El Comunista


La CNTE no está rendida, está pariendo la historia

Alberto Buitre, tomado de Oficio Rojo :: 24.10.13

La brutal represión del 13 de septiembre no los menguó y cuando muchos creían que se replegarían para siempre del Distrito Federal, la CNTE sigue tomando las calles de la capital mexicana para escalar sus protestas contra la privatización de la educación pública y la razia laboral que significa la Ley del Servicio Profesional Docente que recientemente aprobó el Congreso del país.

Este martes tomaron varias instalaciones oficiales en la Ciudad de México. Una de ellas, el Instituto Nacional de Estadística Geografía e Informática (INEGI); la oficina encargada de aplicar en este momento los censos en diversas escuelas y a su personal docente. La maniobra tiene como objetivo justificar sobre datos el desfonde de las escuelas públicas para permitir su inversión privada. Además, el magisterio fue donde las sedes de los partidos PRI, del PAN y del PRD, artífices de la alianza llamada ‘Pacto por México’, es decir, el Partido del Capital o la Concertación mexicana. Operadores en lo político de las reformas capitalistas que privatizarían los derechos sociales.

Al tiempo, llegaron decenas de miles de amparos al Poder Judicial de la Federación para interponer medidas de deshabiliten la Reforma educativa.

El magisterio en voz de la sección 22 de Oaxaca ya lo había advertido. El regreso de un sector del magisterio a los Estados no significaba el retroceso en la lucha; por el contrario. La CNTE aprieta el paso y diversifica en los terrenos políticos y legales, la pelea contra la Reforma Educativa. Más aún, en los Estados como Quintana Roo, Campeche, Veracruz, Chiapas, Morelos, Michoacán y la propia Oaxaca, los frentes de la resistencia magisterial se enfrentan con sus propias puños al embate de la burguesía armada.

No, la CNTE no está decaída. Pero sobre ella pesa la estrategia de guerra mediática que se ordena desde la Secretaría de Gobernación para silenciar o encubrir lo que el magisterio sigue haciendo. Y en el peor de los casos, la prensa capitalista se activa en francotiradora para intentar desprestigiar ante el público la actuación del profesorado en sus Estados. “Vándalos”, les dicen, y hasta montan un espectáculo diciendo que el bravo barrio de Tepito salió a golpear por hartazgo a la Coordinadora. Mentiras sobre mentiras. Pero ni aún así, el magisterio se alza imbatible.

La CNTE sabe bien lo que se juega. No sólo se trata de su propio destino; la cancelación de sus prestaciones y jubilaciones; sino, sobre todo, el futuro de un país cuyo derecho elemental a la educación pretende ser cancelado. Al pueblo mexicano se le quiere imponer la paga de las escuelas. Dirán que para eso aumentarán la economía mediante la reforma financiera; sin embargo, las aparentes mejoras económicas que pudieran surgir del espejismo del crédito y las jornadas laborales por horas, se vendrán abajo al momento de verificar cuánto costará educarse o incluso, costear los gastos médicos y alimentarios.

El magisterio está por cumplir 100 días de resistencia nacional, sin ánimo de ceder. Y con ellos, tampoco los esfuerzos de la clase trabajadora mexicana y las fuerzas de la juventud tampoco deben hacerlo. La lucha de la CNTE tiene bases objetivas. Una sola de ellas basta para reconocerla: evitar que la correlación de fuerzas entre capital y trabajo se cargue mucho más a favor del dinero que de la dignidad humana. No es exagerado decir entonces que México le deberá la vida a sus maestros y maestras cuando la resistencia magisterial triunfe, de la mano del pueblo. Entonces vamos afuera, que ahora mismo está pariendo la historia.


http://elcomunista.nuevaradio.org :: Versin para imprimir