Sobre la discusión y los resultados del 15º Encuentro Internacional

24.Nov.13    Noticias internacionales
    ()

El 15º EIPCO tuvo lugar en Lisboa los días 8-10 de noviembre de 2013 con el tema “La profundización de la crisis del capitalismo, el papel de la clase obrera y las tareas de los comunistas en la lucha por los derechos de los trabajadores y de los pueblos. La ofensiva del imperialismo, el realineamiento de fuerzas a nivel internacional, la cuestión nacional, la emancipación clasista y la lucha por el socialismo”.

En el encuentro participaron 75 partidos de 63 países. Además, 14 partidos que por una u otra razón no pudieron asistir, enviaron mensajes. Los participantes rindieron homenaje al centenario del nacimiento de Álvaro Cunhal, Secretario General del Partido Comunista Portugués y figura destacada del Movimiento Comunista Internacional. Saludaron las luchas de los trabajadores en todo el mundo, los caminos que han abierto para la promoción de la alianza de la clase obrera con los sectores populares pobres contra los monopolios, para la lucha contra el capitalismo, por el socialismo. Afirmaron su solidaridad internacionalista con los pueblos de Palestina, de Siria y de la amplia región, con el pueblo de Cuba Socialista, con todos los pueblos que confrontan la agresividad imperialista, la guerra, el chantaje y las intervenciones. Expresaron su apoyo a los Partidos Comunistas y Obreros que operan en condiciones de ilegalidad, que se enfrentan a la represión estatal, las persecuciones anticomunistas y las restricciones.

En el encuentro se intercambiaron experiencias y opiniones sobre el desarrollo de la crisis capitalista, el reordenamiento en el sistema imperialista internacional y la agudización de las rivalidades interimperialistas y los peligros de guerras e intervenciones imperialistas más amplias, el curso de la lucha de clases y las tareas de los comunistas.


En el encuentro se analizaron aspectos básicos de los acontecimientos internacionales en el marco de la crisis capitalista que sigue manifestándose agudamente por el 6º año consecutivo y se está profundizando. El KKE y otros partidos estimaron que se trata de una crisis de sobreproducción y sobreacumulación de capital que expresa la intensificación de las contradicciones del capitalismo, sobre todo de la contradicción básica entre el carácter social de la producción y su apropiación privada y que subraya el carácter históricamente anticuado e inhumano del sistema capitalista.

Al mismo tiempo, se intensifican los realineamientos en el sistema imperialista internacional, teniendo como elemento básico el retroceso de los EE.UU., de la UE, de Japón a expensas de potencias capitalistas emergentes, lo cual da lugar a una mayor intensificación de las rivalidades y las contradicciones sobre todo en el Mediterráneo Oriental, el Golfo Pérsico, el Mar Caspio, África y las regiones en el Pacífico del Sur.

Durante el Encuentro Internacional se expresaron opiniones distintas sobre la naturaleza de las contradicciones entre las potencias capitalistas establecidas y emergentes. Algunos partidos consideran que estas contradicciones están a favor de los pueblos y de su lucha. El KKE y otros partidos estiman que se trata de contradicciones entre los países con una base monopolista fuerte, donde predominan las relaciones de producción capitalistas y que la clase obrera no puede ponerse de lado de ninguna burguesía en su rivalidad.

Además, ha habido puntos de vista divergentes sobre la naturaleza de los acontecimientos en América Latina. El KKE y otros partidos destacaron que el desarrollo capitalista es antipopular en esta región también; que es imposible que los gobiernos burgueses, inclusive de potencias capitalistas fuertes que participan en los G20, den impulso a la lucha antiimperialista. Este debate se extiende también en cuanto al posicionamiento ante las distintas uniones capitalistas interestatales, tiene sus raíces en diferentes puntos de vista en torno al concepto del imperialismo. El KKE y otros partidos destacaron que el imperialismo según la teoría leninista es la última y superior fase del capitalismo y no se limita a la política exterior agresiva ejercida por Estados capitalistas fuertes. Señalaron que la separación de la economía y la política conduce a conclusiones erróneas y subrayaron que las características del imperialismo provienen de su naturaleza como capitalismo monopolista, como capitalismo que está decayendo.

