución y actividad en su haber y hoy está en posición de moverse a un mayor nivel de intervención, enriquecer sus métodos de trabajo, especialmente en la formación de los cuadros sindicales, en el intercambio de experiencia a través de reuniones nacionales por rama, por área. Extender esta acción y sus efectos más profundamente en los centros de producción, al interior de los cuerpos sindicales donde ya existen fuerzas, o independientemente de esto, ganar nuevas posiciones, nuevas fuerzas, para que el PAME domine en el movimiento sindical y se muestre como un polo dinámico que atrae y reúne las fuerzas.

Este curso es inseparable de la lucha para reforzar las posiciones ideológicas y políticas del KKE entre las filas de la clase obrera y
los cuerpos sindicales, desarrollar las fuerzas partidarias en grandes centros de trabajo y ramas.

B.

Fortalecer los cuerpos sindicales de rama por distrito y por área. Continuar la creación de nuevos cuerpos sindicales de rama – más intensivamente, mejor desarrollados y planificados. La meta es cambiar la estructura misma del movimiento sindical tanto en el sector privado como en el público con la organización de obreros en sindicatos unificados independientemente de su especialización, relaciones laborales, con fuerte resistencia a los patrones y el terror estatal, a la manipulación, con un esfuerzo principal en la organización de los inmigrantes y el combate a los puntos de vista racistas.
Dentro de este marco debemos orientarnos más específicamente a las nuevas fuerzas en ramas con gente joven, en las ramas contemporáneas donde la economía se está desarrollando.

Los sindicatos clasistas de rama y otros sindicatos deben desarrollar una relación directa, permanente, consistente con la juventud que estudia en las escuelas de todo tipo (general, nocturna, técnica, universidades). Necesitamos superar todo retraso que puedan existir para las medidas ya avanzadas.

Debemos volvernos más audaces en las formas organizativas en situaciones donde hay una serie de categorías de obreros que no se hallan cubiertos por las organizaciones sindicales o donde existe una rápida transferencia de un trabajo a otro. Podríamos, por ejemplo, haber manejado de mejor manera los problemas que surgieron para los obreros del programa STAGE si hubiésemos intervenido de una manera más pronta y comprensiva, especialmente con la tendencia a dividir y en gran medida, carácter seccional de la organización sindical de los empleados públicos.

C.

Cambiar radicalmente la situación en el funcionamiento de los Sindicatos, Federaciones, Centros de Trabajo, especialmente en los sindicatos, dondequiera que las fuerzas clasistas son la mayoría y también donde constituyen una minoría.

Un cambio en el funcionamiento y en la actividad de los cuerpos sindicales está relacionado con la continua mejora de su funcionamiento interno, la preocupación continua de los sindicatos para elevar la conciencia de sus miembros junto con su nivel educativo y cultural. Está relacionado con cambios en la manera en que monitoreamos y enfrentamos las maquinaciones y los mecanismos de intervención usados por los oponentes políticos con el fin de asimilar y manipular a la clase obrera y las capas populares. Con tal marco de funcionamiento, los partidarios y amigos del Partido deberían usarse de manera planificada.
Estas cuestiones no se resuelven mediante las elecciones y la búsqueda exclusiva de la elección de representantes o de la mayoría del liderazgo. Requiere un programa de actividades permanente, rico, basado en las necesidades y problemas de la clase obrera, lo más general de cada rama y cada centro de trabajo, ocupándose no solamente con los problemas que surgen aquí y allá sino poniendo atención permanente a las necesidades de toda la familia, desde las necesidades de los niños hasta la de los padres ancianos. Una constante provisión de información y elucidación, solidaridad con otras ramas y pueblos que sufren. Una actividad elevada alrededor de los temas candentes del movimiento y la lucha. El desarrollo del trabajo educativo y cultural está inexcusablemente subestimado. La exhibición de arte organizada por los Sindicatos en la Zona de Astilleros es una experiencia positiva que ayuda a la unificación de los sindicatos con los vecindarios.

La situación en general, el fenómeno de la decadencia del movimiento sindical, y al crisis capitalista ha creado muchas nuevas dificultades pero al mismo tiempo, algunas posibilidades para la unidad de la clase obrera a un nivel más elevado. El esfuerzo de revitalizar la acción de los cuerpos sindicales no es fácil, por el contrario bastante complejo. Sin embargo, es el único camino por el cual podemos avanzar y debemos luchar por lograrlo.

