Artículos de: 4 Mayo 2013

Los maestros de Guerrero imparten lecciones para los de abajo

Cuanto temor ha causado a la oligarquía los palos, piedras y resorteras de los maestros de Guerrero. Cuan vulnerables son las fuerzas represivas, los partidos políticos burgueses y sus podridas instituciones ante la fuerza organizada y decidida de decenas de miles de trabajadores. La insumisión de los maestros de Guerrero da grandes lecciones de las que todos los de de abajo podemos aprender.

Los de arriba no son intocables. “Yo nunca pensé que tomarían acciones tan violentas, tan salvajes, tan bárbaras”, declaró el gobernador del estado de Guerrero Ángel Aguirre, luego de que maestros de la CETEG e integrantes del Movimiento Popular Guerrerense incendiaran las sedes del PRI, PAN, PRD y Movimiento Ciudadano, el pasado 23 de abril en Chilpancingo. Pasaron desde entonces ya bastantes días sin que la furia de los partidos que se dicen dueños del monopolio de la fuerza, que se dicen cogobernantes de este país pueda traducirse en algo. Los llamados a la represión de las patronales, los medios y los jerarcas de los partidos, junto con las órdenes de aprensión han quedado reducidos por virtud de la firmeza de la mayoría del magisterio en un balbuceo inútil.

Mensaje del Partido Comunista de México a la prensa nacional e internacional

Compañeros periodistas, corresponsales y trabajadores de la prensa en México:

El día de ayer 1 de Mayo, Día Internacional de los Trabajadores, filas compactas del Partido Comunista de México salimos a las calles de la capital del país a declarar: estamos listos.

Como es sabido, desde la liquidación por agentes revisionistas del antiguo Partido Comunista Mexicano, no había existido en México presencia explícita de alguna organización política profesional abiertamente declarada anticapitalista, y decididamente marxista-leninista, hasta que en 1994, elementos de la clase obrera mexicana asumieron el reto de reconstruir su Partido de clase, naciendo así el Partido de los Comunistas Mexicanos. Pero fue hasta el año 2010, cuando una serie de esfuerzos organizativos que nos llevaron a tomar un asiento en el Encuentro Internacional de Partidos Comunistas y Obreros - al lado del Partido Comunista de Cuba, de Grecia y tantos hermanos más-, fue que recuperamos nuestra denominación de Partido Comunista de México, como conclusión de nuestro IV Congreso Nacional.