Artículos de: 18 Diciembre 2013

La LJC presente en el XVIII Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes

Durante los días del 7 al 14 de Diciembre del presente año en la ciudad de Quito, Ecuador, se llevó a cabo el 18º Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes. Dicho Festival es un espacio para que las organizaciones políticas y sociales antiimperialistas de los cinco continentes expresen con ponencias, discursos, música, baile y demás expresiones su rechazo al imperialismo, promoviendo así la paz y la solidaridad entre los pueblos de todo el globo terráqueo.

En este importante Festival Mundial la LJC volvió a hacer presencia con una delegación de siete militantes que llevaban la importante tarea de fijar posiciones claras frente a lo que ocurre en México, al mismo tiempo estrechar aún más las relaciones entre las juventudes comunistas, federaciones estudiantiles y otros movimientos que se encuentran en el mundo.

Durante los siete días de estancia en la ciudad de Quito, la delegación de la LJC trabajó arduamente para sacar adelante las tareas:

Anticomunismo en el siglo XX y XXI

Desde el surgimiento de la clases sociales, de los privilegios, de la explotación del hombre por el hombre, las clases dominantes se han visto en la necesidad de imponer por las buenas o por las malas su dominio y control sobre los oprimidos, de esta manera en todas las etapas históricas de la sociedad hemos conocido importantes revueltas, levantamientos de los oprimidos frente a los opresores y es conocido también como esa lucha por la libertad siempre busco ser aplastada a sangre y fuego .

Hoy en la era de la burguesía, con el nacimiento del capitalismo tenemos de sobra evidencias sobre lo que es la persecución al movimiento obrero que como referencia histórica podemos tomar a los mártires de Chicago, a las luchas obreras en el siglo XX en todo el mundo en la lucha por los derechos fundamentales que hoy pretenden ser arrebatados y hoy en el siglo XXI cuando el capitalismo sigue sin resolver los problemas de las grandes mayorías y por al contrario las agudiza, no ha de sorprendernos que el movimiento obrero y su proyecto histórico el socialismo-comunismo sea perseguido y condenado.