Debemos enfrentar las debilidades, conceptos arraigados y hábitos. El Comité Central, las Organizaciones Partidarias, los Grupos Partidarios que trabajan en el movimiento sindical deben asumir sus propias responsabilidades por estas debilidades.
Las organizaciones de base partidarias y los grupos del Partido que trabajan en los sindicatos deben controlar la acción de los miembros del Partido y de la KNE de manera específica y regular y no solamente la acción de los representantes electos. Se requiere de un seguimiento sustancial y ayuda de los órganos dirigentes del Partido para que cumplan efectivamente con su tarea y no lleven a cabo solamente la transferencia de deberes administrativos. El trabajo activo y de vanguardia en los cuerpos sindicales y en los centros de trabajo es la ruta necesaria para el desarrollo de amplios lazos con el pueblo obrero, para su organización en la lucha de clases, para el temple y la educación de la clase obrera en una lucha de clases disciplinada. Se trata de objetivos y deberes que no pueden completarse mediante los métodos estándar de trabajo inconexo, con la concentración de la acción llevada a cabo solo por ciertos cuadros.

Es inaceptable que se hayan abandonado incluso algunas de las tradiciones más básicas en el funcionamiento de los cuerpos sindicales tales como la recolección de cuotas de los miembros del sindicato.

D.

El desarrollo y la educación de jóvenes cuadros sindicales. Esto es un proceso continuo y requiere de un plan para cada rama de las organizaciones partidarias. Existen fuerzas y nuevas surgirán continuamente si trabajamos entre las masas con confianza y paciencia. Debemos combatir tendencias de relajamiento de nuestros esfuerzos o de satisfacernos con victorias parciales o de trabajar por años con los mismos cuadros.

Las metas y deberes que surgen del reagrupamiento del movimiento obrero y la revitalización del movimiento sindical nos obligan a prestarle gran atención a la elevación y ayuda a nuestros cuadros sindicales. Necesitamos cuadros con decisión, mejor equipados, que tengan conocimiento que va de la ley laboral a los principios que gobiernan el funcionamiento de la economía capitalista, generalmente con la teoría y la actividad práctica de la lucha de clases. Con fuertes valores y una moral militante alta, ellos son ejemplos vivos en sus lugares de trabajo, con fuertes habilidades en el funcionamiento colectivo y con la capacidad de poner más fuerzas en movimiento.

Los órganos de dirección asumen mayores responsabilidades. Más ayuda, sistemas más fundamentales y demandantes de monitoreo, gran severidad hacia fenómenos de irresponsabilidad, relajamiento de los esfuerzos y conducta negativa hacia los obreros o miembros de los sindicatos.

E. Otro factor importante que da impulso a la lucha por el reagrupamiento y el cambio en la correlación de fuerzas es una conexión más estrecha de PAME con las organizaciones de pensionados. Los grupos partidarios en el movimiento de pensionados deberán orientar mejor su actividad y el contenido de sus demandas en la dirección del polo clasista.

Ciertos problemas sociales pueden constituir temas torales en la lucha tales como los de la seguridad social e incluso la educación para sus nietos, la infraestructura y los servicios indispensables en las áreas de vivienda, incrementar su solidaridad con las luchas. Las organizaciones de pensionados pueden servir como un enlace entre los sindicatos y los vecindarios.

Tenemos la responsabilidad de orientar y apoyar las organizaciones de pensionados tanto centralmente como localmente.

F.

Un eslabón decisivo para el cambio sustancial en la guía y la asistencia a los cuadros sindicales es el funcionamiento positivo de los grupos partidarios asignados a los sindicatos a todos los niveles y especialmente en las organizaciones sindicales locales.
“Los grupos partidarios que trabajan en los sindicatos a todos los niveles deberán discutir y monitorear nuestra acción, la acción de nuestros camaradas electos en las organizaciones de masas y la de todos los miembros. Solo de esta manera podemos resolver los problemas y no tomando acciones apresuradas o mutilando el proceso de politización. Debemos sobrepasar la tendencia de acciones de último momento, dirección amateur por los grupos partidarios. Trabajo planificado no significa acciones planeadas sino contenido planeado. Estos es, no solamente cuantas líneas de piquetes y marchas, sino como podemos transmitir de manera sostenida la mayor cantidad de demandas e ideas posibles al movimiento, de manera fundamental y no típica. Nuestro programa debe tener una visión de largo plazo, no podemos detenernos solo porque hablamos de una meta al largo plazo. Nuestro programa no debería deshacerse sino adaptarse a los desarrollos, hacer uso de los desarrollos para el programa de largo plazo.”

