Artículos de: 9 Junio 2016

Teófilo Stevenson versus Muhammad Ali, la pelea que nunca se dio

Marco Vinicio Dávila

Conocí el box como deporte al lado de mi madre cuando era todavía muy pequeño, ella planchaba la ropa de mi papá los sábados por la noche mientras en la televisión presentaban la función sabatina de box, en blanco y negro veíamos a los diferentes boxeadores intercambiar golpes, a ella le gustaba ver las peleas de mexicanos contra extranjeros, no le gustaba ver a dos mexicanos peleando. Desde muy chico le agarré gusto al box, pero en la tv, la única vez que mi padre me llevó a una función de box, en vivo, le pedí que nos saliéramos pues me pareció demasiado sangriento el espectáculo. Ya adolescente mi tío Güicho me insistió muchas veces que entrenara para boxeador, que él me apoyaba, pero yo nunca acepté. Así fue como me fui haciendo aficionado al boxeo y así vi pasar a “Mantequilla” Napolés (quién por cierto salió de Cuba al triunfo de la Revolución porque ésta prohibió el boxeo profesional y él quería hacerse rico, triste paradoja hoy vive en la más absoluta pobreza y siendo un don nadie en Ciudad Juárez), al “Puas” Olivares, a Lupe Pintor, a Salvador Sánchez y a “Pipino” Cuevas, entre muchos otros que no tuvieron tanto cartel o que ahora escapan a mi memoria.