Está en desarrollo el debate sobre las diferentes versiones de la gestión burguesa, con el fin de distribuir las pérdidas de la devaluación y la destrucción de capitales. Sin embargo, independientemente de la forma de la gestión burguesa, el objetivo sigue siendo el incremento de la tasa de ganancia a través de la intensificación de la tasa de explotación de la clase obrera y de la mayor concentración y centralización del capital a expensas de los pequeños productores en las áreas urbanas y rurales, de los sectores populares. La profundidad de la crisis y las dificultades en la gestión de la crisis intensifican la agresividad del capital y de sus representantes políticos. Se refuerza el autoritarismo, la represión estatal, el anticomunismo. Se golpean los derechos democráticos y de soberanía. Los sistemas políticos burgueses en general se ponen cada vez más reaccionarios, se fortalecen los esfuerzos para su protección y reforma. En este marco y mientras el movimiento obrero revolucionario no ha pasado al contraataque, aparecen de nuevo y se fortalecen fuerzas fascistas así como otras tendencias oscurantistas.

Ha habido opiniones divergentes en el tema reforma o revolución y sobre todo en el tema de las reformas en el terreno del capitalismo. El KKE y los demás partidos señalaron que no se deben confundir los objetivos específicos antimonopolistas anticapitalistas de lucha del movimiento obrero con una estrategia reformista, que supuestamente “democratizarᔠy transformará el capitalismo y abrirá el camino para el socialismo. Consideran que el poder obrero y popular es una condición necesaria para el derrocamiento del dominio de los monopolios y de las relaciones capitalistas de producción.

El KKE y los demás partidos señalaron la necesidad del conflicto con la socialdemocracia y que sin la lucha contra el oportunismo la lucha contra el imperialismo son palabras vacías.

Además, destacaron las leyes científicas de la revolución y construcción socialista y subrayaron que históricamente detrás de los “modelos nacionales” y la “diversidad de caminos hacia el socialismo” se esconden peligros graves de alejamiento de los principios de nuestra cosmovisión.

El KKE y otros partidos subrayaron la necesidad de fortalecimiento de los Partidos Comunistas y Obreros, del movimiento obrero clasista. Destacaron la necesidad y la actualidad del socialismo que es la única salida alternativa real para los pueblos.

Además, evaluaron que la unidad del Movimiento Comunista Internacional no se puede lograr en base al mínimo denominador común entre los partidos, sino en la base que dicta la agudización de la lucha clasista por el socialismo, la defensa del marxismo-leninismo y la contribución del socialismo, la necesidad de elaboración de una estrategia revolucionaria unificada contra el capitalismo.

El 15º Encuentro Internacional de Partidos Comunistas concluyó en un marco de Acciones Conjuntas que pueden desarrollar conjuntamente los partidos comunistas, mientras que se presentaron mociones sobre varios temas.

Además, se decidió la ampliación del Grupo de Trabajo, que está encargado con la preparación de estos Encuentros Internacionales, con otros partidos. Así que ahora se compone de los siguientes partidos:

PARTIDO DE TRABAJO DE BÉLGICA, PARTIDO COMUNISTA DE BRASIL, PARTIDO COMUNISTA DE CUBA, PARTIDO COMUNISTA DE GRECIA, PARTIDO COMUNISTA DE LA INDIA, PARTIDO COMUNISTA DE LA INDIA (MARXISTA), PARTIDO COMUNISTA DEL ECUADOR, PARTIDO COMUNISTA DE ESPAÑA, PARTIDO COMUNISTA LIBANÉS, PARTIDO COMUNISTA DE UCRANIA, PARTIDO COMUNISTA DE SUDÁFRICA, PARTIDO COMUNISTA PORTUGUÉS, PARTIDO COMUNISTA DE LA FEDERACIÓN RUSA, PARTIDO COMUNISTA OBRERO RUSO, PARTIDO COMUNISTA DE TURQUÍA, PARTIDO COMUNISTA DE BOHEMIA – MORAVIA (REPÚBLICA CHECA)