3.

Profundidad, estabilidad y dinamismo para desarrollar una línea anti-monopolio para la movilización de fuerzas y la lucha. Promover la unidad de la clase obrera contra el capital y su estado. Dirección y Medidas.

El marco teórico, económico y político de la UE y los partidos que sostienen la “Vía única de la UE” claman que el refuerzo de la competitividad de la economía a un nivel Europeo y nacional y el apoyo a los empresarios crean trabajos y los requisitos previos para la prosperidad del pueblo, no tienen base científica y han sido totalmente desmentidos por los recientes desarrollos. La regla es la producción solo por ganancias, la extracción de plusvalía, el apoyo a los monopolios, al parasitismo, y a la reacción.

Por esta razón la posición de la clase obrera, por el contrario, ha empeorado como una totalidad. Los términos para la reproducción de la fuerza de trabajo se han deteriorado dramáticamente mientras que el grado de su explotación ha aumentado.
Al mismo tiempo se han creado a un mayor nivel mejores condiciones para la unidad en las filas de la clase obrera, justo cuando las diferencias entre diferentes secciones de la clase obrera se han reducido o neutralizado, aquellas diferencias que eran más intensas en el periodo previo. Estas diferencias han disminuido debido a cambios en los salarios, los seguros, y los derechos laborales, tanto en las empresas estatales como sobre todo entre los recién empleados. Una serie de factores que juegan un papel muy serio en la inclusión de secciones de la clase obrera entre aquellos con mejores condiciones de trabajo y salario se están retirando lentamente.
Sin embargo, debido al desempleo y a la falta de cobertura médica se crean nuevos problemas entre sus filas.

En todos los casos, la explotación capitalista constituye objetivamente la base para la unidad de la clase obrera contra el capital, contra su Estado y los mecanismos represivos que se refuerzan a un nivel Europeo y nacional.

Se demanda, sin embargo, trabajo consciente y planificado para el desarrollo de una lucha sindical unificada y por un nivel más elevado de concentración de fuerzas, luchas y conquistas basadas en los intereses unificados y comunes de la clase obrera, independientemente de la rama, área, especialización, nacionalidad, etc. Un frente ideológico agudizado en contra de aquellos puntos de vista y fuerzas que conscientemente cultivan la escisión, el seccionalismo y la sumisión.

Este es el camino hacia la conciencia de clase y su eslabonamiento con la lucha por el poder popular, el socialismo.

Son pasos prácticos en esta dirección:

• Consolidar en la actividad un marco uniforme y coherente de la lucha que incluya las necesidades básicas contemporáneas de las familias de la clase obrera y las necesidades específicas de rama y los requisitos previos para su satisfacción tomando en cuenta en cada giro los temas particulares de las mujeres y la juventud. La demanda de trabajo estable y permanente con derechos y salarios dignos debe levantarse en cada eje central de lucha.

Este marco se vuelve tema de discusión crítica colectiva, de movilización en cada lucha en cada lugar de trabajo. Una línea unificada de lucha debe formularse como punto de partida para las luchas coordinadas, perspectivas, confrontaciones y derrocamientos. Corresponde a la experiencia determinar hasta qué punto se priorizará un problema particular en un momento u otro dependiendo de su urgencia y su relevancia para el periodo. En la medida que estos objetivos sean adoptados por los cuerpos sindicales, por los obreros, llevarán objetivamente al conflicto con los monopolios, con la estrategia de las reformas capitalistas con el mismo sistema capitalista, independientemente del grado al cual sean comprendidos.

• La elevación del espíritu de solidaridad toma una importancia decisiva. Cada lucha, cada problema, y también cada victoria en una rama, en un centro de trabajo debe volverse motivo de importancia para todas las secciones de la clase obrera, en todas las ramas. No con los anuncios típicos sino difundiendo la noticia y discutiéndola en cada centro de trabajo.

Es un elemento más que ayuda a la organización, la politización, la unidad de la clase obrera en la lucha contra el pensamiento estrecho, en contra de la lógica de que cada sindicato o rama lucha por su cuenta.

