Artículos de: 14 Mayo 2013

Sufres Capitalismo

Célula Rubén Jaramillo


Actualmente desata EEUU guerras en 74 países

Alberto Buitre, tomado de Oficio Rojo

Estados Unidos participa actualmente de diferentes formas en conflictos armados en 74 países, en los cuales ayuda a las fuerzas que favorecen sus intereses como potencia, señaló este lunes el portal canadiense Global Research.

La presencia norteamericana se facilita por la existencia de bases militares en naciones de los cinco continentes. Algunas de estas instalaciones ocupan un área significativa, como la base aérea en Al Udeid, en territorio de Qatar, que sirve como puesto avanzado del Comando Central de Estados Unidos (Centcom), establecimiento ahora en expansión para acomodar hasta 10.000 soldados y 120 aviones de combate y apoyo logístico.

El área de responsabilidad del Centcom, cuya jefatura radica en la base aérea de MacDill, Florida, abarca 20 países en el Medio Oriente, y dedica cuantiosos recursos humanos y financieros a la realización de ejercicios militares, programas de espionaje y apoyo logístico.

El Pentágono tiene presencia militar en Afganistán, Bahrein, Egipto, Irak, Jordania, Kazajastán, Kuwait, Líbano, Omán, Pakistán, Arabia Saudita y Yemen, entre otras naciones.


México: panorama y perspectivas revolucionarias ante la crisis capitalista

Julio Cota, Miembro del Buró Político del PCM

México es uno de los países en donde el poder de los monopolios y la dictadura de la burguesía, parecieran ser perfectas. Sin embargo, destellos de insumisión, rebeldía, descontento y manifestación de diversas formas de lucha en contra del sistema capitalista, comienzan a visualizarse con mayor intensidad en todo el territorio nacional. Mientras que la ventana de los monopolios de la comunicación, muestran un país que sigue un desarrollo democrático, político, económico y social con normalidad; durante los últimos seis años se ha intensificado la confrontación en la lucha de clases, entre la minoría oligárquica, y las mayorías trabajadoras del campo y la ciudad. A pesar de que la clase obrera mexicana y el movimiento popular han sufrido duros golpes en todos los frentes, en el Partido Comunista de México (PCM) afirmamos que existe perspectiva revolucionaria por la Revolución Socialista en nuestro país.


Hungría: el uso público de palabras y categorías tales como “comunista”, “socialista”, “liberación” y muchos otros se han vuelto ilegales.

Gyula Thürmer, Presidente del Partido Comunista Obrero Húngaro

A los partidos comunistas y obreros del Mundo:

El Partido Comunista Obrero Húngaro realizó su 25º Congreso Extraordinario el 11 de mayo de 2013 en Budapest. Hemos cambiado el nombre del partido. Ahora nuestra organización se llama Partido Obrero Húngaro. El cambio de nombre del partido no significa ningún cambio político ni ideológico. Queremos continuar nuestra lucha contra el capitalismo abiertamente, y no ser forzados a la ilegalidad. Por esto el congreso modificó el nombre del partido para permitir su registro como Partido Obrero Húngaro. Aunque cambia nuestro nombre, nuestros principios no. Seguimos siendo un partido marxista-leninista y comunista en lucha contra el capitalismo.

Hemos sido obligados a reunir este congreso porque el gobierno húngaro lanzó un nuevo ataque, muy serio, contra el partido. El 19 de noviembre del año pasado, el parlamento en Budapest adoptó un nuevo estatuto prohibiendo el uso público de nombres conectados con los “regímenes autoritarios del siglo XX”.


Colombia: Los tiempos y los ritmos de la paz

Delegación de paz de las FARC-EP

Al terminar el octavo ciclo de conversaciones en la Habana, de manera insólita, la delegación gubernamental, luego de decir que existen avances, particularmente en la política social en el ámbito rural, afirma que el ritmo de las conversaciones ha sido “insuficiente e inconstante”. Pero lo peor de todo, es que se deje insinuado que la falta de acción es responsabilidad de la insurgencia.

Para las FARC-EP no hay dualidad en su optimismo frente a la paz, la creemos necesaria y posible. Consideramos que a su búsqueda hay que dedicarle más tiempo que el que se le dedica a la guerra.

Cuando se habla de tiempos para pactar la paz, la cicatería acompañada de mentiras como las que se han proferido desde el ministerio de agricultura en lo que concierne al despojo de la tierra, no luce.

Cuando la insurgencia Bolivariana habló de colocarle ritmo armonioso y decidido a las conversaciones, lo hizo en serio. De inmediato acompasó sus movimientos lanzando una verdadera descarga de propuestas que, en desarrollo del conjunto del primer punto de la Agenda, ya han completado la cantidad de 100. Todas están en conocimiento de las comunidades y de ellas mismas han tomado gran parte de las iniciativas.