• La clave, sin embargo, para un cambio en el estado de cosas negativo es el fortalecimiento de la línea anti-monopolio de lucha, la organización de fuerzas y la lucha por rama a un nivel inter-ramal y al interior de las zonas industriales.

Esto demanda un plan muy específico y trabajado por rama, una concentración de fuerzas con estabilidad y paciencia, a nivel central, regional, de ciudad y de prefectura.

Existen fuerzas y nuevas fuerzas de vanguardia entre las filas de la clase obrera que pueden agruparse siempre que la orientación se vuelve un objetivo.

Este es un camino que nos llevará a través de luchas continuas y choques con los puntos de vista seccionales, con los intereses de la burocracia sindical, a conflictos ideológicos-políticos entre el movimiento sindical clasista y las fuerzas del reformismo y el oportunismo.

Ayer, ese deber presentaba más dificultades, hoy es más relevante porque una cantidad específica de experiencia se ha acumulado por las fuerzas clasistas pero también de manera más amplia entre el pueblo obrero de cada rama de la producción y los servicios

4.

La Alianza Social

El reagrupamiento del movimiento obrero, su alcance, y su eficacia están inextricablemente unidas con el debilitamiento de los aliados del capital monopolista y el fortalecimiento de los aliados de la clase obrera.

Destruir la influencia de la clase burguesa entre los trabajadores a cuenta propia, y los pequeños-medianos campesinos es parte de la lucha de clases.

La clase obrera tiene sus propias políticas en esta área, las cuales deben comprenderse profundamente para ganar con el trabajo del Partido y su experiencia. Se requiere de una actividad consciente y bien planificada por parte del Partido para que esta alianza se promueva, mediante la lucha común basada en intereses y objetivos compartidos. Es un tema difícil, ya que hay dificultades que surgen de las relaciones que mantienen diversas capas con la propiedad de medios de producción. El tema es que se comprenda la necesidad de las alianzas sociales y sobrepasar los conceptos erróneos.

• Por rama basada en la lucha común contra los monopolios

• Basada en los problemas sociales comunes.

• A través de acciones conjuntas entre el Frente Militante de Todos los Trabajadores (PAME), la Unión Militante Pan-Helénica de los Trabajadores Autónomos y los Pequeños Comerciantes (PASEBE), la Unión Militante de Todos los Campesinos (PASY)

El marco conjunto de lucha que fue formado por la conferencia constituye la base para una mejora general y una estabilidad de la orientación de la acción.

5.

Formas de lucha

Las formas de lucha son una parte importante de la lucha de clases, juegan un importante papel en la organización y movilización de la clase obrera, su educación militante, su madurez política y su eficacia en la lucha tanto por los intereses de clase parciales y general. El uso hábil de una variedad de formas de lucha en combinación con posiciones bien trabajadas, demandas y consignas, con el contenido ideal en cada fase de la lucha puede proveer de un gran impulso el reagrupamiento del movimiento obrero.
Un elemento básico de la rica experiencia del Partido y del movimiento es que las formas de lucha no están previamente formuladas y no existen prejuicios sobre su uso, que la adopción de una u otra forma de lucha requiere de una preparación extremadamente bien pensada. La evolución y el desarrollo de la lucha de clases crea y creará una variedad de formas de lucha.

Debemos evitar adherirnos a solo ciertas formas.

El trabajo preliminar y lo que puede alimentar la dinámica de la lucha de clases es dedicarnos a un esfuerzo amplio, de largo plazo para ilustrar e informar a los obreros en sus lugares de trabajo. Será más fácil desarrollar una extensa agitación que fomente el espíritu militante, crear el trabajo previo para formas de lucha más elevadas si establecemos sólidamente entre nuestras propias filas la idea de que el punto básico de la lucha consiste incrementar la experiencia política de la clase obrera, su organización, el fortalecimiento del carácter masivo de la lucha y la preparación de la clase obrera para tomar el poder.

• Debe evaluarse el nivel de conciencia, prejuicios, y temores siempre con el objetivo de elevar el nivel de la lucha consciente. Dedicar trabajo en esta dirección en combinación con el desarrollo creativo de demandas, consignas y posiciones y la
participación del pueblo obrero en todos estos procesos puede llevar a una variedad de formas de lucha eficaces y vivas.

Experimentamos recientemente un rico ejemplo de esto con la huelga del 17/12/09.

• La estrategia y las tácticas del enemigo de clase deberían estudiarse cuidadosamente, desde el nivel del patrón hasta el de los altos ejecutivos, su pose de compromiso de clases, la consistencia de sus actividades, sus maniobras. Una táctica correspondiente debería desarrollarse para enfrentar esto. En la medida que esto se haga exitosamente, se pueden crear condiciones que desencadenen una variedad de formas de lucha.

Si seguimos correctamente los desarrollos hasta este punto, enriqueceremos las formas de lucha y su dinámica.
No vemos ninguna forma de lucha como absoluta y nos preparamos para todas las formas de lucha, incluso las más elevadas.
La línea del derrocamiento, de la desobediencia, demanda formas de lucha que consoliden esta línea. El movimiento obrero debe entrenarse para poder pasar de una lucha defensiva a una ofensiva o a combinar la defensa con el ataque, así como combinar los objetivos de la lucha. En particular, el movimiento debería fijar permanentemente su atención en las maquinaciones de la clase dirigente, del imperialismo y defenderse de la maquinaria represiva que continuamente se moderniza y refuerza.

6.

Un enfoque en la juventud

El reagrupamiento del movimiento obrero y popular y las perspectivas de su lucha significan que la juventud, la nueva generación
de la clase obrera debe entrar a la lucha de una manera más dinámica.

Hemos abierto camino y se han notado algunos resultados. En su totalidad, sin embargo, esta orientación ha tenido vacios, no estaba unificada y no estábamos moviendo con medidas inconexas.

No se correspondía nuestra planificación con la estrategia del capital y sus representantes políticos tanto en las organizaciones de rama como en las uniones clasistas.

El núcleo de las maquinaciones del enemigo de clase es separar a la nueva generación de la clase obrera de la lucha de clases, sus tradiciones y perspectivas.

De hecho, trabajan para esto desde los primeros pasos, desde el Kindergarden.

Intentan formar una clase obrera sumisa a las necesidades contemporáneas del capital y las fluctuaciones de sus ganancias. Desean un nuevo mercado laboral que, como dicen, les asegure una fuerza laboral barata, sin restricciones en cuanto a la extensión de su explotación.

La avaricia, putrefacción y barbarie del capitalismo en toda su gloria.

Un giro hacia el trabajo con la juventud significa que el movimiento sindical clasista debe erigir un frente de lucha y literalmente declarar la guerra a estos planes.

La clase obrera debe defender los derechos de sus hijos desde el momento que nacen y tomar medidas para su educación militante para que puedan ser incluidos en la lucha de clases con la ambición de que lucharán incluso más duro para completar el trabajo que iniciaron sus padres.

Con trabajo de vanguardia, los comunistas y las fuerzas clasistas pueden arrastrar tanto a padres como a hijos en la lucha común. El futuro de los hijos de la clase obrera no puede garantizarse a través de los esfuerzos individuales o entregándole su educación y cuidado a sus explotadores.

La consigna de “vida y trabajo con derechos” es una propuesta realista en una sociedad con derechos colectivos garantizados, libertades genuinas y la posibilidad de realizarlas en un camino de desarrollo popular. Debemos abrir esta lucha más audazmente, de tal manera que tome un carácter masivo.

Podemos promover esta lucha desde muchos lados. Por ejemplo, enfocando la lucha en torno a las condiciones experimentadas por los hijos en la vida escolar, en la lucha contra las drogas, la vida y futuro de las jóvenes parejas, inclusive la cuestión del socialismo y el decisivo desenmascaramiento del anti-comunismo.

La tarea más urgente para todas estas uniones clases es enlazarse con las escuelas técnicas y las escuelas de entrenamiento especializadas en cada rama y en cada área. Lo mismo es verdad para las escuelas preparatorias técnicas, las universidades técnicas y muchas escuelas en la universidad general. El tema principal es la organización específica y especialización de las fuerzas. Conforme pasa el tiempo, tomaremos pasos sustanciales, asentaremos las bases para un trabajo permanente y estable en esta dirección. Desarrollaremos nuestro conocimiento y posición en temas que conciernen las condiciones de educación, de trabajo, de vida.

El 1º de Mayo del 2010 se dedicará a la juventud y este trabajo de enlazar los cuerpos sindicales con la juventud que trabaja y estudia debe avanzarse.

Un objetivo en perspectiva debe ser el que el movimiento de masas clasista tenga sus propias políticas concerniendo los temas de educación y juventud, y el contenido, las condiciones de la educación desde la educación maternal hasta la universidad técnica y general.

7.

Trabajo entre las mujeres

Un criterio para el nivel de conciencia de clase y responsabilidad clasista es la lucha concerniente a las condiciones de vida y los problemas de las mujeres trabajadoras, las mujeres de la clase obrera, su participación en la lucha de clases, y el movimiento sindical clasista.

Es uno de los baluartes principales contra las políticas de los monopolios y el imperialismo que ven a la mujer como fuerza laboral barata, y así, un medio mediante el cual la fuerza laboral se deprecia de manera que puedan canalizar sentimientos de fatalismo, derrota y medio entre las filas de la clase obrera.

No se ha consolidado el trabajo en esta dirección entre nuestras fuerzas en el movimiento sindical clasista.

Es característico que no hayamos podido aún iniciar un movimiento militante contra la abolición de los 5 años de aumento en el retiro para las mujeres en el sector público como en años previos en el tema del aumento de la edad de retiro y la marcha atrás en conquistas positivas a favor de las mujeres.

La explicación para esta debilidad se encuentra en el hecho de que en nuestra orientación no se haya consolidado este entre los temas más generales que marcan y determinan el progreso y la elevación en la lucha de clases y la conciencia de clases.

Una orientación consistente y plenamente desarrollada en torno a los temas de la mujer y la juventud probará ser decisiva en el reagrupamiento del movimiento obrero y popular. Son elementos para esta orientación estable un mejor desarrollo de las posiciones en torno a los problemas tales como la educación, las parejas jóvenes, el retiro a la edad de 55, la protección a la maternidad, las condiciones laborales, etc. Es una concepción errónea la de que corresponde solo a algunos comités específicos y no a los comités sindicales y a la totalidad de su membrecía el promover trabajo específico sobre la mujer y los jóvenes.

Para cambiar esta situación, una base positiva debe crearse en el movimiento clasista. Se necesita una cooperación más cercana con el movimiento organizado de las mujeres.

8.

Inmigrantes

El KKE considera a los inmigrantes como parte integral de la clase obrera y lucha para el fortalecimiento de la unidad entre los trabajadores griegos e inmigrantes.

Los inmigrantes y refugiados económicos deben verse como una cuestión a resolver por toda la clase obrera y su movimiento. Los inmigrantes pueden y deben ser una fuente de nuevas fuerzas para el reagrupamiento del movimiento popular y no un freno para la realización de ese objetivo. La movilización de los inmigrantes en la línea del derrocamiento de los monopolios es una condición básica y prerrequisito, si deseamos hablar con seriedad sobre pasos positivos en el reagrupamiento del movimiento.

En la medida que los inmigrantes constituyan una sección básica de los sindicatos, los problemas de racismo y xenofobia se resolverán. Estos problemas son inherentes al sistema capitalista y se cultivan por la clase dominante y sus mecanismos, para envenenar las mentes de los obreros y dividirlos, especialmente durante periodos de crisis económica capitalista.

Nuestro trabajo con los inmigrantes hasta ahora, a pesar de los retrasos, nos ha provisto de pasos muy positivos y experiencia.
Un gran número de inmigrantes confían en el Partido y en PAME. Este desarrollo no ocurrió de repente, es el resultado de largos años de esfuerzo y de una posición inquebrantable del Partido y el movimiento clasista que se mantuvo desde los primeros años de afluencia masiva de inmigrantes a nuestro país, poniendo en práctica los principios del internacionalismo proletario. Esta posición ha sido apreciada por una gran sección de trabajadores inmigrantes.

A pesar de esto, la medida en la cual los inmigrantes son organizados en los sindicatos es excepcionalmente baja, a pesar de los esfuerzos que se han hecho. Un estimado inicial muestra que este número no excede el 5%.

Las ramas donde desarrollamos una mayor actividad entre los inmigrantes son las ramas cubiertas por las Federaciones del Vestido, los Textiles, la Piel y la Construcción, utilizando la favorable correlación de fuerzas existente en estas. Ellos confían en nosotros y nos consideran una fuerza en la cual respaldarse para poder tratar los problemas extremos que enfrentan. En las batallas cruciales para ganar salario, en contra de las violaciones en el lugar de trabajo y cualquier tipo de lucha que hayan emprendido los inmigrantes. Un asunto delicado es que, especialmente en los sindicatos de la construcción, el nivel de promoción de los sindicalistas inmigrantes es depresivamente bajo en correspondencia con el porcentaje de inmigrantes en la rama.

Basados en la experiencia que hemos ganado a través de nuestra actividad hasta ahora, debemos enfocarnos en el próximo periodo en los siguientes temas:

Nuestro trabajo entre los inmigrantes debe desarrollarse de tal manera que podamos convencer y movilizar a los trabajadores griegos e inmigrantes. Esto solo puede pasar a través de un trabajo estable y paciente en la explicación a los trabajadores griegos de las razones por las cuales los trabajadores inmigrantes vienen a nuestro país, resaltando los intereses comunes de los trabajadores griegos e inmigrantes de tal manera que se rechace el racismo y el nacionalismo que se cultiva sistemáticamente y se incrementa durante las crisis económicas capitalistas. La experiencia nos ha mostrado que dondequiera que persistamos y tratemos con estas dificultades, se sobrepasan tales divisiones artificiales.

Una precondición es que el tema de los inmigrantes debe comprenderse como un problema para la clase obrera como totalidad, especialmente por los partidarios y contactos del Partido, así como todos los que unen fuerzas con nosotros en el movimiento sindical.

Las organizaciones y grupos partidarios en los sindicatos y federaciones deben confrontarse fuertemente con las posiciones y estereotipos racistas sobre los inmigrantes entre nuestras filas y nuestros partidarios.

Es una tarea urgente e inmediata el que trabajemos sistemáticamente en la promoción de los inmigrantes en los cuerpos sindicales. Debemos luchar decididamente contra los retrasos en el reclutamiento de inmigrantes especialmente cuando consideramos la mole de sus números.

Debemos tomar en consideración los cambios que han surgido de nuevo para una sección de los inmigrantes con los temas de la provisión de la nacionalidad y el derecho al voto en las elecciones locales, que será usado por el gobierno y los patrones para aumentar el nivel de manipulación, chantaje, la división de los inmigrantes entre “grupos privilegiados” y los que no. La cultivación de falsas expectativas tendrá un efecto en todos los inmigrantes. Intensificará las ilusiones que existen entre una gran sección de los inmigrantes con relación al papel del PASOK.

En particular, la adquisición de la nacionalidad a través de la naturalización se usará para atraer inmigrantes a los sindicatos del compromiso de clases, progubernamentales, para la subyugación y el terror en contra de los inmigrantes que hayan mostrado que no son peligrosos para los intereses de los patrones y el Estado burgués.

Debemos intensificar nuestra conciencia y dirigirnos audazmente con posiciones que correspondan a los intereses de todos los inmigrantes y que no discriminen entre los viejos y nuevos, “legales” e ”ilegales”, que tengan en su centro la legalización de todos los inmigrantes que viven y trabajan en nuestro país y la provisión de derechos iguales que no se consideren un privilegio, la provisión de derechos políticos para las personas que producen la riqueza del país.

Se demanda que sigamos aún más de cerca y que intervengamos de manera más temprana en torno a los esfuerzos llevados a cabo por las embajadas de los países nativos de los inmigrantes para distanciarlos del movimiento obrero sindical y del KKE.
Se requiere la intensificación del frente ideológico-político en contra del punto de vista de SYN-SYRIZA y el “espacio anti-racista” en las organizaciones que controlan. Apuntan a asimilar los inmigrantes en una legalidad burguesa, minimizar las diferencias clasistas con su posición cosmopolita y de “tolerancia a lo diferente”, la cultivación de la “diferencia”, la aproximación no-clasista, en completa alineación con el “anti-racismo” de la UE.

Una acción común por rama como los inmigrantes no debería restringirse a los derechos laborales a pesar del hecho de que esto constituye el problema fundamental. Debe ampliarse para incluir problemas que conciernen a sus familias, su educación, seguridad social, sobrevivencia, el racismo, y la situación en países nativos. Necesitamos tomar en consideración el diferente nivel de conciencia que se relaciona con el nivel de desarrollo capitalista en sus países nativos para que podamos actuar de manera multilateral en el desarrollo de la conciencia de clase.

Se requiere un trabajo especial, inclusive a partir de la edad escolar con los hijos de los inmigrantes que se convertirán en una sección de la clase obrera. Trabajo que concierne el contenido de y la discriminación en la educación, así como el desempleo, las relaciones laborales, etc.

Debemos mirar más de cerca la organización de los trabajadores agrícolas y los medios que nos permitirán ser más eficaces en nuestro trabajo. Hay miles de trabajadores agrícolas que padecen duras formas de explotación y el mayor porcentaje se halla desorganizado. Necesitamos examinar más de cerca las formas de organizar a los trabajadores foráneos y los trabajadores migrantes de temporada.

D.

TEMAS DE CONSTRUCCIÓN PARTIDARIA

Estas medidas combinadas son necesarias:

• Deben asignarse fuerzas a gran escala para una tarea permanente en las áreas específicas para construir las Organizaciones de Base Partidarias y Organizaciones de Base de la Juventud Comunista por rama generalmente o por rama en combinación con área de trabajo. La inclusión y utilización de los partidarios activos.

• Tal planificación para el funcionamiento de las Organizaciones de Base Partidarias debe cumplirse plenamente lo que significa un trabajo ideológico y político continuo para popularizar las ideas y la política del partido establemente entre el círculo de gente en que se basa el plan de construcción partidaria. Se demanda un estudio continuo de la experiencia y desarrollo de esta planificación y mayor control fundamental.

• Los cuerpos de dirección deben adaptar su guía en la construcción partidaria de la manera más práctica. Desde el desarrollo de un plan específico de construcción en una u otra ram, la participación directa de cuadros en el trabajo práctico, el estudio sistemático, el seguimiento y la generalización de la experiencia, el enriquecimiento de los métodos de trabajo ideológico y político, la mejora en los métodos de dirección, la mejora y la complementación del cuerpo dirigente, etc. El plan para la construcción partidaria se relaciona con la situación que estamos creando, la educación ideológica-política, el trabajo que desarrollamos, las formas de la movilización masiva que creamos, como se mejora la vida del sindicato. Hoy, un candidato a miembro del KKE debe sobrepasar aún más pruebas. Entonces, es aún más importante mejorar la cualidad de nuestro propio trabajo. No es suficiente con participar en una huelga, etc., para que alguien se convierta en miembro del Partido.

• Los comités de distrito-rama son una fuerza de choque y para que puedan jugar este papel es necesario que especialicen su liderazgo por rama lo cual significa la concentración de fuerzas, una mejor asignatura de las mismas, mayor profundidad ideológica, desarrollo político y organizativo de una línea y una táctica en la movilización y utilización de fuerzas.

E.

El Movimiento Obrero Sindical Internacional y Europeo

El próximo tema en la agenda es la necesidad de una estrategia unificada para las fuerzas clasistas y su coordinación internacional entre las filas de la Federación Sindical Mundial (FSM). La utilización y profundización del internacionalismo proletario, especialmente bajo condiciones de crisis capitalista internacional donde las fuerzas del capital se vuelven más agresivas. Asumir iniciativas militantes específicas en cada país, debido a desarrollos en el movimiento clasista al interior de un país es la precondición inicial para el fortalecimiento del movimiento clasista a escala global. Desde este punto de vista, la presencia de 10 años del PAME en la arena sindical global es positiva y debe continuarse, dando un apoyo completo a la FSM formando una orientación permanente y consistente hacia los Balcanes, los países anteriormente socialistas y sobre toda Europa.

El 16to congreso de la FSM se llevará a cabo en el 2011 en Atenas. El Partido y el PAME han asumido serias responsabilidades concerniendo este congreso. Estas responsabilidades deben traducirse en el desarrollo de un plan más comprensivo de iniciativas para apoyar la acción de la FSM, pero también el fortalecimiento de los lazos entre las Federaciones clasistas con sus correspondientes ramas en la FSM. La orientación básica debe ser la posición de la juventud, los inmigrantes y los nuevos problemas que se están creando por las estrategias del imperialismo para poner un fin a la crisis económica y desencadenar una recuperación en la economía capitalista. Un plan más específico debe desarrollarse basado en estas orientaciones.

7 Marzo 2010

Conferencia Nacional del KKE

Traducido por el área internacional del PCM